Mirando desde la cabaña. NDLeón

Mirando desde la cabaña. NDLeón




Mirando desde la cabaña. 
La ventana estaba abierta.
Como siempre de par en par.
Me acerqué a ella, a la ventana.
Miré el verde y florido paisaje.
Vi pajaritos que volaban y cantaban.

Vi niños con hondas, huaracas y palos.
Lanzando piedras que matan.
Pensé, niños de miércoles y de jueves.
Niños de todos los grises días.
¿Por qué tanta vista gorda? ¡Dios Mío!

Qué culpa tienen las pobres criaturitas.
Los niños recogen a los muertos.
A los débiles y moribundos.
Con fuego y humo cocinan a los vencidos.
Y se los comen, matando el hambre.

Pobres, pobres hijos de Dios.
Deambulan con su hambre.
Buscando comida, con caza o pesca.
Como en los tiempos de tribus.
Criaturas de Dios ¡Sálvese quien pueda!

A lo lejos humo, plomo y fuego.
Fuego que mata a los inocentes.
Fuego que mata a niños y ancianos.
Fuego que mata a hombres y mujeres.
Fuego que mata a jóvenes y adultos.

¡A la autoridad se le respeta! ¡Carajo!
Gritan los gorilas de la jungla de cemento.
Hombres con galones, armas y rango.
Y estúpidas órdenes ¡Matan!
¡Matan a sus hermanos! ¡Como Caín!

¡Criaturas de Dios!
¡Sálvese quien pueda!

Nicolás Daniel León Cadenillas.
BW/Juni/2009.

No hay comentarios: