CHALE, SOTIL Y EL GRAN PERICO LEÓN de Rodolfo Milla

CHALE, SOTIL Y EL GRAN PERICO LEÓN
“Historias dentro y fuera de la cancha” de Rodolfo Milla.

Comentario de Nicolás D. León Cadenillas.
Lima. Miércoles, 29 / Abril / 2015.

Buenas noches.
Es un halago estar en esta mesa de honor con el distinguido poeta y periodista Rodolfo Milla, autor del libro “Challe, Sotil y el Gran Perico León” “Historias dentro y fuera de la cancha”… mis respetos estimado colega Alfonso Torres.

Cuando le comenté a Jorge Luis Roncal que yo tengo un cuento "Gol a lo Pedro Perico León", que lo iba a llevar este miércoles cultural, por si acaso, a manera de imperdible. Roncal me respondió – Nicolás, tú estás muy ligado al Alianza Lima y a esa generación ¿qué tal si comentas el libro de Milla? ¿Sí o sí? – Zafando el compromiso evadí el tema, pensé que Jorge Luis estaba bromeando-  No tengo idea del libro pero puedo apoyar  –retruqué. Roncal volvió a la carga -Nick... por síaca, yo tengo el libro, puedo prestártelo.


CHALE, SOTIL Y EL GRAN PERICO LEÓN.
Del Poeta y Narrador: RODOLFO MILLA...
Un libro que revela aspectos pocos conocidos del mundo del fútbol... 

escrito con rigor, pasión y alegría.

Cuando le di una primera hojeada, al libro, me di con la sorpresa que no solo trata de tres grandes del fútbol nacional (Perico León, Cholo Sotil y Roberto Chale), no señores, trata de un surtido de anécdotas, breves artículos de grandes jugadores internacionales y de simpatizantes, en general el libro toca el lado humano de sus protagonistas, sus defectos y virtudes en este corto periodo de gloria que da el fútbol y en este largo camino que nos lleva al Gólgota de la viña del Señor. La lectura me alegró la tarde y me refrescó la memoria.

Yo también tengo recuerdos sobre el Maracanazo, primero lo escuché por mis tíos los Cadenillas, hermanos de mi mamá. Después me documenté con artículos y libros que trataban el tema. Me impactó cuando me contaron que la gente se suicidaba después que el árbitro inglés dio por finalizado el partido. Contra todo pronóstico, Uruguay ganó a Brasil por 2-1 en el Estadio Maracaná de Río de Janeiro. No entendía la envergadura, ni la dimensión que acarreaba el fútbol. Con mi Libreta Electoral recién estrenada llegué a Río de Janeiro, conocí el Maracaná y extasiado me imaginé ese silencio sepulcral, ese corazón quebrado, esa agonía sin límites de la “torcida” brasileña. Y el libro nos narra ese “Día que Brasil lloró” en su Copa Mundial de la FIFA - Brasil 1950.

De niño soy hincha del club victoriano Alianza Lima del Perú y de joven aprendí que con el fútbol se sufre pero también se goza.

Siguiendo con Brasil. En Río de Janeiro, visité el Club Botafogo. El Club de Mané Garrincha, jugador a quien le tengo mucho aprecio por su trágica vida. Él fue un mortal entre los dioses pero siempre mortal. Gracias a la narrativa de Rodolfo Milla recuerdo el Noticiero “El Mundo al Día” en los cines antes de la función de matinée, ahí pasaban las majestuosas jugadas de Mané Garrincha en el Copa Mundial de Fútbol de 1962. Y gracias a Mané, Brasil Campeonó. Después “la alegría del pueblo” poco a poco se opacó hasta el ocaso.

Rodolfo Milla retrata a otro grande de Brasil, “O garoto do parque” “El muchacho del parque”. Rivelino, apodado "el mago" porque poseía un dominio de balón impresionante para la gambeta en corto. Puro arte. Tienen que leer el libro, un comentario es poco para decir algo tan grande. A Rivelino lo conocimos en el Mundial México 70 y para dicha de todos sus fans fue elegido en el once ideal del Mundial de México-70... y siguió dando cátedra por muchos años más.

El artículo sobre El Doctor Sócrates. El doctor de la libertad es acertado por los giros políticos de su protagonista. De Sócrates aparte de su hilvanado, displicente, cerebral, frío, pausado pero funcional juego se hizo conocido por sus provocadoras opiniones que pusieron de vuelta y media a los mandamases de la FIFA y al gobierno dictador de su país, me acuerdo el lema en una banderola blanca con letras gruesas en negro y rojo: "Ganar o perder pero siempre con democracia".

Alfonso Torres Valdivia, Nicolás D. León Cadenillas y el autor Rodolfo Milla Cuentas.
Posando con la camiseta del recuerdo: 
"Mundialito de El Porvenir - Homenaje al Cholo Hugo Sotil"

La crónica sobre “El jugador más inteligente del fútbol peruano” es verídica y aplaudo la calidad de la narrativa. Yo conocí al Gran Perico León. Tengo una anécdota de Perico cuando yo tenía 12 años de edad… -junto con mi collera de barrio, íbamos al Estadio Nacional Tribuna Sur una hora antes que empiece el partido de Alianza Lima Corazón, esperábamos a los jugadores y cuando estos ya estaban cerquita a la puerta de entrada nos abalanzábamos sobre ellos y nos sujetábamos fuerte, como pirañitas, bien agarrados de sus correas, maletines. Mi hermano Pedro y yo casi siempre teníamos de caserito al Gran Pedro Pablo “Perico” León García. Perico, nos abrazaba y con su vozarrón decía a los vigilantes y a los que controlaban la entrada: -¡Son mis sobrinos!- algunas veces le contestaron de manera graciosa: -Usté tiene sobrino de todo lo colore, branco ojo azule, nero, chino, cholo mazamorrero- Perico contestaba risueño – La familia es numerosa-. Cuando terminaba el partido esperábamos la salida de los jugadores y caminábamos con ellos hasta el local del club en la Av. Manco Cápac -al costado del cine Lux- si el score era favorable para nosotros, los íntimos de La Victoria, todo era risa y bromas. Pero si nuestra escuadra había sido derrotada, todos caminábamos compungidos y en silencio. Vi a mis ídolos; Perico León, Pitín Zegarra, Grimaldo, De La Vega, entre otros; caminar a paso lento "con los ojos rojimios por el llanto" como dice Mario Cavagnaro.

¡Qué Cholo…! Hablar y escribir del Cholo Sotil es una delicia y Rodolfo Milla cumple el cometido, nos entretiene y nos documenta gráficamente los azahares de la vida del ser humano y del jugador. Los victorianos del Distrito de La Victoria vimos al Cholo en el Mundialito de El Porvenir con el Deportivo Gaillard mucho antes que se le conociera como crack profesional. Después de años gloriosos en el Barcelona F.C. recordamos como su juego pícaro y endiablado fue la carta bajo la manga para que el Barza, después de 14 años de espera, lograse la Liga Española de Fútbol 1973-1974. Ese año fue la histórica goleada del FC Barcelona al Real Madrid por 5 a 0 en el mismísimo Santiago Bernabéu, Sotil anotó el quinto gol. Nuevamente en Lima, al Cholo Sotil, lo volvimos a ver en la loza del Mundialito de El Porvenir con el equipo de Baterías Huarcaya... logrando el Tricampeonato.

Una acotación. Uno de los motivos de mi visita a Barcelona fue visitar el Estadio Camp Nou del Club Barcelona. A primera hora entré al Shopping-Bazar y ... al Museo... donde tuve la inmensa alegría de apreciar con mis propios ojos el gran cuadro azulgrana “El Equipo Campeón -1974- de Hugo Sotil,… ”, así decía en la reseña del cuadro. 

Nicolás León, Victoriano de Tradición y Aliancista de Corazón.

Y para terminar... Roberto Chale, el Maestro Chale, "el niño terrible"... soy hincha del gran jugador, excelente Director Técnico, Roberto Challe Olarte... los amantes del fútbol sabemos su trascendental vida; Chale no solo fue terrible dentro de la cancha también lo fue fuera de ella... indisciplinado... como yo. Rodolfo Milla describe magistralmente los altibajos del maestro Chale. Más bajos que altos. Cuento una anécdota que me contaron los allegados de ambos juveniles crack del barrio de Magdalena, Ramón Miffin y Roberto Chale. Mifflin cansado de perder cada encuentro frente a su vecino Roberto Chale, un día decidió tocar la puerta de la casa de la familia Chale Olarte, salió Roberto y Ramón le pidió unir fuerzas para ganar a quien se les cruzara en el camino. Roberto Chale aceptó. Y de esa unión nació una volante con tradición. Chale y Mifflin fueron estrellas en sus equipos profesionales y en la Selección México 70. No cuento la performance de Robertito en las Eliminatorias México 70, el Maestro demostró clase, garra y diabluras en la temida Bombonera del Club Boca Juniors, Chale no se arrugó y fue uno de los principales artífices para eliminar a la Selección Argentina. Todo peruano sabe que el joven Chale en ese encuentro se convirtió en "el niño terrible" secundado por Didí, el Director Técnico de la Selección Nacional –“Roberto siga jugando así y ganamos” le dijo a vista y paciencia delante de los jugadores. Roberto Chale a pesar de ese comportamiento díscolo siempre supo llegar a sus compañeros, fue líder del equipo crema; después con el buzo de entrenador logró un histórico tricampeonato con Universitario (1999-2001). En una definición para el campeonato nacional un periodista le preguntó al Maestro Chale, ¿Dónde preferiría jugar la final? ¿En el Coloso José Díaz o en Matute de Alejandro Villanueva? El Maestro con su singular estilo lacónico respondió: -Es igual. La diferencia es cinco cuadras.

Esto es todo por mi parte pero hay mucho más en este incunable texto de nuestro gran Rodolfo Milla, poeta y periodista que nos ilumina el día. 

Gracias, muchas gracias.

Nicolás D. León Cadenillas.
Actor / Escritor G.E.P.

No hay comentarios: