Juan Rulfo y yo. NDLeón

Juan Rulfo y yo. NDLeón

Nicolás Daniel León Cadenillas (n. Lima, 1951).


Ahora que estamos en familia puedo decir que siempre… bueno, no siempre… desde joven quise escribir pero en cada intento todo me salía mal. Me trompeaba con la sintaxis, no entendía el significado de la palabra semántica, las faltas de ortografía no las olía ni me percataba cuando me saltaban a la cara… como dramaturgo cojeaba. En mi Hoja de Vida dice que tengo tres libros… yo les digo que tengo dos libros y un borrador hecho libro… yo escribí mi primer borrador Mi Nieto “Cuentos breves para mi nieto” en la ciudad de Karlsruhe, Alemania, lo escribí poco a poco, cuento por cuento, escribía en los buses, tranvías y trenes, y no me preocupé en los errores de la pragmática, ni en los dictámenes de la lengua castellana, ni en lo que rige el Diccionario de la Real Lengua Española porque sencillamente pensé que en su momento oportuno corregiría todas las falencias y anomalías de la narrativa... pero la realidad fue otra; mi hermanita Virginia Elena, Vikita para la familia, leía cada domingo mis cuentos en la mesa dominical... leía ante mamita y mis hermanitos; y como les pareció bonito y anecdótico… mandó a impresión los cuentos y así el borrador se hizo machote y de machote un libro… esa experiencia fue el punto de partida que necesitaba… desde ese momento me di el valor para seguir escribiendo… pero titubeaba… hasta que leí una anécdota de Gabriel García Márquez, después la misma anécdota la vi por YouTube narrada por el mismo genial Gabo donde alababa al maestro mexicano Juan Rulfo, excelente escritor mexicano padre del realismo mágico. -"La obra de Juan Rulfo me dio, por fin, el camino que buscaba para continuar mis libros", confesó el Nobel colombiano de Literatura Gabriel García Márquez durante el cincuentenario de la colección de cuentos El Llano en Llamas. Y yo también había leído El Llano en Llamas y Pedro Páramo. Para simplificar, yo no le llego a los talones a los maestros arriba mencionados… pero de lo que si estoy bastante seguro fue que el escritor Juan Rulfo también me motivó a seguir escribiendo hasta que algo saliera bien o bonito o mejor. Rulfo es mi profesor de coraje. Además el maestro mexicano Juan Rulfo le echaba de vez en cuando su tequila seco y voltea’o y yo… de cuando en vez empino el codo con mis copas reglamentarias de pisco achola’o. Eso es todo y prosigo…

Nicolás Daniel León Cadenillas.
Lima, 2017.

No hay comentarios: