Peter Ferrari es mi amigo. NDLeón

Peter Ferrari es mi amigo. NDLeón.

Con cariño para la Magalli Del Valle de Navarra.

“Si nadie te detesta, algo estás haciendo mal”
Doctor Gregory House.

Todo el barrio lo vio, estaba bien aplanado en la esquina de La Oficina con dos compinches a cada lado, frente a él su compadre y a un costado su fiel –la gran jugadora- defensora de sus correrías y tonterías. Cada personaje sujetaba una chela bien helada y un amarillento cigarrillo prendido. El susodicho bastante insensato escondía el paco con su blanca mermelada. Gracioso se le veía, era la vedette, muy chistoso con los mismos chistes pasados y casi olvidados. Con su huachafo look de año nuevo, peluca roja y pose de amariconado... intempestivamente congeló la conversación cuando levantó el diario y enseñó muy campante la foto del titular, diciendo alegremente: -¡El Peter Ferrari es mi amigo!- Dios Mío, que inmadurez, como va a decir tremenda desfachatez ahora que las papas queman con la severa intervención de policías, fiscales y juez. 

Increíble, el sujeto quería panudear con el famoso reo de la INPE correccional. En la primicia periodística se veía al tristemente famoso presunto líder nacional, alias “Peter Ferrari”, enmarrocado llevando un maletín y un par de frazadas cuando era trasladado al Establecimiento Penitenciario Modelo Ancón II-Piedras Gordas II, destino para los condenados por narcotráfico, minería ilegal, lavado de activos, mafiosos y otros cuchos más.


Fotografía de archivo de los expedientes confidenciales del diario TROME. Lima - Perú.


Al siguiente día en youtube los usuarios del barrunto reenviaron el vídeo. Este se había convertido en un acontecimiento viral  -el diálogo alocado del chistoso con su querido y respetado compadre y carnal- la grabación casera de un celular cualquiera no está bien nítida pero se aprecia cuando el compadre le calla el hocico al graciosito con bastante discreción, respeto y educación. Se ve también a su fiel cancerbero, su leal defensora, explicando y traduciendo lo indefendible con grotescos gestos y un fino hablar: -Acá hay un error, él no ha querido decir lo que ha dicho pues lo que ha dicho lo ha dicho tratando de decir algo diferente parecido a lo que ha dicho si no lo que a lo dicho del dicho hay una mala interpretación del dicho al dicho. ¿Entienden, no? Bueno, he dicho-.

Para mejor comprensión de la grabación, los dueños del vídeo subtitularon y transcribieron palabra por palabra la plática evitando resaltar lo irónico, soez y mordaz.

-¡El Peter Ferrari es mi amigo!- gritó el chistosito del barrio- ¡Yo he trabaja’o con él... es mi amigo! ¡Me he gana’o un billete pa’envidia de los arrastra’os! ¡He viaja’o!
-¡Compadre, cállese la boca! ¡Por la puta madre eso no se habla… eso no se dice! ¡Tás caga'o! ¡Vas a perder soga y cabra, pan y abrigo! ¡Usted me saca de quicio... calle la bulla! ¡Usted nunca conoció a Peter Ferrari!
-¿Y cómo tú decías que lo conocías, y por qué yo no lo puedo decir?
-¡Yo nunca he conocido a ese señor! ¡Lo conozco como lo conoce todo el mundo… por los periódicos y por la televisión! No es buen momento hablar de ese tema. Esa noticia está picante y va a traer cola… ¿Entiendes?... porque mejor no te cuentas un chiste o canta algo. Miente, miente, que algo queda, y “Si no sabes mentir, no sabes cuánto te están mintiendo” jajajajaja....
-¿Por qué voy a mentir? ¡Peter Ferrari vino a mi casa con su señora!
-¡Cáaallate! ¡Cállate!... cállese la boca compadrito… a Peter Ferrari lo están acusando, encarcelando y usted sale que lo conoció… que es su amigo. Piense… por favor piense. Piense… respire profundo… y piense.
-¿Quién tiene la vaina? Qué la pase… ¿Oe... la merca? Ricky pasa el paco.
-¡Piennnsa carajo por la puta madre! ¿Usted es idiota o qué chucha le pasa? ¡Deje esa basura!
-Pero no se le puede dar la espalda a un amigo… y peor en estos momentos… y eso es lo que ustedes no entienden... porque cuando uno ha esta'o en cana, ahí uno conoce quien es su amigo.
-¡Estás bruto, mejor descansa, anda a dormir! ¡Deja de consumir esa cochinada! Me voy… me voy… ¿Cuándo aprenderás? Bueno… hasta la vista. “No te ignoro, sólo te doy la importancia que te mereces”.
-¡Oe, cumpa... pero… déjate algo para los muchachos ya pé… aunque sea pa’otra rueda, pé!
-Ya… okay… te mando volando un sencillo por Agente… de la PNP... Au revoir!

El cariñoso compadrito se marchó haciendo un fenomenal y temerario pique en su lujoso automóvil Mercedez Benz SLR de color oro blanco. El grupo se miró las caras, la jugadora defensora entendió la jugada y de su cartera sacó su billetera, peló un billete de Cien maracas, sonrió, muy coqueta entró a la tienda, compró cigarrillos y una caja de cervezas al polo para que a su defendido se le pasara la estupidez, se olvidara por un momento y para siempre del nombre del hombre que es su amigo y lo visitó para hacer un negocio, qué negocio, esa es la terrorífica cuestión.

Nicolás Daniel León Cadenillas.
Lima, 2017.

No hay comentarios: