Armando Arteaga: AMOR & DESAMOR de mi amigo Nicolás

Armando Arteaga: AMOR & DESAMOR de mi amigo Nicolás
Comentario literario del poeta *Armando Arteaga en la Presentación del
“Poemario Urbano, Amor & desamor de un fulano”
Del actor/escritor Nicolás Daniel León Cadenillas.
Local: Gremio de Escritores del Perú
Lima, 16 de febrero de 2017.

Buenas noches, yo no sé por qué mi amigo Nicolás León me invita, persiste en que yo presente este libro de Amor & Desamor. Como he dicho… hoy día hay esta Marcha contra la Corrupción y yo debía estar por ahí… pero este compromiso que teníamos me va a llevar a decir algunas cosas que he reflexionado en estos días porque todavía estamos en el San Valentín. Pero nosotros vemos la cosa desde otro punto de vista. Y eso es lo que he visto en este Poemario Urbano que así llama nuestro autor. Es decir, el escenario es la ciudad, hay el contraste que es el amor y el desamor, es perfecto, es dialéctico, sin desamor no hay amor, sin día no hay noche, en la contradicción está la dialéctica de todo, pero además el título dice de un fulano, puede ser Mengano, Perencejo y ahí estamos en el mundo recurrente por el cual soy amigo de Nicolás, el teatro. Cuando Nicolás apareció en la convocatoria del Gremio de Escritores del Perú, fue muy sincero, me confesó ante unas cervezas, "Yo soy escritor gracias al Gremio de Escritores." Es decir, siempre ha escrito, ha querido escribir, y vivir como escritor porque ha viajado por el mundo y supongo –no voy a entrar en esos chismes- que sabe mucho sobre el amor y lo he ido descubriendo en este libro, que recomiendo que compren y lean porque tiene muchas cosas interesantes y sabias sobre el amor. Para empezar, él sabe que es William Shakespeare quien más sabe del tema. No obstante, a Shakespeare se le reconoce como gran dramaturgo pero pocos leen sus bellos sonetos de amor, siendo quien sabe más sobre el tema. Ahora de Shakespeare se dice que otros autores le escribieron sus obras, pero eso no se puede comprobar y por último, la literatura tiene mucho de chisme.


Nicolás D. León Cadenillas y Armando Arteaga Núñez.

En este libro hay una cita de Shakespeare que voy a leer: “El amor es el humo que sale del vaho de los suspiros”. Y ahí los dejo para que sigan investigando. Pero yo me quiero pasar en viaje a Latinoamérica. Les voy a decir una frase de Alfredo Zitarrosa, a quien considero un compositor que sabe mucho de este tema: “Hay un amor que es paciencia y otro que es sólo aromar” (Milonga para una Niña). Zitarrosa nos dice que hay varios tipos de amor. En el poemario de Nicolás también hay una cita de Gabriel García Márquez: -“El amor es eterno mientras dura”. El gran García Márquez siempre nos asocia el amor con el humor. Y César Vallejo: “Que estará haciendo a esta hora mi andina y dulce Rita”. La pregunta metafísica de que el amor es la esencia de la vida de cada uno de nosotros, todos venimos por amor, todos estamos fascinados con el amor, todos nos enamoramos, es mentira que no nos interese. No queremos tocar este tema, pero por eso Nicolás y yo vamos a una cantina y nos ponemos a escuchar boleros porque los boleros son importantes, sus letras hablan mucho de amor. El amor es cosa seria, nos crea conflictos, por él nos suicidamos, nos casamos, somos felices, tenemos hijos, estudiamos, luchamos, hacemos la revolución. Que decían los estudiantes de Mayo del ’68: “Mientras más hago la revolución, más hago el amor”.

Entonces, el aporte de Nicolás León desde la carátula, diseñada por el amigo y artista plástico, Ángel Ricalde, es un libro que tiene sus claves, que explicaré como decía Julio Cortázar partidario del lector hembra, el que lee imaginando subjetivamente, creando al leer. Y aquí Nicolás nos da claves como Cortázar en Rayuela, dice: “Los siguientes poemas de Amor y Desamor tratan de acercarnos al espejo de la vida cotidiana, reflejar los pormenores del amor de barrio en su vaivén diario de pasión, arrumacos, lujuria, peleas, conflictos, odios, amistes y por último, la irremediable separación; terminando el ciclo amoroso en una profunda depresión y soledad. Pero como el amor lo puede todo, renacerá de sus cenizas cual ave Fénix repitiendo los designios de Eros”. Es decir, ha sintetizado el círculo, si queremos borgiano, sobre lo que es el amor. El amor es una cuestión social, cada uno de nosotros hace locuras por amor; un día le pregunté a Alfredo Portal: Alfredo ¿cuál es la locura más grande que has hecho?" Respondió: -"Por amor, ¿qué locura he hecho? Incendiar mi carro e irme de mi casa porque mi mujer no escuchaba mis poemas- muy al estilo de Alfredo, que era auto-destructivo por cierto...

En el discurso sobre el amor son los poetas quizás los que más saben, pienso que es porque son los que más sufren. El sistema siempre nos ha querido encasillar, decía mi profesor Julio Galarreta González, Don Juan es un hombre que no tiene la imagen de la mujer que va amar la tiene borrosa por lo tanto siempre está buscando esa imagen; que ya empieza a ser un recurso casi cinematográfico. Todos los grandes artistas pintan de alguna manera el amor y hoy, como decía en una gran novela Armando Robles Godoy, “El amor está cansado” es decir hoy se habla de otras cosas transcendentales que siempre estuvieron con Eros en el tema griego. Algunos, por ejemplo, no entendemos la relación entre personas del mismo sexo. Sartre mismo, el divino Jean-Paul Sartre al que yo admiraba mucho en los años ’70 trataba muy mal a Marcel Proust, cuando decía: "Proust no me puede enseñar nada del amor, refiriéndose al amor homosexual de Proust –porque no sabe nada- ¡Mentira! Hoy sabemos que todos los seres humanos sin distinción de sexos, aman, transcienden su amor hacia otro ser que ama. Estoy hablando de la relación erótica.

Bueno, mi amigo Nicolás en este libro trata de un poco de esto que yo estoy exagerando para entrar un poco en el tema porque su libro tiene este “Clavel Púrpura” que se ha leído, poema hermoso, yo diría que hasta caliente, mi querido amigo porque usted le lee esto, es verdaderamente fabuloso. Este libro lo recomiendo especialmente a los jóvenes y quiero decir algo sobre eso. Elena Poniatowska, escritora, activista y periodista mexicana que, cuando murió Juan Gabriel comentó: "Yo veo con mucho cariño a Juan Gabriel porque cuando he asistido a sus conciertos, aunque no los entiendo, veo que los jóvenes al escuchar sus canciones se agarran de la mano y se abrazan-. Es que el amor está presente en sus temas.

Me parece que Nicolás nos está sacando del olvido, evocando recuerdos, para volver a reencontrar la ternura y el amor es el camino hacia ella. Nicolás sabe también que el amor es como una batalla que se gana o se pierde. Es decir, el amor está por encima de todos los límites, tiene que ver un poco con la locura humana. Ya lo dijo Michel Foucault en “Historia de la Humanidad” el amor transciende las fronteras. Y el amigo Nicolás, sabio en eso, mochilero, caminante por el mundo, trashumante internacional dice “Algo pasa”:

<Algo pasa mi amor.
Mi cielo. Mi locura.
Mi corazoncito.
De la noche a la mañana.
Eres el monumento al silencio.
No contestas llamadas.
Ni mensajes.
Te escondes.
Por horas de ti no sé nada.
Mientes.
Pides condiciones.
Y yo pidiéndote perdones…>

No continúo para que compren el libro y capten lo que este amigo sabe del amor. Es que como actor en este escenario que es la vida misma, has experimentado, has sufrido, has recogido y lo mejor es que no has perdido confianza en el amor. Porque eso es lo único que nos puede salvar en esta vida. Sea individual o universal, y el amor individual es universal porque lo que me pasa a mí le pasa al mundo entero. “A mí me pasa lo mismo que a usted”, famoso bolero, volver a los boleros, volver a la poesía simple. Este juglar nos lleva a eso. Cuando lean a mi amigo Nicolás, lean su libro, léanlo con respeto, pensando cuánto habrá sufrido este hombre para escribir por ejemplo: “Eres tú”.

<Un simple silencio es música.
Mas tu silencio es mi tormento.
Me ahogo dentro de mis pensamientos.
Mi pensamiento eres tú.>

Poema simple, poema que pueden robar los jóvenes para declararse a sus enamoradas ya que cuando recién se empieza, y uno es torpe para la poesía, no sabemos escribir. Yo tenía un hermano cuya esposa me confesó años después de haberse casado con él: "Oye, no sabía que ese poema era tuyo, con ese poema se me declaró tu hermano diciéndome que él lo había escrito..." ¡Se los robaba de mis cuadernos de colegial en los que yo escribía!

La poesía pierde su seriedad ante el amor. Hay grandes poetas: Petrarca es uno de los grandes clásicos; Fray Luis de León. Ese es otro problema: se dice que quien no tiene pareja no puede hablar de amor, mentira, todos podemos hablar de amor, todos sufrimos, todos amamos; y vuelvo a insistir hay gran sabiduría en los boleros. Leí una vez que García Márquez, cuando se sentaba a escribir en la mañana, ponía su Long Play de Toña la Negra, empezaba el día alegrándose. El amor es fundamental para el desarrollo de cada uno de nosotros, es mejor estar enamorado que vivir amargado, ahora si no se es correspondido, a seguir buscando, la vida es una búsqueda continua. Otra forma de amor de demostrar amor es escribir, es decir dejar testimonio de lo que uno vive. El escritor Alva Herrera tiene noventa y seis años y al presentar un libro en el Club Áncash, declaró: "Ojalá Dios me dé cuatro años más porque quiero regalarles a mis paisanos un libro más." He ahí la felicidad, el amor de escribir, de comunicar cosas.




Siguiendo con este viaje de este fulano que para mí de alguna forma es este hombre de teatro que vive, que se disfraza, que actúa, que busca escenarios; que él mismo se dirige, se produce; él mismo arma, convoca a sus actrices para hacer no sé si la comedia, la tragedia, pero ahora Nicolás se pasó con todo a la poesía más también es narrador, ha hecho un libro sobre cuentos para su nieto; ha escrito una especie de memoria de sus viajes. Este poema, el VI, dice:

Madura,
Hombre
Hermético
Tirano
Tacaño
Testarudo
Miserable
Amarrete
Insolente
Cobarde
Coñete
Mala gente.>

Eso también es el hombre, no todo es bueno; la maldad va con él, recuerden a Charles Baudelaire, el de Las flores del mal, es decir para conocer el amor hay que ir a los poetas, ahí van a encontrar ustedes los mejores mensajes de eso que a veces nos complica la vida. ¡Cuánta veces he prestado el sillón a algunos amigos porque no podían dormir en casa, cuántas otras fui celestino de otros! Me contaban sus tristezas. Por eso, en vez de ir al psicoanalista, vayan a un bar, en una rocola escuchen a Lucho Barrios, a Pedrito Otiniano, a Iván Cruz, córtense las venas con galletas, y lean este libro de Amor & desamor de un fulano que es el Poemario Urbano, de mi amigo Nicolás León, hombre que se las trae, y espero que a diferencia de García Márquez,  no publiques tus memorias de cosas tristes, que es otra forma de amar, de psicoanalizar. Amigos, compren el libro porque el escritor vive de lo que escribe. Gracias.

* Armando Arteaga Núñez (Perú). (Piura, 1952) es un escritor y periodista peruano. Realizó estudios de arquitectura en la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Artes de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Estudió en la Academia de Cine, bajo la dirección del cineasta Armando Robles Godoy, en el Club de Teatro con Reynaldo D’Amore, y en el TUNI con Atahualpa del Cioppo. Ha sido crítico de cine en el diario Expreso y editor de la página editorial del diario Gestión. Actualmente es director del Instituto de la Tecnología y la Cultura Andina (ITECA).  También se dedica a la promoción cultural. Pertenece al Gremio de Escritores del Perú. Wikipedia.

No hay comentarios: