Señora Pilar, DEP. NDLeón.

Señora Pilar, DEP. NDLeón.
“Hasta Pronto, Querida y Recordada Señora Pilar, DEP”. Nk




Después de leer varios nostálgicos comentarios sobre la señora Pilar. También quise escribir mi comentario pero me quedé en blanco. Quieto y en silencio recordé mi niñez como muchos de nosotros que ahora estamos recordando pasajes que rememoran nuestra infancia, cuando niños comprando los variados jugos de la buena señora Pilar.



Allá por los ídos años sesenta, mi papá vendía papel periódico blanco (papel de despacho) a los ambulantes agrupados en carretillas, triciclos, cajones y cajas de frutas en un pampón de la avenida Palermo. El mercadillo más que mercado parecía feria de pueblito.

Me acuerdo de la carreta del señor de las yuquitas, recuerdo que me despachaba las ricas yuquitas calentitas en bolsitas hechas con el mismo papel que mi papá le vendía. Por esos tiempos no existía las bolsas de plástico.

En la Avenida Palermo un señor alquilaba un caballo y un burro para un breve paseo que consistía una vuelta del Parque Unión Panamericana hasta la Avenida Cánada.

Y llegó el día que todos los ambulantes aparecieron en medio de la avenida Palermo. Sorprendiendo y “usurpando” el área de juego de los niños y jóvenes de la zona. Los comerciantes ambulantes con trabajo, ahorros y tesón habían dado un gran paso comercial; unidos compraron el terreno. Primero se unieron como Grupo, después como Asociación y finalmente terminaron en Cooperativa (porque estas no pagaban impuestos).




En 1965 se Inauguró el Mercado Cooperativo Balconcillo, a partir de esa fecha recuerdo muy bien el puesto de la Señora del Jugo, a la buena señora Pilar, conocida como “La Tía Sonrisas” por todos los niñitos del Mercado.

Mi mamá fue amiga de la señora Pilar; mi hermanita Viky y mi hermanito Yuri, recuerdan desde niñitos a la señora Pilar, recuerdan el sabor tan exquisito de sus jugos; de su amabilidad y amorosa sonrisa con sus clientes. Viky a sus cuatro años de edad era cliente asidua, al igual que Yuri, pues ambos estudiaron en el Colegio Cristo Milagroso del pasaje junto al Mercado. Por lo tanto tomaban sus respectivos jugos todos los días.

Mis padres, nosotros los hijos, nuestros hijos y nietos, hemos gozado, saboreado, alimentado con los ricos jugos de la señora Pilar. Ejemplo de madre y amiga, de trabajo y respeto, de compañera y buena esposa. Don Artemio y Doña Pilar fueron ejemplos de familia, unión y compañerismo en el Mercado Cooperativo Balconcillo de la Avenida Palermo.

Que Dios los Guarde en su Gloria.

Nicolás D. León Cadenillas.
Lima, Agosto 2014.

No hay comentarios: