"Computare"

Poema sobre el Trabajo: Llego siempre a la hora correcta, cuentan conmigo, no fallo, pues adoro mi empleo: lo que detesto es el trabajo. Millôr Fernandes.

La obra "Computare" se estrenó con la aceptación de la crítica local y público en general. Tuvo un éxito sorprendente gracias a la trama y contenido irónico de los temas candentes socio-político-económico de la realidad nacional; y por la gran interpretación de sus integrantes. La excelente actriz mantenía en vilo al espectador, y los dos actores se desenvolvían de las mil maravillas. Ellos oficiaban de acólitos de la gran sacerdotisa teatral. Con un escenario inusual; un pasadizo de un metro de ancho por diez de largo, a los extremos: un rústico sillón y al otro lado una gran caja de madera de pino para embalaje aéreo con sus sellos de aduana, espacio donde la diva demostraba su talento de prima donna; canto, baile, drama, malabares, magia, ilusionismo y prestigitación. En una de las funciones de gala, el director invitó a colegas y críticos internacionales. La obra empezó brillante y transcurría minuto a minuto en su mejor apoteósico nivel, era lo normal; entonces ocurrió lo inesperado, la dama en un simple giro perdió el equilibrio y se fue al fondo de la gran caja, pero ella muy profesional, siguió recitando sus textos como sí nada hubiera pasado, y salió del fondo cantando la bella canción "Lili Marlene".

Al final entre las felicitaciones y aplausos y más aplausos, una pregunta suelta de uno de los invitados:

- ¿Esa caída fue de casualidad, premeditada o ensayada?

- ¡Ensayada mi querido Alfonso Alat! ¡Acá nada se hace de casualidad, serendipia o chiripa, tú bien sabes que todo tiene un por qué escénico! y ¡Muchas gracias por tu pregunta!

No hay comentarios: