"Bodas de Plata" "25° Años de teatreros"

"Bodas de Plata" "25° Años de teatreros"
Como un soplo de amor a la vida, nos tocó celebrar nuestras Bodas de Plata, veinticinco años de teatreros. Otrora jóvenes soñadores habíamos terminado nuestros altos estudios teatrales en la antigua y prestigiosa Escuela Nacional de Arte Interpretativo y Oficios de Lima. Pero cuatro gatos diplomados, sobrevivientes en el quehacer teatral no podíamos celebrar nada. Se me ocurrió una gran idea, invitar a todos los que en un momento fuímos compañeros de aula, condíscipulos de promoción; en la celebración teníamos que participar las dos especialidades - actuación y escenografía - ósea realizar un gran reencuentro de la Cofradía del dios Dionisio.
Fue una ardua tarea pero logramos juntar un equipito interesante; el primer objetivo fue formar un par de talleres y cada taller debía preparar una obrita del curso de Teatro I. Una fiesta teatral sin teatro es inconcebible. El primer grupo montó "Farsa y Justicia del Señor Corregidor" de Alejandro Casona, y el segundo grupo "Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín" tragicomedia de Federico García Lorca. Obra que me traía gratos recuerdos, con ella logré pasar con las justas al segundo año de actuación.
No sé como palabrearon al Director pero accedió a la solicitud y nos cedió el Teatrín de la Escuela. Los homenajeados tuvimos carta libre para invitar a nuestros familiares, amigos e hinchas.
En el mes de ensayos acaparó toda la atención la actriz protagonista que repetía su papel estelar de "la joven y bella Belisa". A mí no me sorprendió nada en absoluto, desde que la conocí siempre llamó la atención por sus dotes histriónicos y extraprogramáticos. Lo lamentable fue que desapareció de las tablas al poco tiempo que egresó. En su curriculum figura un dato significativo: Una gira por el interior del país y Sudamérica. Y no es mentira, a mi me consta porque yo fui su compañero de reparto. Aprecié su talento como excelente actriz, cantante; concertista de flauta dulce; escribía, recitaba y otras cositas más.
Con un mes de ensayos, los preparativos fueron más que suficiente; llegó el día de la gran tertulia teatral, y para nuestra sorpresa entre los invitados llegaron colegas de México, Bolivia, Ecuador, Brasil y Argentina.
Las dos presentaciones salieron bonitas gracias al apoyo de los tres apuntadores que estuvieron en rincones estrátegicos. Después de la función, gran reunión e hicimos el brindis de Honor. Fiesta general. Chismes, críticas, comentarios y recuerdos.
Uno de los invitados extranjeros, alababa y alabó el buen desempeño y dramatización de la "dama joven"; recordó muy emocionado que habían trabajado juntos en un intercambio cultural con la obra "Nunca en domingo, Cualquier otro día puede ser". Un par de invitados siguieron el hilo de los halagos y alabanzas sobre la estupenda actriz. El invitado mayor mandó al invitado joven que preguntara al extraño donde había conocido a la diva actriz.

- ¿Señor, usted trabajó con la gran actriz?
- Si, tuve la suerte de conocerla y trabajar con ella, excelente actriz, buena compañera y colega; noble y leal; con ella organizamos el "Simposium por la Paz-Teatro-Arte Libre" en Mato Grosso del Sur, en Corumbá ... qué voz, qué talento, que presença escenica, única, até o momento não vi outra actriz igual ... entre nós que somos hombres de mundo e colegas ... foi uma boa hembra, uma mulher a carta cabal, fantástica, que corpo, que pernas, umas caderas formosas, cem por cento deliciosa. Reencarnação e beleza da deusa Venus, sacerdotisa del Amor ... pero desapareció del teatro de la noche a la mañana, a mí me dijeron que se casó y se despidió del mundo del espectáculo. Una verdadera lástima.

El joven regresó donde lo esperaba el invitado mayor.

- ¿Y, dónde la conoció?
- Conoció a mamá en Mato Grosso del Sur, en Corumbá. Brasil.

El encuentro agarró un buen clímax, con tanta algarabía nadie hizo caso al minuto de silencio para los que se adelantaron; los fotógrafos y camarógrafos nos invitaron a posar para las fotitos del recuerdo, las damas chequearon inmediatamente las excelentes instantáneas, dando el pase con un visto bueno; y seguimos con otras ruedas de champagne, prometiéndonos que los correos electrónicos, emails, y las direcciones con cartero, no las guardaríamos en el baúl de los recuerdos; y la gran promesa de la noche fue reencontrarnos para nuestras "Bodas de Oro". Esperamos que todo lo prometido sea una deuda y el próximo encuentro se realice a como de lugar.

No hay comentarios: