AMOR & DESAMOR de Nicolás León – Presentación en la Casa Museo Mariátegui. Dic/2016.

Poemario Urbano, AMOR & DESAMOR de un fulano de Nicolás Daniel León Cadenillas – Presentación en la Casa Museo José Carlos Mariátegui - Asociación Amigos de Mariátegui. Lima/Dic/2016.



Ángel Ricalde Benites, Alejandra María León Palma, Nicolás Daniel León Cadenillas,
Armando Arteaga Núñez, Mirian Caloretti Castillo y Fanny Del Rocio Palacios Izquierdo.


Fanny Del Rocío Palacios Izquierdo
Artista plástica, pintora. 
Secretaria General de la Asociación Amigos de Mariátegui

Fanny Del Pilar Palacios Izquierdo

Muy buenas noches, la versión que hemos recogido nos dice que Nicolás Daniel León Cadenillas es un escritor peruano que asciende en el escenario cultural de nuestra patria. Nació en octubre de 1951 en la ciudad capital. Su infancia transcurrió en uno de los barrios más populares de Lima en la Urbanización Balconcillo del Distrito de La Victoria y sus estudios primarios y secundarios tuvieron lugar en la Gran Unidad Escolar “Alfonso Ugarte” de San Isidro. Escritor, actor y director de teatro. Es aun insuficientemente conocido en el país. Estudió en la Universidad San Martin de Porras USMP pero egresó de la Escuela Nacional de Arte Dramático ENAD de Lima con el título a nombre de la nación que dice de manera demarcada “Actor Profesional”. Ha trabajado en diversas obras y se ha destacado como un artista de notables cualidades escénicas. En sus años juveniles estudió Escenografía Teatral en el Instituto Cultural Peruano Norteamericano ICPNA. Participó además en el Coloquio de Teatro de Bérgamo –Italia- subvencionado por la UNESCO. Interesado en conocer profundamente la realidad del país viajó intensamente por las tres regiones del Perú; también por otros países de Sudamérica y aún el viejo continente. Ha publicado el libro “Cuentos breves para mi nieto” que contiene treinta y cinco cuentos donde se entreteje la vida, pasión y resurrección de un escritor que ama La Victoria, según el mismo nos dice –En Alemania escribí el borrador de mi libro Cuentos breves para mi nieto y recién en el 2011 salió a la luz-.
Hoy, León Cadenillas, viene a nosotros con una producción literaria distinta, un libro de poesías, bien podría decirse que más que un libro de poesía se trata de un libro de amor, una creación que pone énfasis en la relación de pareja que toca las fibras más sensibles del sentimiento humano, se trata de Amor & desamor de un fulano. Un libro ingenioso que podría ruborizar a quienes se abren a la flor de la vida pero complacerá a todos quienes miran las cosas con madures y sin perjuicios. En el libro, el amor para León Cadenillas es como una serpiente quizá aquella que al tenor de la leyenda bíblica se le presentara en Eva en el Paraíso que incita al hombre, a la mujer, al vínculo más afectuoso a la relación más estrecha y al sentimiento más trascendente de la vida humana. El poemario expuesto por su autor será comentado esta noche de amor y poesía por diversos invitados: Mirian Caloretti, Armando Arteaga, Alejandra León y Ángel Ricalde. A cada uno de ellos le damos fuertes aplausos.


Mirian Caloretti Castillo
Poeta, periodista de la Universidad Nacional del Callao
Vicepresidenta de la Casa del Poeta Peruano de Lima

Mirian Caloretti Castillo


Buenas noches queridos amigos, gracias por estar acá, antes que nada, mis saludos, mis respetos a nuestro Amauta José Carlos Mariátegui, estamos hoy en su casa para alegría de todos nosotros. Y a esta casa nuestros agradecimientos por la tribuna. Gracias Nicolás por haberme considerado para hacer el prólogo de tu libro, estoy encantada. Nos has tenido bombardeando semanas tras semanas sobre el evento y esto ha sido algo que evidencia la emoción que sientes, como escritores sabemos que cuando traemos  un libro decimos a nuestro libro nuevo es una emoción inmensa porque hemos cambiado. Evidencia como vemos el mundo nuestras emociones. Y miren ustedes lo que más me sorprendió de Nicolás fue que siendo actor se lanzaba a la poesía y específicamente… claro que ya tenías otros trabajos publicados como está en tu solapa de tu libro… sin embargo con mucha emoción, entonces me permitió reflexionar hasta que medida los actores trasuntan, cruzan los linderos de la poesía. Como la poesía se interrelaciona  con el teatro y llegué a la conclusión que siempre ha estado junto el pensamiento universal del hombre, se disgregó después con el desarrollo industrial de la segunda guerra mundial cuando se empieza a producir en serie esto de las especializaciones, el conocimiento empieza a fragmentarse, el hombre pierde esa capacidad de ver las cosas de manera integral como lo veían anteriormente Goethe, Leonardo de Vinci, los grandes científicos, los grandes escritores hasta tener hoy muchos escritores y muchos pensadores y nos hemos vuelto fragmentados en nuestros conocimientos, resquebrajada, como algo estático y no vemos el asunto dialectico, interrelación que existe entre los haberes, entre los conocimientos, entre la vida, la práctica y la teoría. Y evaluamos justamente la actitud del actor que quiere escribir la poesía. La poesía nunca ha estado resquebrajado del teatro, ahí tenemos a Giuseppe Verdi en su gran obra Nabucco, cuando expresa y recoge la poesía “vuela pensamiento, vuela con tus alas doradas”… ahí tenemos a Shakespeare en sus grandes obras. En fin siempre la poesía ha estado presente en el escenario de la dramaturgia de los actores y es que la vida es justamente eso, el gran escenario del gran teatro del mundo que ya escribieron, también, bastante.
Yo creí conveniente hacer este prólogo que les voy a dar lectura a todos ustedes, que dice así:

AMOR Y DESAMOR de un fulano creador

«El amor es un humo que sale del vaho
de los suspiros; al disiparse, un fuego
que chispea en los ojos de los amantes;
al ser sofocado, un mar nutrido
por las lágrimas de los amantes…»
William Shakespeare.

El poeta entra en escena como escribidor y trovador. Su arte cuando es original desnuda la palabra, la revela y recrea con paciencia y respeto, logrando en magistrales casos elevarla y transformarla. Ese es el arte de nuestro tiempo, transformador. Pero en el escenario de la vida el actor no solo representa vivencias, también las ironiza y desenmascara, con o sin palabras. Su cuerpo, gestos y movimientos dicen y predicen, configuran el panorama para vibrar como espectadores o actores. Por ello pienso, que entre el poeta y el actor hay un rito sagrado: beber la fuente inagotable de la experiencia, secretos y misterios compartidos.
Apreciemos los trabajos de William Shakespeare, por ejemplo «Otelo», donde devela las entrañas del celo exacerbado (ama tanto a Desdémona que Yago influye en Otelo haciéndole creer que ella lo engaña, entonces el poderoso rey cometerá el más imperdonable de los crímenes). En la música está el caso de Giuseppe Verdi, específicamente en el tercer acto de la ópera «Nabucco», himno de los patriotas italianos contra el yugo del dominio austriaco. Los esclavos cantan en coral, frases como estas: «Oh mía patria sì bella e perduta!», en español: « ¡Oh!, patria mía, tan bella y perdida!...» Obra que al ser percibida de manera directa remece las simientes de nuestras emociones.
Por eso, cuando el actor Nicolás Daniel León Cadenillas irrumpe en la poesía presentándonos: «Poemario urbano, amor y desamor de un fulano», nos llama a reflexionar sobre el sentir y vivir, es una invitación a navegar por sus afluentes. Marca así el ritmo de la historia, porque el arte es la vida misma, sus armónicos y contradictorios. Esencia esta que nos esforzamos en explicar pero que al final y casi siempre no terminamos de comprenderla dada su complejidad y dinámica.
León Cadenillas nos dirá desde su soledad infinita llamada tristeza que: «Mil veces prefiero Escucharte decir no. Que escuchar Un mudo silencio». Se ratifica el carácter social de este aeda. Trabajo que ha sido un reto para él, un hurgar por los linderos de la poesía. Ir más allá de su escenario acostumbrado. Y al hacerlo reafirmó el compromiso del actor con la poesía, ha dado un salto y lo aplaudimos, el teatro nuevamente toma protagonismo con una actitud dialogante. Verbo altivo que increpa a la condición humana, cito: «Madura. Hombre Hermético Tirano Tacaño Testarudo Miserable Amarrete Insolente Cobarde Coñete Mala gente». Nos hace hablar sin proponernos. 
Y ¿por qué el poeta dice cosas que quisiéramos decir? por la sustancialidad de nuestra condición terrenal. Nos desnuda el alma y refleja su concepción del mundo en expresiones como estas: «/ Recalco las huellas. / /De mis primeros pasos. / /De vivir sobreviviendo. / /Caminando el camino. / /Aprendiendo que/ /En este frío infierno. / /Lleno de vacío. / / De dolor indoloro/ /De alegría insulsa. / / De victorias frustradas. / / De promesas incumplidas. / /De amores no correspondidos. / / De enemigos buenos. / /De amigos malos. / / De envidiosos. / /Caminando el camino. / /Aprendo que, / / Todos somos iguales. / / Nadie es más que nadie. /»
Sus temores son puestos a luz, también el silencio y/o desolación, de ahí que no en vano podemos decir que el vate no siempre es consciente de su canto, el lector tiene que desentrañar los cuadrantes señeros de su obra. Tarea difícil dado lo simbólico de la poesía y la subjetividad personal. Pese a ello, nos aproximamos a decir que los versos de Nicolás son directos, inquisidores, temperamentales. Cito el dialogo amatorio cuando el mismo se increpa desde el escenario de su experiencia transcurrida: «/Papacito/ / ¿Por qué caminas así? / / Se te ve pacharaco, / /Cómo vas a combinar: / /Pantalón de vestir. / /Camisa deportiva. / /Cachucha vieja. / / /Con zapatos/ /Formales de cuero/ / De alto ejecutivo».
El poeta se toma todas las licencias que cree necesario, puede incluso poner el mundo de cabeza gracias a su imaginación, por supuesto basado en el esencial derecho de libertad de no traicionarse como tal. Si el amor es esa mecánica que impulsa al espíritu hacia la acción, entonces el escritor debe exigirse dominio y destreza para ser llamado como tal y alcanzar sus propósitos. De ahí a universalizar el verbo hay mucho trecho, eso implica latir en el otro, sentir por los demás. La esencia humana tiene esa cualidad, pocos la ejercitan magistralmente, casos especiales fueron los de César Vallejo, José María Arguedas, José María Eguren, Javier Heraud, y otras cúspides literarias.
En el caso de Nicolás, el poeta actor, es interesante el desdoblamiento que hace en su poética, se pone en el lecho del amante, desde ahí los filma. Habla de esa mujer que divaga por los hoteluchos de la vida, y que cree que nadie sabe de sus trampas y correrías. De ahí que nos diga en el poema «Mi Bata», lo siguiente: /Me pides que cambie de modales/ /De trabajo/ /De metas y horizontes. / /Mamita sólo piensas en ti/ /Manipulas/ /Diriges/ /Ordenas/ /Cuestionas/ /Te haces la víctima/ /La mosca muerta. / /Me pones condiciones/ /Anillo de compromiso/ /Mini departamento/ /Buen sueldo/ /Matrimonio/ /Auto/ /Y con ese otro/ /No pediste nada. /
Por todo ello creo que su obra es una radiografía de nosotros. Versos libres que describen el mundo de socavones y odios. La performance del amor puesta en escena. Un discurrir por los rinconcitos bajo la luna para amarse y decir: «Amada mía soy tu grillo, tu gato techero. Eres miel del amanecer. Mi rosa blanca…». Frente al individualismo que cabalga en el mundo siempre serán bienvenidas obras que traten del amor, de lo que se fermenta con los años, sueños e ideales compartidos.
Estos versos escritos sobre un sencillo papel, es una blancura transformada por la acción creadora del poeta. Se ratifica acá que la poesía encumbra el alma de sus hacedores. El espectro literario tiene una nueva luz que tintinea en las alcobas de nuestros ojos, esa es la de León Cadenillas, quien tiene méritos suficientes para conmovernos con su entrega, porque quien no hace sentir es que no ha sentido, y quien no siente jamás podrá escribir nada bueno.
Invito a las mujeres a desencantar nuestras brujas, frente a los versos de este trovador cuando nos dice: «Eres mi poeta, mi diosa, mi bruja. En tus garras, con amorosos versos, caí. Con sigilo, mandatos divinos, me aclimataste. Me absorbiste con melosos conjuros…». Este es un nuevo esfuerzo de poner a prueba la sustancia de un guion amoroso, en la marquesina de las pasiones humanas.
Mg. Mirian Caloretti Castillo
Lima, Perú. Junio de 2016.



Armando Arteaga Núñez
Piura. Arquitecto, poeta, escritor, periodista

Armando Arteaga Núñez


Muy buenas noches a todos ustedes, estoy muy contento de estar aquí en la casa de José Carlos Mariátegui y teniendo esta presentación de un libro que habla de amor y el desamor de mi amigo Nicolás León.
Voy a empezar... como Mirian Caloretti se ha ocupado bastante del libro en sí... voy a cambiar de discurso o de diálogo para estar en el ambiente del teatro. Yo voy a empezar hablar por el fulano, por el personaje. Yo nunca había conocido a Nicolás, sino en esta experiencia del Gremio de Escritores que él en la solapa del libro reconoce como ahí se hace escritor, se reclama escritor, si bien él toda su vida ha estado haciendo teatro, ha estado viviendo en el tema de la dramaturgia, en el tema de actuación, incluso esta noche en su currícula ha hablado del diseño escenográfico, la escenografía... yo nunca lo había conocido pero cuando nos encontramos y conversamos resulta que todos los amigos de Nicolás son mis amigos, la gente que hace teatro en Lima. Pero él se había ido también igual que yo cuando me fui y regresé. Y para Nicolás es evidente que el país se lo habían cambiado ¿no? Entonces él volvía con la otra disciplina que da el viaje, los estudios, el trabajo, la experiencia del exilio y los caminos. Él encuentra y decide que parte de su trabajo para complementar la actuación es en sí también la escritura y ha hecho dos campos porque justamente  yo he traído dos libros que él ha hecho, “Cuentos breves para mi nieto” que es una especie de diario, de conversación con el nieto, y “De Chorrillos hasta las playas de Río” es un cuento de narrativa en prosa que a mí me gusta, y algo voy a decir sobre esto porque Nicolás es un escritor que domina la palabra, no solamente para subirla al escenario como yo he visto también hace dos meses vi una puesta en escena de él, sobre el tema de la conquista o la llegada de los españoles a Cajamarca que tituló “El Oro de Cajamarca”. Él es una persona que siempre está en acción haciendo cosas como Mariátegui que tenía la acción escrita. Él está viviendo el teatro en una ciudad que es Lima, que tiene a veces no es el escenario adecuado, si bien Lima ha crecido mucho cada vez hay desinterés por la actividad literaria de buen nivel peor si esta es contestataria. Lo que tenemos que recuperar de Nicolás, decía esta cuestión, que teníamos amigos comunes pero a los diez minutos de conversar con Nicolás ya éramos amigos y también teníamos algo en común, nuestro amor, nuestra pasión por el teatro, él había visto en los 70’ las mismas obras, conocía a los mismos protagonistas de la escena contemporánea de los 70’ de ese entonces y con Nicolás nos hicimos amigos, de ahí que él no tuvo ningún reparo en consultarme a veces sobre publicar sus libros cosa que yo lo animé también incluso he presentado uno de estos dos libros anteriores que les mostré.
Lo que nunca sospeché es que Nicolás se iba a pasar a los versos, de ahí nos sorprende de este libro de título, para mí debe de llamarse Amor & Desamor nada más, así con la i inglesa pero cuando él interviene en el tema de un fulano si está todavía recuperando el tema del personaje, la máscara. Cuando ustedes lean el libro se van a dar cuenta que todos hemos pasado por las escenas, por la actitud, con la parte vivida de estos poemas. Todos hemos pasado por el amor y desamor, esta cuestión que ya también ha mostrado Mirian es que no hay contradicción entre escenas, diálogo o si ustedes quieren espectáculo teatral y poesía. Shakespeare es el personaje más admirado en este caso. Shakespeare es recordado por sus obras teatrales pero pocos leen los sonetos de amor de Shakespeare y los sonetos de Shakespeare son de amor específicamente, es posible que esas fuerzas shakesperianas haya impulsado a nuestro escritor a asumir una actitud así de escribir poesía. Y ya está el libro Nicolás, y ya estás como se dice nuevamente en el escenario como poeta y me toca a mí decirte que lo has hecho bien. Primero porque todos de alguna manera… yo he recordado al leer a Nicolás; yo tengo varios libros publicados de poesía pero que también había escrito poemas románticos de amor dedicados o al desamor a una experiencia, a una aventura que vivimos todos que es el amor, a la relación de amor que tenemos siempre pero también nuestro escritor nos ha puesto una estocada ahí como para que veamos que hay algo más, ha puesto Poemario Urbano, ¿Y lo rural dónde está? Supongo que para el próximo libro, entonces espero. El tema de lo urbano, y ahí es una de las cosas que siempre reclama Nicolás, él siempre que conversa, habla, lo dice incluso en su currículum, él habla que “soy de La Victoria, hincha de Alianza Lima” o sea la urbe está presente en su Back Chrome literario y eso es importante, en eso también podrías parecerte a Shakespeare son surrealista, solo falta que también arme su caravana y vaya por el Perú, creo que no está lejos, alguna vez me explicó como Lucho Álvarez, llevando su circo, su campamento, y ahí empezar hacer teatro llevando la poesía. Por eso que esta experiencia de esta noche que celebramos de tu libro de Nicolás, a mí me permite tener que explicar algunas cosas de dos poemas base, el primero es justamente el primer poema que se llama AMADA…

Amada mía / Soy tu grillo. / Tu gato techero. / Eres mi miel del amanecer. / Mi rosa blanca. / Mi gata ronronera. / Busquemos un destino. / Un rinconcito. / Un cuartito. / Un nidito bonito. / Caminemos juntos de la mano. / Acurruquémonos bajo la luna / Hagamos el amor cuando salga el sol.”

Este es el típico tema en la urbe en los sectores sobre todo urbano en los distritos urbanos populares. Nicolás en eso también es de cerca y ahí entro a tallar con mi profesión de arquitecto. Es que los barrios como La Victoria, Breña, están llenos de avisos donde el amor y desamor está dado, llenos de hostales, de sitios que el personaje de la ciudad reclama para tener un espacio de intimidad. Ya no en la intimidad de los parques de la que hablaba (… Pinto?...) como dice la película peruana o argentina basada en un guion de Julio Cortázar que nadie entendió dicho sea pasa en los 70’, si no que hoy la gente quiere una recepción más íntima, más simple, más directa, más coloquial y este libro reclama eso, algunos de mis amigos que practican la poesía moderna dirán esos versos no ya no en esta época hay que escribir barrocamente, a la manera barroca, hay que poner cosas difíciles, Nicolás no, trabaja ese tema, vuelve a recuperar el lenguaje simple y sencillo, el sencillismo de la poesía, esa escuela, ese estilo que Oliverio Girondo puso en la poesía argentina y en la poesía latinoamericana; la sencillez, la simpleza de las cosas en donde es indudable que está presente el tema del amor, y ustedes al seguir el itinerario del libro van a ir encontrándose con este poeta que muchos dirán que fácil es escribir poesía, pero no, solamente una persona que ha vivido esa experiencia le puede resultar tener eso, y lo hace sin tener a veces el mínimo del sonrojo porque nuestro personaje se ha cuidado de decir que es de un fulano o sea es decir es la experiencia de todos nosotros, de todos los que habitamos la urbe y que somos ciudadanos urbanos y que caminamos por la ciudad, subimos a los carros, vivimos y buscamos también el amor.
Hay otro tema que también me referiré ahí que es este del desamor y que justo lo he separado aquí con el separador que se llama AMORÍOS…

AMORÍOS. Para mi Frida.
-(SE PREGUNTA)- ¿Dices que no sucedió? ¿Qué nada pasó?
¡Ja! -(EL PRIMER EN REIRSE DE HACER EL RIDICULO
EN EL PROPIO TEMA, EN EL PROPIO CONFLICTO)-
Todo el mundo te vio y por hecho lo dio.
Que fuiste con él al lecho de ese hotelucho maltrecho.
¿Qué? Te encontraste de casualidad en ese recodo.
¡Qué casualidad! -(REAFIRMA)-
Todos sospechan que ese furtivo encuentro casual.
Fue planeado con astucia y morbosidad.
Te vieron salir del hostal coqueta y despreocupada.
El galán, salió serio, mudo y con sonrisa quebrada.
Llegaste radiante al paradero como lechuga fresquita.
Llevabas faldita mini, cabello lavado.
Veraniega a mediodía de sol por los 40° grados.
¿Y tu acompañante?
Llegó igual. Limpito. Sin brillo ni sudor en la cara
Después de una buena jabonada.
Los dos a jabón de tocador de hotel barato apestaban.
¡Qué casualidad!
-(AHÍ SUELTA LA CARCAJADA)- ¡Jajajajajajajajajaja!
-(MUY TEATRAL ¿NO?)-
Mi amor. Nada te reprocho.
No hay rencor. No te odio.
Vuelve. Te perdono.
Sabes que te amo con locura.
Te perdono mi linda pecadora de día.
Te perdono mi bella pecadora de noche.
Te perdono mi pecadora mía.

Aquí nuestro poeta recupera el… en realidad para los sectores populares, este es la esencia de la poesía, este es el discurso, este es el gran dilema de la infidelidad o de la fidelidad en la poesía, estos son los grandes debates, estos son temas celestes del amor… porqué tenía que aparecer un Rubén Darío y complicarnos la vida y volver a la poesía más retórica, bueno… yo pienso que y le recomiendo a Nicolás que haga su   …………….  de mayor capacidad porque este libro debe ser leído por los jóvenes que viven, que tienen para retomar su experiencia y llegar a mejores escenarios literarios donde el lector en este caso el personaje, el individuo o como dicen los críticos de literatura académica, el sujeto; el sujeto literario, sufre, vive, padece, esto en el cuento de la ciudad de la ciudad. Yo cuando venía, he cruzado el Paseo Colón, este hermoso Paseo Colón, lo único que nos queda de espacio urbano monumental afrancesado y siente uno la agresión desde la pista que están construyendo, la gente que grita en los carros a Chosica, y entonces creo que Lima ha recuperado una gran tradición que ya está en nuestra literatura, que estaba con Oswaldo Reynoso, con la gente de Hora Zero que recuperó la cotidianidad, las voces populares, creo que Nicolás ha entrado en eso cita él en la retórica de adornando con malas palabras, al contrario ha jugado bien, ha limpiado, ha depurado su lenguaje. Yo saludo este libro de Nicolás que está con una bonita carátula. Me parece que es el primer libro que edita la Cámara Internacional de Escritores y Artistas que es una institución que promete trabajar bastante con la cultura. Entonces saludos también a este grupo porque acá hay un trabajo en grupo de personas. Saludo también a los amigos que intervienen en la mesa y te deseo suerte Nicolás, esperaré el segundo tomo de este libro porque Nicolás no es una persona que se va a sentar, trabaja día y noche, escribe y sueña día y noche, es muy activo, hiperactivo, y estoy seguro que tiene por ahí más trabajos, más cosas, por lo tanto como esta también es mi última presentación de actividades literarias de este año, yo saludo este libro de Amor & Desamor de Nicolás y agradezco a Fanny por haberme también convocado y a todos los amigos que han hecho posible esta experiencia cultural, hacer cultura es muy difícil pero hay que insistir. Lo único que te digo Nicolás como actor no se te vaya a ocurrir ser Ministro, entonces ahí no vas a tener tiempo para seguir escribiendo. Muchas gracias y buenas noches.


 Alejandra María León Palma
Diplomada en Organización de Eventos Sociales y Corporativo
Wedding Planner


Alejandra María León Cadenillas


Buenas noches. Esta es la segunda vez que mi papá me invita para que yo presente uno de sus libros, y voy empezar como lo hice la primera vez, voy a pedir disculpas porque después de lo que he escuchado de los señores aquí presentes me siento bastante corta con mi borrador. Así que no puedo prometerles un discurso tan profesional y académico pero es mi crítica no solamente como su hija sino como una buena lectora. Así que… primero les doy la bienvenida, muchas gracias por estar acá, la verdad es muy importante para nosotros como su familia que nos acompañen, y para los que no me conocen soy Alejandra María León Palma, él es mi papá, soy su hija favorita, obviamente, somos dos y yo soy su única hija. Para aquellos que nos acompañan por primera vez quiero informarles de la misma forma que lo ha dicho nuestra presentadora acerca del currículum de mi papá pero no su currículum profesional sino su currículum amoroso dentro de mis perspectivas:
-Este señor se casó treintañero o sea que ya bastante madurito, había regado su maicito por todo Lima por todo Perú, incluso por alguna tierras del extranjero antes que se casara. Se casó obviamente con la mujer más maravillosa del mundo, mi mami, entonces mi mamá lo acompañó por no decir lo aguantó durante aproximadamente veinte y cinco de matrimonio. Luego de ese tiempo decidieron ellos tomar diferentes caminos. Él viaja a Alemania, regresa a Alemania porque ya había estado ahí, y se casa con una amiga alemana, una señora excelente, toda una dama, muy linda, también actriz. Todo era amor y felicidad allá en Alemania hasta que un día recibo un mensaje dándome aviso que papito regresaba a casa, y como dicen en mi barrio -la alemana le había dado forata- y me lo regresaron a Perú. Así que ahora está viviendo con nosotros, vive conmigo y con mis dos hijos. Papá es un hombre bastante difícil en verdad. Tal vez no tiene suerte en el amor pero ahora tiene dos mujeres en su vida muy importantes, mi hija Mariajosé -su nieta- y yo, la verdad que generalmente me vuelve un poca loca, me saca mucho de quicio, a veces me hace sentir que no tengo dos hijos sino tres porque tengo que estar controlándolo de la misma forma pero mi papá tiene cosas muy buenas, cuando necesito ayuda con los niños él me apoya sobre todo cuando se trata de sus talleres extracurriculares porque él fomenta mucho el arte en este sentido. También me apoya cuando tengo que hacer un trámite, cuando Piero (su nieto) tiene que hacer un proyecto él lo asesora, a veces hasta le hace el trabajo con la intención de ayudar nada más, esos son sus gestos de amor, le trae golosinas a los niños, incluso se ha adueñado de mi gata, ahora mi gata lo quiere más a él que a mí; le compra su comida. Él tiene cosas muy buenas, eso son sus detalles de amor, ahora ustedes dirán: -Ah, que tanto floro, que tiene que ver esto con la presentación del libro ¿no? La cuestión es esta… cuando mi papa me informa de la decisión que había "decidido" escribir un poemario, yo dije – ¡Ay, Dios! Se pudrió todo-. Porque no me imaginaba, no tenía clara la idea, que podía él tener como concepto del amor después de sus relaciones amorosas así que, bueno obviamente como hija -Por supuesto papá te apoyo, muy bien, tú puedes- no es cierto… yo no estaba muy segura de que resultado iba a obtener, así que yo me he guardado… este es el segundo borrador de Poemario Urbano, Amor y desamor de un fulano hasta ahora lo tengo papá, muy importante para mí. También tengo el borrador De Chorrillos hasta las playas de Río, es el segundo porque el primero lo tiene él, supongo. Entonces cuando yo lo leí para mí me quedaron claro muchas cosas. El concepto que él tiene del amor, el concepto que hay en esos poemas en Amor & desamor de un fulano es algo muy actual, muy fresco, muy real, es una descripción muy pegada a la realidad actual que tenemos de las relaciones  amorosas no solamente de parejas, sino también de padres a hijos, de amigos, del sentimiento que tenemos a nuestras mascotas, entonces me hizo como despertar, ver detalles que uno no ve a diario, así que me di cuenta que sí que efectivamente hay muchas cosas reflejadas en este poemario que no decimos actualmente, que no nos atrevemos a decir pero que sí las tenemos ahí solamente que no tenemos la valentía para poder decirlas a las otras personas, ese para mi es el extracto lo que es el amor en el presente en este mundo que tenemos hoy en día tan degenerado, tan malicioso, en donde ese sentimiento se ha devaluado, no lo sabemos apreciar como realmente se merece, así que llegué a reflexionar, me hace replantear muchas cosas ante los pequeños detalles como cuando estoy de repente conversando con algunos amigos en la esquina en mi barrio… cuando veo esos arañazos en el brazo, eso para él es el amor, ahí está representado el amor… arañazos de la gata por si acaso. Y él es un hombre que ante lo demás de repente ha perdido en el amor pero ha encontrado la forma de transformar todas esas experiencias en relatos bastantes conmovedores, algunos muy divertidos también, muy pasionales pero todos llenos de amor y eso se ve bastante reflejado, no son poemas cualquiera porque a mi generalmente la poesía tiene que llamarme mucho al sentimiento para que realmente yo la pueda leer… pero son poemas que te atrapan con mucha facilidad, con mucha rapidez, no son poemas cursis, son historias, historia reales como decía el señor Arteaga, son cosas que nos han pasado a todos, son cosas de la vida real, son pequeñas historias de sus episodios, de sus experiencias de vida y eso están llenos de vida esos poemas. Cuando a mí él me dijo – Sabes que, voy a presentar mi tercer libro, mi poemario, voy a descansar de las escrituras, voy a descansar de escribir, me voy a dedicar más al teatro-. Yo te lo digo delante de todos, yo espero que realmente no lo hagas porque yo estoy segura que una vez que las personas lean el poemario van a querer más, van a querer más y no quisiera que defraudes a nadie. Así que esta no es una invitación, esta es más que nada una oportunidad y si no lo leen ustedes se lo pierden, así que por ultimo papá sabes que estoy orgullosa de ti, te lo he dicho y te vuelvo a decir estoy muy orgullosa de ti, creo que has logrado más de lo que tú realmente te propusiste, has pasado la valla, te has superado a ti mismo y yo sé que tú puedes más ve por más, espero que no te rindas, que no descanses, yo si espero más de ti porque yo sé que tú puedes, así que por último me queda decirles Poemario Urbano, Amor & desamor de un fulano que lo disfruten. Gracias.


Ángel Ricalde Benites
Ilustrador tradicional y digital.
Docente en el Instituto San Ignacio de Loyola - ISIL  y 
Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú - ENSABAP.

Ángel Ricalde Benites


Buenas noches con todos. Para empezar quiero agradecer mucho a Nicolás por la gran confianza que me dio para poder desarrollar e intervenir en su poemario. Ha sido realmente un gran reto para mí poder desarrollar la portada. Bueno… yo trabajo de diferentes maneras, mi arte comprende lo digital y lo tradicional… puede ser con lápices, carboncillos, oleos. Pero escogí las acuarelas porque para mí son una gran fuente de inspiración, son elementos vivos de grandes movimientos, el simple contacto del agua con la pintura en la superficie del papel le da vida. Aparte de los grandes efectos que se pueden llegar a combinar. Algunas personas no tenemos la facilidad de poder escribir poemas pero los artistas nos expresamos de diferentes maneras. Mi forma de expresar y poder decir cosas bastantes intimas, cosas que realmente siento lo hago mediante el dibujo, mediante la ilustración. Como dije no tengo la facilidad de poder hacer poemas como Nicolás, que en realidad me gustaría, hago el intento algunas veces. Cada ilustración que yo tengo tiene un trasfondo, una historia y trato de describir algunas partes que comprende todo porque es un todo lo que se quiera representar, obviamente hay muchos sentimientos, puedo estar feliz, puedo estar triste y en realidad en los momentos que más he podido crear han sido cuando he estado triste. Después de leer el poemario he recordado muchas cosas, aparte que justo yo estaba pasando por una situación parecida cuando estuve leyendo repetidas veces el poemario y me identifiqué con muchos poemas dentro de ellos están AMOR, que me gustó muchísimo y el otro que me gusto bastante fue BRUJA. Me basé en estos dos poemas para poder desarrollar la pintura, para poder ilustrar. Al comienzo me costó un poco poder interpretar más o menos poder demostrar lo que es sentirse al formar lazos tan íntimos, tan fuertes con otra persona. A todos nos han roto el corazón. En un momento hemos formado vínculos, lazos fuertes, algunos pudieron haber sido recíprocos, algunos no, los que más se recuerda son los que nos hirieron, los que no fueron correspondidos y alguna vez hemos estado en ambas situaciones, nos han correspondido o tal vez no hemos correspondido a la persona que creo esos vínculos con nosotros. Como les conté al principio yo estaba pasando por una situación parecida y esto me ayudó bastante. Me dije: -Bacán, también están sufriendo, qué chévere-. En realidad estar dolido me sirvió bastante, me ayudó muchísimo este sentimiento, más aun se enfatizó al leer varias veces los poemas que León había plasmado en el poemario. Lo leí muchas veces, le di varias vueltas y en una madrugada… les cuento parte de la historia… una madrugada estuve conversando con esta chica que yo había creado estos vínculos que no eran correspondidos de la misma manera, le envié estos dos poemas, le gustaron muchísimo pero me dio una opinión bastante clara acerca del poema BRUJA. Ella no podía entender como las personas podían crear vínculos o lazos tan fuertes con otras personas, entregar tanto, entregar demasiado sabiendo que puedes perder. Le pregunté sí se había enamorado alguna vez, dijo que no. Puse carita triste. Yo si me he enamorado algunas veces. Le comenté como uno entrega tanto, como uno arriesga tanto sabiendo que en las manos de la otra persona está prácticamente todo lo que entregas y si no eres correspondido sacas las manos y simplemente caes. -¿No es cierto? Entonces es algo bastante fuerte-. Yo le comenté algunas experiencias, algunas cosas que ella tal vez no entendía y hasta ahora no puede entender, espero que entienda más adelante, todos los golpes enseñan muchas cosas. Después de haber conversado acerca de los poemas me quedo muy claro dos palabras: lazos y entrega. En ese momento tuve una idea más clara como plasmar, como poder hacer la pintura. Deje de hablar y me puse hacer algunos bocetos, creo que la chica se resintió… pero yo necesitaba en esos momentos empezar a hacer bocetos, ilustrar y poder darle vuelta al asunto hasta que tuve uno de los primeros bocetos que fue este de aquí, está en la contraportada.





¿Y por qué escogí este tema de la piel? Ustedes ven que los personajes están unidos, han creado lazos, están ligados por la piel, uno de ellos es el personaje masculino y se le ve como el más afectado. Yo traté de ilustrar cuando se resquebraja la relación. Al personaje masculino se le ve afectado y el personaje femenino, no. También podía haber sido a la inversa. ¿Por qué escogí la piel? En este caso los une. La piel es algo tan delgado que nos protege mucho pero es bastante delicada. La piel se puede resquebrajar y quedan cicatrices y todos tenemos cicatrices de todo lo que hemos pasado en esta vida. 





También hay un tema con los colores; los colores rojos, amarillos que son los colores cálidos en el esquema cromático nos indican mucha pasión, fuerza, intimidad, entonces desde el centro de la ilustración hay un color bastante intenso, el rojo. En la parte exterior ya tenemos un color medio purpura que son colores fríos que están relacionados con el hielo, con el agua, la tranquilidad, calma, la pasividad, como se pierde esa pasión en algún momento. Si vemos el personaje masculino es bastante intenso, aparte del gesto que es intenso también, los colores rojos que abundan en él lo señala como una persona que tiene mucha entrega. La chica también tiene mucho rojo, muchos colores pasionales pero opté por pintarle el cabello de color azul que es un color frío. Ahí es donde entra el contraste de la chica pues tiene menos fuerza, menos pasión.
En realidad a mí me gustó mucho poder hacer está pintura, hay mucho de mí en esta ilustración y mucho de lo que pude haber interpretado dentro de todo lo que Nicolás a escrito. Básicamente esto ha sido la historia como pude haber llegado a esta conclusión de la ilustración de la portada del libro. Muchísimas gracias a todos.



Nicolás Daniel León Cadenillas
Actor, director, escritor, poeta


Nicolás Daniel León Cadenillas


Buenas noches, muchas gracias por acompañar a este poeta de barrio. Soy escritor de barrio popular.
En los días pasados cuando estaba haciendo propaganda y vendiendo pre-venta, me dijeron -¿Cómo es la secuencia de tu poemario Amor & Desamor?-. Fácil –respondí- No todos los poemas que he escrito son actuales, hay poemas muy antiguos, otros más viejos, otros que estaban dormidos que los he despertado zarandeándolos. La secuencia es el amor, la pasión y el desamor. Es el ciclo eterno que siempre se da en la vida.
Otrosí: Ni bien conocieron la pintura de Ángel Ricalde Benites, pegué la carátula en mi muro Facebook. Otro problema. Me recriminaron, me dijeron que la ilustración era obscena y de mal gusto. -¿Cómo es posible esos dibujos, dos calatos que se les ve el poto, los huesos, las venas, la sangre, los nervios? Esa imagen es fea, terrible, grosera, grotesca. ¿Qué has tratado de representar?-. Respondí – ¿Cuál es el problema? Adán y Eva caminaron calatos, calatitos. Después fueron expulsados del Edén y tuvieron que trabajar… lo más triste es que nos fregaron a nosotros que ahora tenemos que trabajar para un administrador, empresario, productor, intermediario, etc. Bueno, trabajamos con amor- Hice pausa y reflexioné, dije –No, no, un momentito. ¿Por qué calatos? Porque calatos nacimos, calatos amamos, calatos calatitos morimos… nos vamos… también calatitos amamos con alma, corazón y vida.






Después de esta breve introducción voy a leer lo preparado para esta noche:
Como alumno de primaria y también en la secundaria nunca salí a recitar una poesía ni un poema. Mucho menos escribir un verso. Conmigo no era. Y en esa época de escolar era obligatorio aprenderse un poema para cada fiesta festiva cívica militar religiosa. Aprender un poema para cada aniversario; por el día de la madre, del maestro, del colegio, por fiestas patrias; por nuestros héroes, Grau, Bolognesi, Alfonso Ugarte que dio lauros al Perú. Por el mes morado del Señor de los Milagros, la Batalla de Tarapacá, etcétera. Y en ese trajín poético pasé por agua tibia, raspando, con las justas, y si no me soplan repito en la Gran Unidad Escolar.
Cuando ingresé a la Universidad –en los efervescentes años ’70- tuve la suerte que una señorita alumna, perdón, la mejor alumna del ciclo –y por añadidura la más bonita- se fijara en mí. Por ese gran motivo comencé a estudiar por primera vez en mi vida. Por ella estudiaba para no quedar mal con el círculo de amigos estudiosos, y por ella volví a escuchar las dulces palabras que eran muy ajenas a mi vocabulario: “Poema, poemario, poesía, estrofa, verso, rima, ritmo”. Cuando se acabó el encanto, la defraudé terriblemente porque abandoné los estudios universitarios; a manera de despecho, la dulce y bonita alumna me dictaminó: ¡Nunca vas a leer mis poemas! Dio media vuelta y desapareció. La profecía se cumplió porque hasta este momento no he leído ninguno de sus poemas.
Hablar de versos era para mí como hablar del libro Álgebra de Baldor y sus cuchucientos problemas. Terrible. Pasaron varios años, y otra tortura sufrí con las “obras de teatro en verso” de los grandes dramaturgos españoles del Siglo de Oro, esto fue en mi Alma Mater en la Escuela Nacional de Arte Dramático.
Seguían corriendo los años y gracias a la diosa Fortuna me aceptaron en el emblemático Grupo “Homero, Teatro de Grillos” y en una fecha que aún no puedo acordarme se habló de los grandes amores de la historia y de la imaginación. Por ejemplo: Josefina y Napoleón. Sansón y Dalila, Romeo y Julieta, Adán y Eva, Manco Cápac y Mama Ocllo, etc. La excelente actriz Aurora Colina en una de sus salomónicas intervenciones me recomendó leer “El Cantar de los Cantares”, me sorprendí, yo sabía que ella no creía en diositos celestiales. Pero si creía en los bienaventurados dioses de las artes y en Dionisio, dios del teatro y del buen vino. Esa misma noche abrí la Biblia, era la segunda vez en toda mi vida que tenía la Biblia en mis manos, busqué el Cantar y en mi camita leí de un solo tirón El Cantar de los Cantares conocido como “el poema más sublime”… después de la lectura, reflexioné… me gustó, me impactó. Increíble pero cierto… el amor terrenal de dos mortales en su máxima expresión y en un hermoso lenguaje poético sensual… y en las Sagradas Escrituras. Aleluya.
Ahora, más de cuarenta años de aquella famosa lectura, el tema siguió latiendo en mi mente. Me pregunté – ¿Cómo llegué a esta parte del camino? La respuesta es simple: -Gracias a la vida, viviendo, sufriendo, riendo, llorando, gracias a mis soledades y muchas despedidas-. Hablando como varón, en vez de llorar, escribí…  escribí como se escribe un tango, con llanto y sangre. Porque el tango es macho.
El Poemario Urbano, Amor y Desamor de un Fulano no es parecido al Cantar de los Cantares, no es igual, tampoco es plagio, ni copia; repito, no es nada parecido… Amor y desamor de un fulano es una versión de amor de barrio popular. Explico:
-“Los siguientes poemas de Amor y Desamor tratan de acercarnos al espejo de la vida cotidiana, reflejar los pormenores del amor de barrio en su vaivén diario de pasión, arrumacos, lujuria, peleas, conflictos, odios, amistes y por último, la irremediable separación; terminando el ciclo amoroso en una profunda depresión y soledad. Pero como el amor lo puede todo este renacerá de sus cenizas cual ave Fénix repitiendo los designios de Eros”-.
Como anécdota les cuento que a principios de año –enero 2016- me invitaron a un Primer Encuentro de Escritores y Poetas Interdistrital y Anexos, a los organizadores del Municipio les comuniqué que tenía un poemario inédito. No me respondieron nada. Después me enteré que ninguno de los burócratas del Departamento de Cultura sabía un ápice de cultura. Sin respuesta alguna preparé mi maletín con mis libros y cuentos de barrio… tomé mi poemario, leí un poema, me di el valor suficiente para llevarlo conmigo al Encuentro Interdistrital. Me despedí de mamita -¿Adónde vas?- me preguntó - A un Encuentro de Poetas- le respondí. – ¿Qué, también eres poeta?- replicó y sonrió irónicamente. -¿Quieres escuchar uno de mis poemas? - sin esperar respuesta leí varios a manera de ensayo. Cuando terminé mamita se sonrió, me dijo: - Están bonitos, poemas sin poesía, muy real, lo bueno que no tienen tantas groserías como tus libros-. En el lugar de los hechos, me codeé con poetas consagrados. Gran satisfacción personal fue que mis poemas de mi Poemario Urbano pasó la prueba de fuego, gustó, principalmente gustó al grueso del público juvenil y femenino que nos acompañó en esa calurosa tarde de cultura interdistrital.
Para terminar leeré un par de poemas, solo, a cappella, y leeré otro par acompañado de mi hija Alejandra María León Palma…
BRUJA. Eres mi poeta, mi diosa, mi bruja. // En tus garras, con amorosos versos, caí. // Con sigilo, mandatos divinos, me aclimataste. // Me absorbiste con melosos conjuros. // Trastocaste mi ánima, mis sesos, mi todo. // Bruja, hechicera, rejuveneciste mi ser, // Mi saber, mis bondades, // ¡Ah! Y también mis maldades.
Muchas gracias, esto es todo por hoy. A propósito cada poemario lo estamos vendiendo a precio popular: Diez Soles. Muchas gracias. Gracias.

Nicolás Daniel León Cadenillas
Lima, o6 de diciembre, 2016.

Presentación “Poemario Urbano, AMOR y DESAMOR de un Fulano” de NDLeón

Presentación “Poemario Urbano, AMOR & DESAMOR de un Fulano” de Nicolás Daniel León Cadenillas en la Casa Museo José Carlos Mariátegui.

Buenas noches, muchas gracias por acompañar a este poeta de barrio. Soy escritor de barrio popular.

En los días pasados cuando estaba haciendo propaganda y vendiendo pre-venta, me dijeron -¿Cómo es la secuencia de tu poemario Amor & Desamor?-. Fácil –respondí- No todos los poemas que he escrito son actuales, hay poemas muy antiguos, otros más viejos, otros que estaban dormidos que los he despertado zarandeándolos. La secuencia es el amor, la pasión y el desamor. Es el ciclo eterno que siempre se da en la vida.

Otrosí: Ni bien conocieron la pintura de Ángel Ricalde Benites, pegué la carátula en mi muro Facebook. Otro problema. Me recriminaron, me dijeron que la ilustración era obscena y de mal gusto. -¿Cómo es posible esos dibujos, dos calatos que se les ve el poto, los huesos, las venas, la sangre, los nervios? Esa imagen es fea, terrible, grosera, grotesca. ¿Qué has tratado de representar?-. Respondí – ¿Cuál es el problema? Adán y Eva caminaron calatos, calatitos. Después fueron expulsados del Edén y tuvieron que trabajar… lo más triste es que nos fregaron a nosotros que ahora tenemos que trabajar para un administrador, empresario, productor, intermediario, etc. Bueno, trabajamos con amor- Hice pausa y reflexioné, dije –No, no, un momentito. ¿Por qué calatos? Porque calatos nacimos, calatos amamos, calatos calatitos morimos… nos vamos… también calatitos amamos con alma, corazón y vida.


De izq. a derecha: Ángel Ricalde Benites, Alejandra María León Palma, 
Nicolás Daniel León Cadenillas, Armando Arteaga Núñez, 
Mirian Caloretti Castillo y Fanny Del Rocio Palacios Izquierdo.


Después de esta breve introducción voy a leer lo preparado para esta noche:

Como alumno de primaria y también en la secundaria nunca salí a recitar una poesía ni un poema. Mucho menos escribir un verso. Conmigo no era. Y en esa época de escolar era obligatorio aprenderse un poema para cada fiesta festiva cívica militar religiosa. Aprender un poema para cada aniversario; por el día de la madre, del maestro, del colegio, por fiestas patrias; por nuestros héroes, Grau, Bolognesi, Alfonso Ugarte que dio lauros al Perú. Por el mes morado del Señor de los Milagros, la Batalla de Tarapacá, etcétera. Y en ese trajín poético pasé por agua tibia, raspando, con las justas, y si no me soplan repito en la Gran Unidad Escolar.

Cuando ingresé a la Universidad –en los efervescentes años ’70- tuve la suerte que una señorita alumna, perdón, la mejor alumna del ciclo –y por añadidura la más bonita- se fijara en mí. Por ese gran motivo comencé a estudiar por primera vez en mi vida. Por ella estudiaba para no quedar mal con el círculo de amigos estudiosos, y por ella volví a escuchar las dulces palabras que eran muy ajenas a mi vocabulario: “Poema, poemario, poesía, estrofa, verso, rima, ritmo”. Cuando se acabó el encanto, la defraudé terriblemente porque abandoné los estudios universitarios; a manera de despecho, la dulce y bonita alumna me dictaminó: ¡Nunca vas a leer mis poemas! Dio media vuelta y desapareció. La profecía se cumplió porque hasta este momento no he leído ninguno de sus poemas.

Hablar de versos era para mí como hablar del libro Álgebra de Baldor y sus cuchucientos problemas. Terrible. Pasaron varios años, y otra tortura sufrí con las “obras de teatro en verso” de los grandes dramaturgos españoles del Siglo de Oro, esto fue en mi Alma Mater en la Escuela Nacional de Arte Dramático.






Seguían corriendo los años y gracias a la diosa Fortuna me aceptaron en el emblemático Grupo “Homero, Teatro de Grillos” y en una fecha que aún no puedo acordarme se habló de los grandes amores de la historia y de la imaginación. Por ejemplo: Josefina y Napoleón. Sansón y Dalila, Romeo y Julieta, Adán y Eva, Manco Cápac y Mama Ocllo, etc. La excelente actriz Aurora Colina en una de sus salomónicas intervenciones me recomendó leer “El Cantar de los Cantares”, me sorprendí, yo sabía que ella no creía en diositos celestiales. Pero si creía en los bienaventurados dioses de las artes y en Dionisio, dios del teatro y del buen vino. Esa misma noche abrí la Biblia, era la segunda vez en toda mi vida que tenía la Biblia en mis manos, busqué el Cantar y en mi camita leí de un solo tirón El Cantar de los Cantares conocido como “el poema más sublime”… después de la lectura, reflexioné… me gustó, me impactó. Increíble pero cierto… el amor terrenal de dos mortales en su máxima expresión y en un hermoso lenguaje poético sensual… y en las Sagradas Escrituras. Aleluya.

Ahora, más de cuarenta años de aquella famosa lectura, el tema siguió latiendo en mi mente. Me pregunté – ¿Cómo llegué a esta parte del camino? La respuesta es simple: -Gracias a la vida, viviendo, sufriendo, riendo, llorando, gracias a mis soledades y muchas despedidas-. Hablando como varón, en vez de llorar, escribí…  escribí como se escribe un tango, con llanto y sangre. Porque el tango es macho.

El Poemario Urbano, Amor y Desamor de un Fulano no es parecido al Cantar de los Cantares, no es igual, tampoco es plagio, ni copia; repito, no es nada parecido… Amor y desamor de un fulano es una versión de amor de barrio popular. Explico:

-“Los siguientes poemas de Amor y Desamor tratan de acercarnos al espejo de la vida cotidiana, reflejar los pormenores del amor de barrio en su vaivén diario de pasión, arrumacos, lujuria, peleas, conflictos, odios, amistes y por último, la irremediable separación; terminando el ciclo amoroso en una profunda depresión y soledad. Pero como el amor lo puede todo este renacerá de sus cenizas cual ave Fénix repitiendo los designios de Eros”-.

Como anécdota les cuento que a principios de año –enero 2016- me invitaron a un Primer Encuentro de Escritores y Poetas Interdistrital y Anexos, a los organizadores del Municipio les comuniqué que tenía un poemario inédito. No me respondieron nada. Después me enteré que ninguno de los burócratas del Departamento de Cultura sabía un ápice de cultura. Sin respuesta alguna preparé mi maletín con mis libros y cuentos de barrio… tomé mi poemario, leí un poema, me di el valor suficiente para llevarlo conmigo al Encuentro Interdistrital. Me despedí de mamita -¿Adónde vas?- me preguntó - A un Encuentro de Poetas- le respondí. – ¿Qué, también eres poeta?- replicó y sonrió irónicamente. -¿Quieres escuchar uno de mis poemas? - sin esperar respuesta leí varios a manera de ensayo. Cuando terminé mamita se sonrió, me dijo: - Están bonitos, poemas sin poesía, muy real, lo bueno que no tienen tantas groserías como tus libros-. En el lugar de los hechos, me codeé con poetas consagrados. Gran satisfacción personal fue que mis poemas de mi Poemario Urbano pasó la prueba de fuego, gustó, principalmente gustó al grueso del público juvenil y femenino que nos acompañó en esa calurosa tarde de cultura interdistrital.


Nicolás Daniel León Cadenillas


Para terminar leeré un par de poemas, solo, a cappella, y leeré otro par acompañado de mi hija Alejandra María León Palma…

BRUJA. Eres mi poeta, mi diosa, mi bruja. // En tus garras, con amorosos versos, caí. // Con sigilo, mandatos divinos, me aclimataste. // Me absorbiste con melosos conjuros. // Trastocaste mi ánima, mis sesos, mi todo. // Bruja, hechicera, rejuveneciste mi ser, // Mi saber, mis bondades, // ¡Ah! Y también mis maldades.

Muchas gracias, esto es todo por hoy. A propósito cada poemario lo estamos vendiendo a precio popular: Diez Soles. Muchas gracias. Gracias.

Nicolás Daniel León Cadenillas
Lima, o6 de diciembre, 2016.

El Marqués y la Gitana - La Leyenda Urbana. NDLeón.

El Marqués y la Gitana - La Leyenda Urbana. NDLeón.

Papá Noel, viejo desgracia’o
Nos traes regalos del año pasa’o.
Un balón pincha’o y un chicle masca’o 
Ojalá los renos te dejen por ahí tira’o.


Después de una larga expedición por la costa, sierra y selva de América del Sur, opté por regresar a casita. En todo este tiempo de ausencia de la casa materna visité iglesias, ruinas, montañas, valles y cruces de los pueblos más alejados de las ciudades capitales. Regresé a mi barrio querido esperando descansar física y mentalmente, hacer una pausa sabática, cargar energías y volver a viajar, en esta oportunidad a la bella ciudad de Cajamarca, me esperaba un contrato de película y yo esperaba el adelanto, pues, tenía fuertes dolores en los bolsillos, ya que estos no reconocían los nuevos soles de hoy en día.

Desde una de las esquinas de la alameda palermitana; al lado de los gasfiteros, cambistas, timberos; veía los adornos de paz y navidad; terribles muñequitos de papánoeles, pinos y copos de algodón como nieve en las ventanas y puertas de los inmaculados vecinos. Se acercaba con fuerza el inicio del verano tropical y el nacimiento del niño Jesusito. El ambiente navideño se notaba en el mercado. Los vecinos que nunca saludaron en todo el año ahora tenían caras de buenitos. Hasta el más bandido, trafero y estafador tenía carita de angelito. La sacavueltera tenía carita de sor madre superiora. ¡Oh, cuánto amor, Dios mío! 



Boulevar Palermitano Victoriano.


En esta memorable fecha mi vía crucis siempre se repite año tras año. Con cuidado metí lentamente la mano al bolsillo izquierdo de mi pantalón de media estación y regresé a mi triste realidad. Saqué de mi billetera mi amuleto, un billete de diez dólares para cambiarlo a soles. Con la cara compungida entregué el billete. En ese preciso momento escuché un silbido conocido, era mi compadrito Mané, el gran arquero de fulbito macho. De jóvenes nunca jugamos en el mismo equipo siempre fuimos rivales, recuerdo que me malogró las mejores jugadas en el Mundialito de la Canchita de La Cuadrada. Mané fue una gran muralla, un bastión, máximo baluarte de los equipos que defendió.

-¿Maestro, cuándo has llegado?- me preguntó.
-Compadrito de mi corazón, hace una semana, estoy esperando mis pasajes para irme a Cajamarca, Celendín y Chota. La tierra de mis ancestros.
-Siempre me acuerdo cuando les ganamos, yo pateé el penal.
-Si me acuerdo pero ya es hora que cambies de disco, no jodas... de chiripa entró la bola... ja ja ja... fue un partidazo. 
-Te invito un par de chelas...
-No, gracias, tú sabes Mané que yo no tomo... chelas. Puede ser un aguardiente de caña- le recalqué.
-Yo paso. Te invito unas yuquitas con su jugo especial. ¿Te quedas para siempre o arrancas para no volver?
- ¿Volver? Volver con la frente marchita las nieves del tiempo platearon mi sien. Sentir que es un soplo la vida que veinte años no es nada que...
-¡Contesta carajo!
-No, por el momento no tengo planes para viajar al extranjero. Ya estoy viejo, hay arrugas en mi frente, mis pupilas tienen un débil mirar y mis labios…
- Temblorosos y arrugados saboreando están los besos que ayer dieron y hoy no dan jajajajaj... loco de mierda, oe, tu hermano me regalo un libro tuyo de ti. Puta que'stá bacán. Yo no sabía que escribías compadrito lindo. Primera vez que leía algo tuyo. Tú sabes que yo leo todo comparito. Yo también cuento cuentos pero no escribo nada. Me los sé de memoria. Tengo un cuentito cortito bien trome, te lo cuento y tú lo escribes bonito. Te ganas alguito.
-Aguanta el carro... espera, acá tengo una grabadorita... me costo un ferro en Mesa Redonda. Uno... dos... tres... probando... probando, probando... ya, habla...
-Hee... humm... ¿tá grabando, no?
-¡Háaablaa! Normal no más... como quien chelea...
-Había un pata... que mentía... yo le decía... no me interesa... no me interesa lo que tú hagas es tu vidú de tu vivir de tu vida... tú vives así... es tu vida, no me interesa... ¡Cuñao, con este aparatito me pongo nervioso! ¡Me trabo!
-¡Ya!- guardé la grabadora en mi bolsillo de la camisa -ahora destrabate... ya no la vez, comienza del inicio de su principio... a mí cuentame la historia...  je je je, éte güeva triste...
-La verdad... esa es la verdad... esa es la güevada. La cojudez... la cojudez es que yo sabía, este pechito sabía... yo sé... él creía que yo no sabía... que era un secreto para todo el mundo...

Fueron varios los intentos hasta que por fin llegó al final de su historia.

-Cuando tenga tiempo lo corrijo y te lo mando. No te preocupéis, Dios proveerá. Otro día yo te invito un par de chelas negras. Mis bendiciones mi querido amigo. Saludos para la familia- me despedí amicalmente con un fuerte abrazo. Cuando había caminado cincuenta metros de distancia reaccioné –¡Oe huevón  y las yuquitas y el jugo que me ibas a invitar!-.
- ¡Lo dejamos pa’otro día! ¡Chao!

Pasó dos semanas y corregí el cuentito. No le vi gran cosa, sólo aprendí una gran cantidad de adjetivos suaves y cariñosos que podía utilizar más adelante. Mi estilacho es más grosero, hiriente e irónico. Bueno, cada uno tiene su estilo peculiar de decir las cosas. Chequeé nuevamente las faltas de ortografía y lo mandé virtualmente por facebook.

"La siguiente historia fue narrada por Jesús Manuel Obrero Espinoza en el Bulevar Palermitano. Sentado, aturdido y abrumado por la duda, triste y sin fe, entre copas y copas de guarapos, chelas de cortesía, chicha en poto, chismes y groserías".

"Confesiones de Mané, el casi decente" de Jesú Mané.
"Escucha hermano mío esta triste y horrible confesión... lo juro por la beatita, por mi madrecita linda que esta es la verdad verdadera... esta es la güevadita. La cojudez es que yo sé algo que él creía que yo no sabía, que era un secreto para todo el mundo… pero yo ya lo sabía, aparte que la señora, la secreta amante confidente del profesor Salomón Patachín, me dijo: –Jesumané, esto es así o asá, así o así… yo la he visto, la vi al pasar, fue de casualidad, la vi por la ventana, como olvidar a esa gorda mondongona… yo estaba parada en la entrada, quise hablar, mejor no –pensé- otra vez será, que otra vez será, tierno amanecer, sé que nunca más. Como olvidar aquel momento en que la vi- observé detenidamente a esa gordinflona chata cachetona levantarse la agenda, los fajos de billetes, las alcancías de lata del cajón del armario, todo metía en su carterón; revisó los cajones del ropero, de la mesita de noche, se levantó las velitas de la virgencita, palmeó los almohadones, volteó los colchones, nada respetó-. ¿Y ese señor? Bien bacán de chaleco, jefe y campana. Válgame Dios. ¿Quién es la cachetona? La esposa de ese vil ladrón, mentiroso, comisionista, difamador, choro, sinvergüenza, flojo de mierda, imbécil, timador, cabrón, corrupto, vendido, aprovechado, cara dura, falso, inútil, pesetero, arrastrado, maricón, estafador, vago de mierda, saqueador, oportunista, embaucador, tramposo... hijo de la gran puta y 'arreiglador'...". "En el facebook todo el mundo escribe sus verdades… y la Monchi opinó -María Magdalena, tienes que hablar con el Marqués y la Gitana-… la cagó, nadie sabía quiénes eran… se suponía quien era pero no se decía, la Monchi dijo nombres... largó toda la güevadita... y un montón de patas que yo no los conozco, allegados de él, se quedaron picones… para mí como las güevas… explicaciones le di a mi esposa y también al Padrino, hablé con él con las manos ocupadas, cargaba la Biblia en la mano derecha y en la mano izquierda sujetaba un botellón de Whisky Johnnie Walker Etiqueta Azul, y respetuosamente le aclaré -Jefe, nada es personal jefe, usted que me conoce que soy derecho no dude de mí, son sólo negocios-. El Padrino, circunspecto me respondió -Cada hombre tiene su propio destino y ese no cambia-. Me invitó escuchar Misa, accedí, subimos a su camionetón 4x4 y nos dirigimos più velocemente a la Santa Misa de Gallo en la Basílica Catedral a rezar por estas almas podridas y malditas del barrio y sucursal". Mané

Para no tener problemas y no se tergiverse en chismes, dimes y diretes, escribí las clásicas frasesitas de telenovela:

"Los nombres y lugares han sido cambiados para proteger la identidad de sus verdaderos protagonistas." "Todo parecido con la realidad es mera coincidencia." "Los hechos y/o personajes son ficticios, cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia."

Seguidamente arreglé mi maleta con ponchos, chullos, guantes, medias de lana, calzoncillos largos y más medias para estar listo para la gran retirada. Y gracias a Dios me retiré a tierras norteñas andinas lejanas, llenas de campiñas verdes, de colores y amores.

Pasó una semana, en el octavo día a las seis de la mañana mi hermano Jorge Francisco me comunicó por celular que había una pareja de vecinos que estaban ofendidísimos con el insulso e inofensivo cuento. Que este cuentito se había convertido en una estrella viral. Ellos se sentían aludidos por todo lo que decía la narrativa de fantasía. Llegué en menos de lo que canta un gallo, exactamente a las once de la noche. 

Efectivamente, una procesión familiar me esperaba en la puerta de mi residencia laboral. El señor golpeaba con fuerza el portón de metal. Lo secundaba su señora gritando groserías con rabia. Solo faltaba que escupiera espuma de la boca. Aparte de la chabacana pareja, se encontraban sus hijos, hijos políticos, sobrinos y sobrinas, ahijados y ahijadas, varios vecinos no gratos, dos gatos y un perrito con pedigrí que ladraba insistentemente al compás de los gritos y alaridos de sus amos. Sin más preámbulos ni saludos por cortesía recibí fuertes adjetivos negativos.

-Buenas noches… el timbre no está malogrado… ¿Por qué tanto escándalo? Van a despertar a todos los vecinos, más respeto por favor…
--¡Oye pavazo de mierda! ¿Tú qué chucha tienes conmigo?
-Demorate un poquito, yo no soy del Cristal ¡Nada de pavazo!
-¿Güevón maricón de mierda, arrastra'o, cuánto te ha pagado ese miserable ese para que escribas esas cojudeces concha‘esumare?- me cuadró el macho machote jefe de la familia.
-¡Qué va a pagar ese muerto de hambre, no tiene ni donde caerse muerto!- gritó una jovencita de pelo pintado a lo prostivedette.
-Hermano, ante todo, buenas noches, yo recién llego de viaje, no sé nada de lo que están hablando. Este mes no he escrito nada, nada de nada, ni en periódicos, ni revistas...
-¡No te hagas el cojudo ni ocho cuartos, idiota de mierda! ¿Y lo qué está en el feisbú, qué chucha es, no te hagas el güevón?
-¿Facebook? ¿Dónde, en qué muro?
-¡Qué muro ni muro güevón en el feisbú! Lo que has puesto pe‘: Mondongona, gorda, grasosa, ladrón, mentiroso; ya no te acuerdas güevón... difamador, choro… ¡Pendejo eres!... El Marqués y la Gitana... ¿Qué chucha es?
-¿Ah, eso? Eso no es mío, eso tiene firma de Jesús Mané, yo solo lo he corregido, yo no soy el relator, el inventor, el narrador. Ahí bien clarito dice: "La siguiente historia fue narrada por Jesús Manuel". Yo lo que hice fue grabar el cuento, lo grabé y lo pasé a WordPad, corregí las faltas de ortografía, sintaxis, semántica, algo sencillo, terminé y lo mandé por facebook. El relator es otro; yo sólo soy el corrector, el corrector de estilo.
- ¿Osea que tú no sabes ná?- preguntó con los ojos desorbitados el lisuriento señor.
- Pero qué tengo que saber. Te vuelvo a repetir, el cuento fue narrado por el narrador... yo sólo he cumplido la función de transcriptor, no soy el escritor, soy el que ha tecleado las teclas del ordenador... el corrector de estilo. Por favor, entiende.
-¡No te hagas, tú eres vivo... bien vivo eres!- me gritó la sebuda Madame.
- Por la Misericordia de Dios todos somos seres vivos... si todo este problema es virtual, escribe una respuesta virtual en Twitter o en Facebook, pega una respuesta en tu Muro y asunto arreglado. Como hacen los políticos y miles de personas hoy en día. "Bienaventurados los que trabajan por la paz porque ellos serán llamados hijos de Dios".
-¿Qué cosa? ¿Qué cosa has dicho? ¿Hijo de Dios? ¡Faltoso eres... respeta... no te pases! ¡Eres vivo!
-Reflexionemos, no creo que estoy hablando mal. Nosotros somos seres vivos e inteligentes. No actuemos precipitadamente. Estamos discutiendo por tonterías. Pongamos a Francisco como testigo. Okay.
-¡Carajo, güevón, tu hermano va a salir a tu favor!
-Francisco, Nuestro Santo Padre y pongamos también a Nuestra Señora de Guadalupe y a Nuestra Señora de Las Victorias como testigos.
-¡Sube al carro! ¡Sube al carro! ¡Vamos aclarar esto!- sin respeto me tutearon a gritos.
-¿Para qué? ¿Qué tiene que ver el carro en este asunto? Por lo que he leído y mecanografiado no figura ningún nombre, ni un sobrenombre conocido. Solo dice el Marqués y la Gitana, nombre inventados por decir algo. ¿No me digas que tu eres "gitana"? ¿De Dónde?
-¡No! ¡Yo no soy gitana!- respondió la incendiada dama.
-¿Alguna vez has robado?
-¡No! ¿Tú eres vivo, no?- gritó nuevamente muy enfadada la dama- ¿Acaso tengo cara de gitana, de ladrona? ¡Responde! ¿Tengo cara de ladrona?
-Desde mi punto de vista artístico surrealista abstracto... ¡Sí!... para mí tú tienes cara de ladrona; cuerpo de jugadora profesional; manos de cleptomaníaca y...
-¡Yo no soy ladrona, maldito, yo no soy la Gitana!
-¿Entonces, por qué estamos peleando, Dios Mío?- buscando paz miré al cielo, pregunté al iracundo y exacerbado esposo tratando de poner calma –Punto uno: La señora dice que no es la Gitana. Punto dos: ¿Adónde queremos llegar con el cuento?-.
-¿Eres gracioso, no? ¿No me digas que tú no sabías?- me respondieron con tono bastante  amenazador.
-¿Oye, tú te sientes aludido de qué, por qué, que qué, tú eres ladrón, estafador, mentiroso, cutrero? - sin alterarme pregunté para bajar los ánimos caldeados.
-¿Tú sabes que yo e’robao?
-Hasta el momento no, si estás libre de pecado tira la primera piedra, que me preguntas a mi. ¿Quién soy yo para juzgar? Yo solo sé lo que nada sé.
-¡No te vayas por las ramas güevón! ¡Has puesto Marquézz!- me respondió con furia contenida el padre de familia.
-¿Desde cuándo acá hay un Marqués en el barrio? ¿Marqués de quéee? ¡Carajo, ni yo, a mucha honra tengo el orgullo de ser Cajamarquéz y soy feliz, de haber nacido en la tierra del sol, donde el inca legó la herencia de su valor. Yo tengo familia cajacho, shilica, chotana. ¡Oye, güevas triste, yo te conozco de chiquito, conozco muy bien tus nombres, tus apellidos y tus chaplines. ¡Cabeza de panetón! ¡Cabeza de maceta! ¡Calabaza, calabazón! ¡Cerebro Cerebrón! ¡Entiende, tú no eres el protagonista de nada! ¡Nadie habla de ti! ¿Qué tanto jodes? ¡El personaje en cuestión es ficción pura imaginación!- se produjo un silencio- ¡Aleluya!- pensé que acababa la discusión pero no, una vocecita siguió echando leña al fuego.
-Mi tío padrino es el "Marquezz"... - gritó la juvenil huachafita gringa al pomo.
-¡Será por Quezzz de queso! ¡No creo que sea por Marqués! ¡Ya basta, qué acabe esta cojudez!- respondí atosigado.
-¡Mi tío es el Marquezzz! ¡Él es Marquezzz!- volvió a gritar la huachafita.
-¡Ese cojudo de Jesús Manuel está que habla y habla cojudeces!- replicó el señor alias Cerebro Cerebrón.
-¡Entonces, tú sabes el problema! ¿Qué pito compongo yo?- traté de persuadir para calmar los ánimos.
-¿Pero tú no te me hagas el güevón el que no sabe nada?- me volvió a repreguntar el irascible esposo matón gritón.
-¡Abrevia las cosas, tú sabes donde vive Jesús Mané, has toneado en su casa, has gorreado papeo, búscalo, conversa con él, habla, qué te explique la güevadita! ¡Cháncalo, y soluciona tus odios! Yo no sé nada. Yo he llegado de viaje. ¡Palabra de Dios!- por precaución retrocedí un paso por si acaso para evitar un golpe traidor, giré militarmente, di la espalda bruscamente e ingresé a mi local. Escuché más gritos, amenazas, lisuras, blasfemias; después de un cuarto de hora se hizo el silencio, por fin acabó la discusión.



Terribles adornos navideños


En la densa oscuridad de la noche y a pesar que las luces de la cuadra estaban apagadas, distinguí detrás de las cortinas de las ventanas de todo la calle, las siluetas de los chismosos vecinos que se habían ganado con el escandaloso rochezazo. -¡Qué vergüenza Dios Mío, Jesús, María y José Salomón os pido perdón!-

De los arbolitos y adornos navideños sonaron las nostálgicas canciones de navidad. – Ay, que triste navidad voy a pasar sin ti, solito aqui en mi hogar y tu lejos de mi,  Ay, que triste navidad... -

-¿Quéee míiiran sapos de mieeerda?- La 
amenazadora pregunta se escuchó como cuchillo caliente en el aire fresco, el atronador grito relampagueó en medio del silencio, la dueña de la viperina aguda vocecita era la chatita de cabello oxigenado, sobrina ahijada del nuevo noblecillo de alta alcurnia del barruntillo… y entre sombras navideñas, en esa misma noche de paz, amor y navidad, nació la irreverente tragicómica leyenda urbana del espeluznante Marqués de las Yuquitas y de su consorte la majareta Gitana de la Carterata.

Nicolás D. León Cadenillas
Lima, 2014.