E-Mail no solicitado

Mi cuentito "Jugada de goleador" aún estaba calentito, recién salidito del horno, cuando lo envié a mis lectores de mi barrunto y contactos en general. Modestamente, a los pocos días recibí los calurosos halagos de mi collera, familiares y amigos. Algunos de ellos con añoranza me solicitaban que en la medida de mis posibilidades les envíe los cuentos que trataban del barrio. Les respondí que así será en el futuro, que pierdan cuidado que todo lo relacionado al barrio de cajón ellos serán los primeros lectores; y si no reciben nada, de vez en cuando se den el trabajito de chequear mi página blog. Sereno y erguido en mi aureola de escribidor, lleno de satisfacción, volví a preocuparme en mis fantasmas, en temas más serios y económicamente más escabrosos y escalofriantes, temas que no me dejan dormir y que sólo me sirven para saciar los instintos básicos de mi condición humana.

Cargando de medio la'o mis buenos actos, la moral y la miseria, y sacando la raíz cuadrada con los pocos cobres que me alumbraba, rezaba para llegar en azul-cielo, y no en el acostumbrado rojo-infierno, hasta el último día del fin ... de mes.

Me dirijo a mi inseparable laptop para sacar las cuentas de los gastos y más gastos, menos entradas y me doy con la sorpresa que tengo alguito en la bandeja de entrada, alegremente abrí el correo, y tenía una respuesta no muy amigable de uno de mis contactos.

- Por favor, retíreme de la lista de emails a quienes manda sus comunicados. Gracias, María Paula de California.

Respondí inmediatamente, sin pensar, lo mejor que hago ahora es evitar los problemas. Ya estoy chocho con nietos pa'que hincharme el hígado en tonterías. Haciendo memoria extra oficial, recordaba a lo lejos el nombre del correo electrónico. ¿Dónde, dónde, he visto ese nombre?; me salió humo de la chirimoya, y aún así respondí con respeto.

- Ok, pero, yo tambien recibí algo tuyo por eso te tengo en lista, si no, no estarías en mi lista de emails, no hay problema, chao, good bye, mariapaula de california. Niky.

Tomando mi cafecito con mi tentempié de media mañana, pensé en María Paula. ¿Y cómo llegó a mis contactos?, me hice la pregunta, varias veces; siempre pensé que era una de mis sobrinas ... que tal roche, que más le habré mandado. ¡Estoy hasta las huevas!, pensé nuevamente. Los años y la abstinencia de comer carne en Cuaresma, en los Miércoles de ceniza y en los Viernes Santo; la abstinencia de pecados capitales ... me están haciendo efecto; volví a pensar. Para salir de dudas, busqué en contactos a la tal Mariapaula, y en prima la encontré, ahí estaba en la sección familia, junto con mis sobrinas e hijos. ¿Y cómo llegó acanga? me pregunté; y con un clic obtuve la respuesta. Para evitar todo tipo de problemas le escribí familiar y amigablemente, como siempre escribo a mis queridos contactólogos.

- María Paula de California, ya sé quien eres, encontré tu nombre en unos email antiguos enviados a mi anterior correo, "nikyleon@hotmail", participando en cadenas de rezos, mensajes de Diosito: "Arrepiéntete y cree en el evangelio" ( Mc 1,15); en letras de canciones de Misa, estampitas virtuales, oraciones, letanias, rosarios, bienaventuranzas y bendiciones. No me había percatado que estabas en mi lista de amigos; tampoco soy mago para que tu email por obra y gracia del Espíritu Santo esté en mis contactos.

Te aclaro, a mi me llegan innumerables correos electrónicos; de todas las tiendas políticas y de diferentes credos; de la derecha, de la izquierda, de conservadores, progresista y liberales; de reaccionarios y sabe Dios que más. Al toque me tomo el trabajito, al ojo, de eliminar lo que creo que no me conviene leer y los elimino en plena bandeja, sin abrir. Yo nunca, esto es para tu grupo de oraciones del Opus Dei, les he reprochado vuestros envíos, tampoco pienso en escribirles pidiendo que me saquen de sus listas de contacto pero ustedes si lo hacen cuando un tema no es de su agrado. Cuando ustedes envian algo; bueno, malo o feo; está muy bien. Yo opino o escribo algo de mi barrio popular está mal.

De ustedes he recibido entrevistas publicadas en los periodicuchos amarillentos "Correo y Ojo", tocando temas muy lejos de mi posición política y católica, pero nunca, te repito, les he enviado una nota que me borren, es más, aprendo de ustedes, y así voy conociendo a mis hermanos humanos.

No te gustó el tema del cuentito "Jugada de goleador", está bien acepto tu criterio; pero en la esquina de mi barrio lo han festejado. El cuento es de ellos. Así son mis cuentos, sencillos y "de la vida cotidiana", algunos feos, otros malísimos, pero siempre trato que sean anécdotas de la familia. Soy el escribidor oficial de los esquineros de mi barrunto.

Me dices que mi email no es solicitado. ¿Y cuándo tú mandas algo? Reflexiona. Yo respeto tu punto de vista, tu también respeta el mio, se tolerante. Así aprendemos los dos a respetarnos. En una oportunidad tu amiga María Augusta de Flamingo - ella es mi comadre - me envió su punto de vista sobre la delincuencia, la corrupción y sobre el cardenal cipriani, que tanto quiere y admira; yo envié mi opinión, y automaticamente me pidio que la borrara de mi lista de contactos porque no estaba de acuerdo con mi punto de vista. Ese pedido me mortificó, pues desde su punto de vista yo sólo debo escuchar y leer pero nunca opinar. Ustedes tienen la última palabra. El resto no puede ni debe opinar. El resto para ustedes somos invisibles, no existimos. Ahora me doy cuenta que hice mal en borrarla de mi lista de contactos, primero debí enviarle una cartita como te la estoy enviando a ti, después borrón.

Te voy a tener presente y en cuenta pero no te voy a borrar, quiero que veas mis lindas fotografías de mi viaje por el Perú; de Lima hasta Tarapoto; visitando museos, parques arqueológicos, montañas, ríos, punas, quebradas, abismos interminables; fotitos de personajes y artesanos de las calles de Lima y provincias; fotos donde estoy actuando en teatros y recibiendo felicitaciones del Alcalde del Distrito de La Victoria por la presentación de mi libro "Cuentos breves para Mi Nieto" cuyo tema trata sobre las penurias de un ciudadano victoriano.

Para tu información, mi esposa y yo, colaboramos con el Grupo Motupe-Peru desde la Iglesia de los Santos Pedro y Pablo del Distrito de Durlach de la Ciudad de Karlsruhe, BW.
Bendiciones.
Gott und die Jungfrau von Guadalupe segne Dich und deine Familie.
Niky León De La Victoria.

No hay comentarios: