Elección de la Junta Vecinal Palermitana. NDLeón.

Elección de la Junta Vecinal Palermitana. NDLeón.

'Ganar o perder, pero siempre con democracia'. Sócrates. 
(Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira).

Leyendo el libro de la escritora Pilar Roca Palacios, "Terror en los Andes" texto que tiene como subtítulo "La violencia como sistema en el Perú colonial" nos damos cuenta que seguimos siendo gobernados por el terror, por la mentira, por la traición, el engaño, conjuros, tarjetazos y tazas de café con el patrón de turno.

De muy joven me di cuenta que las elecciones eran como un partido de béisbol donde no existe un empate. Se gana o se pierde. Para ser breve transcribo la cita del Inca Atahualpa: -Usos son de la guerra, vencer o ser vencido.

En las actuales elecciones más que proponer un plan de trabajo se utiliza el golpe bajo, el maleteo; el puñal por la espalda, el cuchillo por los costados; la lengua viperina en cada esquina; se habla de los deslices, gustos y colores de los contrincantes. Sólo se ataca o se contraataca. Pero no se da el plan para servir mejor a la comunidad.


El buen vecino dassiano, actor/escritor, 
Don Nicolás Daniel León Cadenillas.

Viendo como se resolvía la votación de la elección de las juntas vecinales en mi pequeña patria mía de mi lindo distrito blanquiazul bello y querido. Me sorprendió como uno de los candidatos mostró hidalguía, honradez y un verdadero plan de servicio a la comunidad. Haciendo memoria, este inusitado hecho me transportó por los años '60 cuando fui testigo de un triunfo bastante halagador.

En lo novelesco de las acciones haré una profunda pausa para narrar lo sucedido lo más exacto posible. Este acontecimiento se suscitó cuando dos señorones de alcurnia se enfrentaron para ganar la Secretaria General de la Comunidad y gobernar por tres años su localidad desde el Dorado Balcón Azul Plateado.

Por la educación, instrucción, caudillaje y monedas de plata, reales, centavos y pesetas, todo el vecindario sabía que se trataba de una buena lid, 
pesos pesados en el ardid, duelo magistral en el árido despoblado como en las antiquísimas películas del viejo oeste mexicano.

Dos listas antagónicas enfrentadas por un ideal. El bien contra el mal. Lo blanco y transparente contra lo negro y turbio. La Lista N°1 presidida por el Licenciado Don Lluís Edilberto Sebastiano Alicate y Halcón contra la Lista N° 2 liderada por el Teólogo Señor Don Maximiliano Nabucodonosor De Corbacho y Aragón. 

La fecha del sufragio la eligió la Junta del Voto, marcaron con un brochazo de tinta indeleble color rojo sangre en el Cívico Calendario del Décimo Primer Mes del Año: -Viernes 13. Nueve de la mañana. Elecciones en el Parque Redondo junto al Madero Terciado en forma de Cruz.

Increíble pero cierto, las elecciones vecinales empezaron a la hora exacta. Demás está decir que las primeras personas y primeros grupos eran los simpatizantes de la Lista N° 1. Ellos llegaron leyendo el diario El Comercio, diarios amarillos o cuchicheando en voz baja. Desfilaban con ropa de marca almidonada. En familia, limpios, con zapatos nuevos brillantes, bien peinados y bañaditos en cuerpo y alma. Dejando adrede sus terribles pecados capitales en los balcones soleados del olvido. Todos bien aleccionados marcaban la cédula de sufragio con trazo instruido, golpeándose el pecho, implorando que continúe la hipocresía y falsía. Orando entre dientes. Escribiendo correctamente la equis o la significativa cruz del Cristo Jesús. 

Pasaron tres horas y los pseudo inmaculados herejes de la Lista N° 1 mantenían varios cuerpos de ventaja. Cien votos contra seis. Gran goleada de madrugada.

El Teólogo sin perder la calma ni la fe, les dijo a sus cuatro gatos: -De nada sirve ganar o perder si no estamos unidos como hermanos. 

De los cielos se escuchó las trompetas de Jericó, los ángeles desde los cielos y hombres de buena voluntad despertaron las consciencias sanas y puras de los conciudadanos marginados por años por los pseudo pituquitos de media mampara que siempre se inscribieron primero. Los muros de la ignorancia y sumisión cayeron, unos tras otros. El verdadero pueblo, hijo predilecto de la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe; hermanos, hijos, madres y padres de la Zona N° 82 decidieron dar su voto al mejor. En una masiva procesión se acercaron con alegría, cantos y tonderos. -Los últimos serán los primeros- se escuchó la consigna en cada esquina. Obreros, artesanos, artistas y jóvenes progresistas votaron por el señor Maximiliano De Corbacho y Aragón, votaron por su límpida directiva y por su sesudo plan y gestión a favor de la población; todos hermanados marcaron su voto con pundonor y sabia decisión por la Lista N° 2 del Teólogo De Aragón. Lista pura y transparente como el agua del manantial de nuestro Señor, Dios todopoderoso, misericordioso y omnipotente.

En plena fiesta democrática electoral empezó la crítica malsana como una vil estocada por la espalda a traición. A la Lista N° 1 se les escapaba la mamadera, la teta y la razón. Atacaron ciegos de ira, sin bases ni conocimiento tratando de quebrar los mandatos del pueblo unido jamás será vencido. Sus ataques uno tras unos fueron derruidos como marionetas de cartón

-¡Señor, señoras, señoritas! ¿Cómo van a votar por la Lista N° 2? Esa gente es promiscua, son ladrones, indignos, drogadictos, marginados de la sociedad, alcohólicos, filibusteros, ladrones, reducidores y proxenetas, cafichos, vagos y ociosos, maleantes y marcas; las mujeres son putas, vendedoras de drogas, prostitutas, sangronas e ignorantes… si gana la Lista N° 2 lo sentirán- amenazó el licenciado Don Lluis con fina voz de codorniz
-Lluísito… yo estudié con tu mamá, fui gran amiga de Rochi, estudié en el Rosa Pérez de Santa Cata, fui su amiga de colegio y de barrio. Yo conozco a los señores de la Lista N° 2, son buenos vecinos. No hables mal. Yo soy candidata de la lista dos. Ahí está mi nombre. Lee primero antes de hablar. Y no soy prostituta, ni sangrona, ni ignorante. Lluísito Alicate, muchacho malcriado, retírate de mí vista y no sigas hablando tonterías- fueron las palabras sabias de la abuelita gestora del vaso de leche de la vecindad.
-Lluís, nunca escupas al cielo perque el escupitajo que lanzas te caerá en el rostro. Yo estudié con tu padre en la escuela de chóferes. Él nunca fue ejemplo para nada, ni para nadie. Fue una reverenda cacana... un bandolero y de lo peor y también conocí a su pareja, ella fue tres veces más peyor que María Magdalena. No repitas estupideces de las farisaicas. No tapes el sol con un dedo. No la caguéis- opinó el abuelo viejo, fundador de La Oficina y del Bar de La Esquina.

No se sabe si por complicidad o desidia de la ONPE o del Ayuntamiento de Nuestra Señora de las Victorias se acabaron las cédulas. Los simpatizantes de la Lista N° 2 esperaron más de una hora para cumplir con su deber cívico. Voto a voto llenaban las ánforas. El Lluísito, líder de la lista número uno se hacía la pichi y armaba vergonzosos berrinches. Después de media hora nuevamente faltaron cédulas. Otra pausa. Llegó la hora del cierre, las 16:00 PM. Doscientas personas simpatizantes del buen vecino Don Maximiliano Nabucodonosor De Corbacho y Aragón no votaron por falta de precaución de las autoridades en cuestión.

Mientras esperaban el conteo dos de las respetadas señoras del uno, mandaron indirectas en complicidad con un señor testarudo y cabezón. 

-Mira esa gente. Con esa facha quieren representar al barrio. Si ganan hemos retrocedido. Qué vergüenza.
-¿Oye poto flojo, ya no te acuerdas cuando le ponías los cachos a tu esposo? ¡La otra también es poto alegre, pendejas, ahora se hacen las muy estrechas! ¡Y tu pavo celestón, huevón! ¡No hables mal de una dama, tú tienes madre, hermana, hija y mujer! ¿Que no sientas los cachos que te dan de comer? ¡No es pretexto para hablar sin saber!
-¡Basta! Yo os digo: no repliquéis al malvado; por el contrario, si alguien te golpea en la mejilla derecha, preséntale también la otra- el sabio Teólogo finiquitó la tonta discusión.

Con cara compungida el presidente de la Junta de Votos, dio a conocer el resultado:

-¡Ochenta por ciento de los votos ha favorecido a los representantes de la Lista Número Dos de la Zona 82 de la Bella Urbanización Palermitana de Nuestra Señora de las Victorias!
-¡Felicitamos a los ganadores de parte del Señor Alcalde y de las autoridades competentes!

Derrochando alegría los buenos vecinos, los ganadores, regresaron a sus hogares con dicha de haber apoyado con un granito de arena por el bienestar de la sociedad. Pero siempre hay gente que no sabe perder y hablan cualquier cojudez.

Los vecinos, allegados y simpatizantes de la lista ganadora esperaron el mes de enero para aplaudir a los vencedores, apoyarlos para que desempeñen con honor, dignidad y rectitud lo ofrecido en el plan de trabajo a favor de la Comunidad. Si así no lo hicieren, que Dios y la Patria os lo demanden.

Nicolás D. León Cadenillas.
La Victoria, Noviembre, 2014.

No hay comentarios: