Carta de un juicioso sobre un juicio. NDLeón

Carta de un juicioso sobre un juicio. NDLeón
Fragmento de la narrativa inconclusa intitulada “La balada del marqués y la gitana”. Próximamente pirateada en las avenidas de Javier Prado, Du Petit Thouars y Cinco Esquinas. El autor. 

“Con las piedras que con duro intento los críticos te lanzan, bien puedes erigirte un monumento.”  Immanuel Kant.

Señor Manuele Dell’Arco
Caserio La Noria s/n  
Lapa Quebraba – Los Abrojos
Sullana – PIURA.

Estimado Manuele, después de un juicioso examen me atrevo a formular lo siguiente: Esos bichos carroñeros nunca fueron tus amigos, los verdaderos amigos no se pierden, son para siempre. Yo soy escéptico en muchos puntos por ese mismo motivo nunca me interesó perder el tiempo con cobardes, cínicos, mentirosos, hipócritas, desleales; en conclusión, ahí radica tu sinrazón. Les diste pan, agua y comida, y estas hienas te mordieron la mano, el corazón, y se aprovecharon de tu sangre a traición.

Que la presente quede entre nosotros, no la vayas a reenviar a todos tus seguidores y fans. En vista de tanta hipocresía, descaro, mentira, falsía, no escribo ningún nombre, ni apodos, ni chaplines, ni sobrenombres. No quiero problemas, mi lastimada ánima no lo permitiría, no soportaría otros golpes por la espalda. Tengo la mente sana, el cuerpo me pasa factura, soy de la generación de la tercera edad, una visita más al Juzgado y este humilde servidor la pata estirará. La verdad que ya tengo fastidio de enfrentarme a cara de palos, potos calientes, a falsos e insolentes que rechinan los dientes con oscuras grasosas heces malolientes.


Nicolás León, actor profesional.
COMUNIDAD ARTÍSTICA NACIONAL
Sindicato de Artistas Intérpretes del Perú - SAIP

Estoy escribiendo una obra de teatro con todo lo ocurrido en la magistratura. Es interesante y anti estresante ver como se mueven las lenguas viperinas. Tanto de los acusados como de sus patrocinados. No me sorprendió escuchar  tanta mentira, tanta infamia, tanta bajeza, tanto agravio, tantos inventos de situaciones y de hechos con el fin de desprestigiarme y descalificarme como artista ejemplar de la comunidad. Ahora resulta que no hubo golpes, ni de frente ni a traición, no existieron los criminales carterazos, botellazos, amenazas, que todo fue producto de mi conflictiva imaginación. Que fue una triste pesadilla que me merecía por cachuelear contigo noche y día. Una de sus abogadas es moralista con moral de inmoral y la otra detallista, esta última dijo, que mi explicación ha sido muy ordenada, concatenada y muy bien escrita, pero no aceptan que soy artista de la palabra oral y escrita. No aceptan que recibo honorarios por escribir cuentos con saoco, con azúcar y bastante son. Cuentos imaginarios que no perturban la razón, salvo que tengas rabo de paja, la conciencia sucia, nefastas ideas en la cabezota, delirio de persecución por ser un triste tramposo, mal amigo y huevón.

En la Audiencia la dama del carterón, en su alegato y defensa repitió la lección –El artista anda relacionado con personas de mal vivir- puntualizó la dama. Muy graciosa la tramposa, yo converso con sus familiares, con sus cuñados, tenemos los mismos amigos; a sus íntimos compadres los conozco antes que ella aprendiera a caminar. Hay un dicho popular: ‘Al que le caiga el guante, que se lo chante’. Se siente aludida, coincidencia de la vida. -Tengo un montón de personas que me pasan todas las informaciones que el artista anda haciendo y diciendo- la ñori de la cartera siguió jodiendo con ayudadita de su abogada. Me pregunto, sí le pasan informaciones por que no le pasan mis cuentos, mis crónicas, mis poemas, una Biblia y un diccionario, y que me responda con un mordaz comentario. –El artista no tiene oficio ni beneficio, es un hombre de mal vivir. Una amiga me comunicó que este sujeto había escrito malas palabras sobre mi esposo y yo. Mi amiga siempre me presta su cuenta féisbuc y yo visualizo lo que él escribe de todo el barrio-. Exclamó con un grave falso suspiro la dama del carterón. Como piadoso creyente en Cristo Jesús respondo con un pasaje de la Biblia: ‘¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano (Mateo 7:1-5). ¿La señora sufrió de amnesia? Olvidó las perradas que hace a espaldas de la moral y buenas costumbres. –Al artista se lo llevaron al extranjero porque acá no hacía nada bueno, vino una dama vieja y se lo llevó- la dueña del carterón, atacó, su abogada le metió un codazo para que cierre el hocico; yo me reí, solté una carcajada; la señorita autoridad me llamó la atención. –Me están ofendiendo- atiné a decir en defensa propia. Como artista siempre fui atrevido, aventurero y el miedo no me paralizó, viajé donde el Oráculo de la Artes me iluminó. Pensé en mis vecinos, Julio Baylón, Hugo Sotíl, Claudio Pizarro; en mis amigos que viven en Nueva York, Tíbet, El Cairo, Sydney, ellos viajaron como yo por un mundo mejor.

Después de un alegato repetitivo, manoseado, falseado; le tocó el turno al trompeador del velotorio. Se fue por las ramas; habló de burlas, escondidas, de casas vendidas; que soy malo, que hago daño, que soy huraño; que soy amigo de indecentes, menesterosos, prontuarios, notarios, boticarios, locarios, vicarios, y de una lista sin fin.

El trompeador ordenó sus ralas ideas, miró a su patrocinada, esta le hizo una mueca y el cabezota empezó a paporretear la letra aprendida -Él dice yo soy actor donde va dice soy actor también dice que él cobra cuando escribe que yo sepa él es actor pero para teatro pero narrador de cuentos no sé si habrá sido o no o lo será si habrá estudiado o no yo no he visto que escribe pero escribe en feisbú y a mi me lo han conta'o porque yo no tengo feisbú, ni interné, ni iméil- el agresor trompeador hizo una pausa, no se acordaba que seguía, leía los labios de su tutora, se quedó con la boca abierta enseñando la gastada prótesis dental prestada.

El que estudió para profesor es profesor, el que estudió ingeniería es ingeniero. Yo estudié para ser actor y soy actor. No he mentido. Y un actor en el Perú, además de actuar, dirige, mete martillo y brocha gorda, construye el escenario, instala las luces; escribe, adapta escritos, se convierte en dramaturgo; cobra la entrada, es el maestro de ceremonias, él es el asistente del director, el técnico y el director general. Punto final. Después de una ardua labor, el actor recibe su paga, el actor es un trabajador igual que todos, y todo trabajo tiene derecho a una remuneración. ¿Dónde está el problema? ¿El problema es cuando me pagan o cuando cobro?... Entiendo tengo que vivir del aire.

El bicho trompeador recordó la lección –Acá hay cosas que están pasando, el policía que estuvo en la investigación, no me contestaba el teléfono cuando yo lo llamaba, cuando vine a pedirle la resolución me miró con mala educación, me respondió de la manera más vulgar y descarada, me dijo en forma prepotente e insolente: Oe, tu escrito tiene mucha contradicción. Y no me miró a la cara, siguió trabajando como si nada.

El lema de la PNP, A la policía se le respeta, no puede ser pisoteada por este atrevido bicho malcriado. Quiere un trato gentil y amigable cuando el trato de un buen policía que se respeta es imparcial para todos los conciudadanos.


XIII Encuentro Nacional e Internacional de Escritores
"Manuel Jesús Baquerizo" - Nov. 2014 - Chulucanas - PIURA.
El Vate y Escritor Victoriano: Don Nicolás D. León Cadenillas.

El bicho hablando por hablar, habló sandeces el cabeza de heces, habló como siempre, taradeces. De su cabezota le salió ideotas, puro bla bla bla pero nada de presentar pruebas objetivas, fehacientes. -A la Gobernación yo también le voy hacer una denuncia contra el Gobernador porque me tilda que yo soy una persona agresiva y un montón de cosas. Yo solo lo he amenaza’o pero en ningún momento al artista no lo he toca’o.  A la Gobernación han ido personas, hermanos marianos, ángeles dassianos, arcángeles parinacochanos, querubines palermitanos a presionar al Gobernador para que salga las Garantías Personales a su favor.

El secretario miró pasmado como este bicho insolente denigraba la inmaculada investidura del señor Gobernador acusándolo de arreglador por estar presionado. Y con una sonrisa idiota, soltó una estúpida oración: -Yo no sé porque tanta cosa en una supuesta agresión porque no ha habido agresión, claro que ganas no me faltan para apanarlo, ehh, hummm... pero todo esto es supuesto porque no es real es una cosa imaginaria de la imaginación. ¿Usted me entiende, no?

La autoridad, sesuda e inteligente, meditó. Escribió tres palabras con letras de regular tamaño en una pálida hoja A3. Marcó la palabra del centro con un marcatexto made in pequinés. Trazó unas líneas, hizo michi tres en raya. Dibujó artísticamente símbolos monetarios conocidos que se proyectaban en sus cutreras pupilas de sus risueños y coludidos ojos negros. Miró a la audiencia, pidió silencio, circunspecta siguió con su farsesca representación, preguntó. 

-¿Tiene algo más que decir?
-Atrás de todo esto hay personas que le pagan al artista, le dan plata, joyas de oro, tarjetas de crédito, paseos y campamentos en el hotel de la playa sureña. Le pagan para que nos desprestigie. Gentes delincuentes que no figuran en la SUNAT. Vendedores de whisky sin impuestos. Contrabandistas de metales preciosos. Reducidores informales. Peluqueros que levantan muros sin autorización de la autoridad municipal. Taxistas caneros, Políticos compañeros… gentes que están detrás de él y lo utilizan como chivo expiatorio.
-Diga un nombre de una de las personas que está detrás del artista.
-¡El señor Manuele Dell’Arco!- gritó el maldito matón del velatorio.


Certificado a:
NICOLÁS D. LEÓN CADENILLAS 
por su participación como:
 ESCRITOR - PONENTE

Mi querido Manuele, me quedé tan sorprendido, enmudecido, sólo atiné a pensar en la triste realidad. -¿Manuele Dell’Arco? ¿Cómo? Primero dice que Manuele Dell’Arco es un muerto de hambre que no tiene ni para un pan. Ahora dice que Manuele me mantiene y  me paga. Todo el barrunto sabe que Manuele le dio de tragar todos los días en tiempos de vacas flacas al mechador de la esquina. ¿Olvidó, los tappers de kilo de comida que Manuele le invitaba, las propinas que le entregaba, los regalos de los galones de gasolina? Nunca devolvió los favores, ni los tappers, y Manuele, el bondadoso, por decencia no se los pidió- me mordí la lengua, me sentí amordazado, atado, quise gritar a cuatro voces la espantosa difamación. Solo sé que la ley divina llegará porque la ley de los mortales en nuestro país como siempre camina para atrás.

Il tuo amico e collega.

Niccolò Gattopardo Vendicatore.
L'Angelo Custode

Nicolás D. León Cadenillas.
Lima, 2014.

Reseña cuentos breves para mi nieto de Sara Joffré

Reseña cuentos breves para mi nieto de Sara Joffré.
Comentario de la dramaturga, Sara Joffré, sobre
“Cuentos breves para Mi Nieto” de
Nicolás Daniel León Cadenillas.

CUENTOS BREVES PARA MI NIETO
(Reseña cuentos breves para mi nieto de Sara Joffré)


En el bello Distrito de Miraflores, Abril / 2011.
Sara Joffré del Callao y Nicolás León de La Victoria.
Fotografia: Rodrigo León Palma.

"Cuentos breves para Mi Nieto" es la recopilación de treinta y cinco cuentos donde se entreteje la vida, pasión y resurrección de un victoriano de corazón. La temática es simple pero bastante arraigada a la idiosincrasia del vecino del blanquiazul barrio popular. Entre cuento y cuento se descubre el lento caminar, la vida y las costumbres de nuestro héroe. Desde su nacimiento hasta el momento que lo convierten en abuelo para dicha y tranquilidad del protagonista. El autor.


Presentación Libro “Cuentos breves para Mi Nieto”. 
Sala de Encuentros María Reiche del Parque Mohme.
Municipalidad Distrital de La Victoria.

"Reseña cuentos breves para mi nieto". "Nicolás León Cadenillas, hace su primera aventura en la faceta cuentos, con este libro dedicado a su nieto. Ternura, grosería, desenfado y un contagioso deseo de resaltar que se viva lo que se viva, vivir es justamente eso. Tal es el contenido al que nos enfrentamos. Por mi parte encuentro tan divertida y sencilla la manera de narrar de Nicolás, Nikki como es su nombre de cariño, que paso rápido sobre algunas evidentes incorrecciones gramaticales, casi imperdonables en otro tipo de literatura que no fuese esta coloquial confidencia. Realmente el libro está dedicado a toda su familia en primera instancia. Pero es indudable que un poco más un poco menos nos encontramos reflejados en algunos pasajes. Y gozamos en todos. En un formato no precisamente bello, con un costo para la venta de 10 soles, vale la pena correr el riesgo de conocer a este autor que se enorgullece en ser aliancista, del barrunto de La Victoria, y otras cositas más muy interesantes y que ya las conocerán al leer el libro". (Lima, 16 / Abril / 2011). Sara Joffré.


Mil gracias por todo, mi querida Sarita. Nk

La jugada maestra. NDLeón.

La jugada maestra. NDLeón.
Dedicado a los honrados ganadores de las Elecciones Juntas Vecinales
del Distrito de La Victoria del 30 de Noviembre de 2014.

En uno de mis cuentos escribí -Los contrincantes tenían experiencias y ardides para enfrentarse como titanes-. En esta oportunidad narraré, la siguiente emotiva crónica para nuestros queridos vecinos de buena voluntad, un pasaje anecdótico que sucedió en nuestro lindo y casi decente barrio palermitano de la Zona N° 32. 

Elecciones a la vista en la Zona N°32 de la Urbanización Balconcillo del Distrito de La Victoria. Uno de los antagonistas sólo tenía una carta en su última jugada, tímidamente acariciaba su último As bajo la manga. Su derrota era inminente; vox populi, vox Dei ("la opinión popular, la voluntad de Dios, debe obedecerse").

El candidato a Presidente de la Junta Vecinal de la Lista N° 2, rezó, pidió ayuda a Diosito, a los santos, ángeles y arcángeles.  Su Santo Ángel Custodio Dassiano le dio el dato. -Ahora o nunca-. Yuri León, lider de la Lista N° 2, citó al más camaleónico de los vecinos de la vecindad. Faltaban dos días para las elecciones, el colegiado Yuri León movió milimétricamente sus piezas de ajedrez; movió sus peones y alfiles con precisión; sus caballos y torres con discreción; guiado por el  querubín victoriano, preparó una entrevista, movió de su trinchera al cuestionado caballero, lo sacó de su incontrastable fortín a su ejemplar vecino ladino  Edwin Cárdenas Cangalaya y lo paseó por las orillas del filudo filo del abismo. El plena conversación Yuri le prometió el oro y el moro y un gran cargo en la sociedad. Después de una amena charla lo bajó al llano y sólo lo designó como ayayero principal, primera voz en la gran marcha vecinal, cocinero del engrudo para la pega de los carteles y cartelones, sembrador de banderolas y pancartas, repartidor de volantes y de  algunos pasquines. El ejemplar vecino Edwin Cárdenas se indignó, gritó, levantó los brazos, cerró el puño amenazador y se marchó vociferando con gritos y alaridos; a todo pulmón y a voz en cuello lanzó hurras por la Lista Número Uno.

-¿Te crees pendejo? ¡Estás equivocado, güevón! ¡Ahorita me voy donde la Lista Uno a poner este pechito, sano y trabajador! ¡No a la corrupción!

Vecinos notables de BalconCity posando en el Boulevard Palermo:
Edwin Clotildo Cárdenas Cangalaya,
Genaro Geppeto Serra Candioti y Nicolás Daniel León Cadenillas.

Al día siguiente toda la zona treintaidos estaba enteradísima que Edwin Cárdenas Cangalaya, el vecino ejemplar, había cambiado de camiseta. Unos cuantos lo aclamaron por el gran cambio. Nadie más opinó. El vecino ejemplar, gritaba en cada esquina, repartía volantes, invitaba yuquitas fritas y galletitas. Se consiguió una bocina prestada y desde su ventana gritaba como gran jefe Coyote Herido Enjaulado. Con la radio a todo volumen y casetes rayados, Edwin Clotildo Cárdenas Cangalaya, oriundo de Sicaya: Mentía, mentía y mentía a favor de la Lista N° Uno.

-¡La Lista N° Uno es para la Zona N° 32! ¡La Zona N° 32 Campeona con la Lista N° Uno! ¡Vota por la Lista Número Uno! ¡La Uno es la solución, erradicaremos la prostitución, la ociosidad, la trafa, el alcoholismo y la drogadicción! ¡Lista Número Uno, Marca el Uno! ¡No te hagas el Dos!

Todo el barrio de gente decente, escuchó todo el día la altisonante y aburrida perorata hasta la saciedad.

Después de Misa, el pueblo católico de la Zona N° 32 al frente del fraterno hermano Rolando, se enrumbó al sufragio vecinal. En ese triste momento la Lista número Dos perdía. Los católicos se miraron con hidalguía, miraron la Cruz y en nombre del Santo Padre Francisco marcaron con huella indeleble la Santa Cruz sobre el cuadrado de la Lista Número Dos.

Con el voto de los piadosos católicos vecinos de Edwin Cárdenas; votos de los colegas, amigos y conocidos de Edwin Cárdenas y votos de los familiares, compadres, cuñados y sobrinos de Edwin Clotildo Cárdenas Cangalaya, la Lista N° Dos, Triunfo, ganó ampliamente las elecciones de la Junta Vecinal.

La gran jugada genial, la gran jugada maestra, la única carta para la decisión final, el As bajo la manga, siempre la tuvo el cerebral Yurito León de la Lista Número Dos. Presidente Electo de la Zona N° 32.

Nicolás D. León Cadenillas.
Lima, 2014.

Elección de la Junta Vecinal Palermitana. NDLeón.

Elección de la Junta Vecinal Palermitana. NDLeón.

'Ganar o perder, pero siempre con democracia'. Sócrates. 
(Sócrates Brasileiro Sampaio de Souza Vieira de Oliveira).

Leyendo el libro de la escritora Pilar Roca Palacios, "Terror en los Andes" texto que tiene como subtítulo "La violencia como sistema en el Perú colonial" nos damos cuenta que seguimos siendo gobernados por el terror, por la mentira, por la traición, el engaño, conjuros, tarjetazos y tazas de café con el patrón de turno.

De muy joven me di cuenta que las elecciones eran como un partido de béisbol donde no existe un empate. Se gana o se pierde. Para ser breve transcribo la cita del Inca Atahualpa: -Usos son de la guerra, vencer o ser vencido.

En las actuales elecciones más que proponer un plan de trabajo se utiliza el golpe bajo, el maleteo; el puñal por la espalda, el cuchillo por los costados; la lengua viperina en cada esquina; se habla de los deslices, gustos y colores de los contrincantes. Sólo se ataca o se contraataca. Pero no se da el plan para servir mejor a la comunidad.


El buen vecino dassiano, actor/escritor, 
Don Nicolás Daniel León Cadenillas.

Viendo como se resolvía la votación de la elección de las juntas vecinales en mi pequeña patria mía de mi lindo distrito blanquiazul bello y querido. Me sorprendió como uno de los candidatos mostró hidalguía, honradez y un verdadero plan de servicio a la comunidad. Haciendo memoria, este inusitado hecho me transportó por los años '60 cuando fui testigo de un triunfo bastante halagador.

En lo novelesco de las acciones haré una profunda pausa para narrar lo sucedido lo más exacto posible. Este acontecimiento se suscitó cuando dos señorones de alcurnia se enfrentaron para ganar la Secretaria General de la Comunidad y gobernar por tres años su localidad desde el Dorado Balcón Azul Plateado.

Por la educación, instrucción, caudillaje y monedas de plata, reales, centavos y pesetas, todo el vecindario sabía que se trataba de una buena lid, 
pesos pesados en el ardid, duelo magistral en el árido despoblado como en las antiquísimas películas del viejo oeste mexicano.

Dos listas antagónicas enfrentadas por un ideal. El bien contra el mal. Lo blanco y transparente contra lo negro y turbio. La Lista N°1 presidida por el Licenciado Don Lluís Edilberto Sebastiano Alicate y Halcón contra la Lista N° 2 liderada por el Teólogo Señor Don Maximiliano Nabucodonosor De Corbacho y Aragón. 

La fecha del sufragio la eligió la Junta del Voto, marcaron con un brochazo de tinta indeleble color rojo sangre en el Cívico Calendario del Décimo Primer Mes del Año: -Viernes 13. Nueve de la mañana. Elecciones en el Parque Redondo junto al Madero Terciado en forma de Cruz.

Increíble pero cierto, las elecciones vecinales empezaron a la hora exacta. Demás está decir que las primeras personas y primeros grupos eran los simpatizantes de la Lista N° 1. Ellos llegaron leyendo el diario El Comercio, diarios amarillos o cuchicheando en voz baja. Desfilaban con ropa de marca almidonada. En familia, limpios, con zapatos nuevos brillantes, bien peinados y bañaditos en cuerpo y alma. Dejando adrede sus terribles pecados capitales en los balcones soleados del olvido. Todos bien aleccionados marcaban la cédula de sufragio con trazo instruido, golpeándose el pecho, implorando que continúe la hipocresía y falsía. Orando entre dientes. Escribiendo correctamente la equis o la significativa cruz del Cristo Jesús. 

Pasaron tres horas y los pseudo inmaculados herejes de la Lista N° 1 mantenían varios cuerpos de ventaja. Cien votos contra seis. Gran goleada de madrugada.

El Teólogo sin perder la calma ni la fe, les dijo a sus cuatro gatos: -De nada sirve ganar o perder si no estamos unidos como hermanos. 

De los cielos se escuchó las trompetas de Jericó, los ángeles desde los cielos y hombres de buena voluntad despertaron las consciencias sanas y puras de los conciudadanos marginados por años por los pseudo pituquitos de media mampara que siempre se inscribieron primero. Los muros de la ignorancia y sumisión cayeron, unos tras otros. El verdadero pueblo, hijo predilecto de la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe; hermanos, hijos, madres y padres de la Zona N° 82 decidieron dar su voto al mejor. En una masiva procesión se acercaron con alegría, cantos y tonderos. -Los últimos serán los primeros- se escuchó la consigna en cada esquina. Obreros, artesanos, artistas y jóvenes progresistas votaron por el señor Maximiliano De Corbacho y Aragón, votaron por su límpida directiva y por su sesudo plan y gestión a favor de la población; todos hermanados marcaron su voto con pundonor y sabia decisión por la Lista N° 2 del Teólogo De Aragón. Lista pura y transparente como el agua del manantial de nuestro Señor, Dios todopoderoso, misericordioso y omnipotente.

En plena fiesta democrática electoral empezó la crítica malsana como una vil estocada por la espalda a traición. A la Lista N° 1 se les escapaba la mamadera, la teta y la razón. Atacaron ciegos de ira, sin bases ni conocimiento tratando de quebrar los mandatos del pueblo unido jamás será vencido. Sus ataques uno tras unos fueron derruidos como marionetas de cartón

-¡Señor, señoras, señoritas! ¿Cómo van a votar por la Lista N° 2? Esa gente es promiscua, son ladrones, indignos, drogadictos, marginados de la sociedad, alcohólicos, filibusteros, ladrones, reducidores y proxenetas, cafichos, vagos y ociosos, maleantes y marcas; las mujeres son putas, vendedoras de drogas, prostitutas, sangronas e ignorantes… si gana la Lista N° 2 lo sentirán- amenazó el licenciado Don Lluis con fina voz de codorniz
-Lluísito… yo estudié con tu mamá, fui gran amiga de Rochi, estudié en el Rosa Pérez de Santa Cata, fui su amiga de colegio y de barrio. Yo conozco a los señores de la Lista N° 2, son buenos vecinos. No hables mal. Yo soy candidata de la lista dos. Ahí está mi nombre. Lee primero antes de hablar. Y no soy prostituta, ni sangrona, ni ignorante. Lluísito Alicate, muchacho malcriado, retírate de mí vista y no sigas hablando tonterías- fueron las palabras sabias de la abuelita gestora del vaso de leche de la vecindad.
-Lluís, nunca escupas al cielo perque el escupitajo que lanzas te caerá en el rostro. Yo estudié con tu padre en la escuela de chóferes. Él nunca fue ejemplo para nada, ni para nadie. Fue una reverenda cacana... un bandolero y de lo peor y también conocí a su pareja, ella fue tres veces más peyor que María Magdalena. No repitas estupideces de las farisaicas. No tapes el sol con un dedo. No la caguéis- opinó el abuelo viejo, fundador de La Oficina y del Bar de La Esquina.

No se sabe si por complicidad o desidia de la ONPE o del Ayuntamiento de Nuestra Señora de las Victorias se acabaron las cédulas. Los simpatizantes de la Lista N° 2 esperaron más de una hora para cumplir con su deber cívico. Voto a voto llenaban las ánforas. El Lluísito, líder de la lista número uno se hacía la pichi y armaba vergonzosos berrinches. Después de media hora nuevamente faltaron cédulas. Otra pausa. Llegó la hora del cierre, las 16:00 PM. Doscientas personas simpatizantes del buen vecino Don Maximiliano Nabucodonosor De Corbacho y Aragón no votaron por falta de precaución de las autoridades en cuestión.

Mientras esperaban el conteo dos de las respetadas señoras del uno, mandaron indirectas en complicidad con un señor testarudo y cabezón. 

-Mira esa gente. Con esa facha quieren representar al barrio. Si ganan hemos retrocedido. Qué vergüenza.
-¿Oye poto flojo, ya no te acuerdas cuando le ponías los cachos a tu esposo? ¡La otra también es poto alegre, pendejas, ahora se hacen las muy estrechas! ¡Y tu pavo celestón, huevón! ¡No hables mal de una dama, tú tienes madre, hermana, hija y mujer! ¿Que no sientas los cachos que te dan de comer? ¡No es pretexto para hablar sin saber!
-¡Basta! Yo os digo: no repliquéis al malvado; por el contrario, si alguien te golpea en la mejilla derecha, preséntale también la otra- el sabio Teólogo finiquitó la tonta discusión.

Con cara compungida el presidente de la Junta de Votos, dio a conocer el resultado:

-¡Ochenta por ciento de los votos ha favorecido a los representantes de la Lista Número Dos de la Zona 82 de la Bella Urbanización Palermitana de Nuestra Señora de las Victorias!
-¡Felicitamos a los ganadores de parte del Señor Alcalde y de las autoridades competentes!

Derrochando alegría los buenos vecinos, los ganadores, regresaron a sus hogares con dicha de haber apoyado con un granito de arena por el bienestar de la sociedad. Pero siempre hay gente que no sabe perder y hablan cualquier cojudez.

Los vecinos, allegados y simpatizantes de la lista ganadora esperaron el mes de enero para aplaudir a los vencedores, apoyarlos para que desempeñen con honor, dignidad y rectitud lo ofrecido en el plan de trabajo a favor de la Comunidad. Si así no lo hicieren, que Dios y la Patria os lo demanden.

Nicolás D. León Cadenillas.
La Victoria, Noviembre, 2014.

La Cartera. NDLeón

LA CARTERA
Nicolás D. León Cadenillas.

Gracias, gracias, gracias... 
Tawa, Mané, Nancí, Pool y Edú.

"Siempre llevas una fina cartera llena de guita."

La Cartera
¿Dices que eres una dama?
Más bien pareces una rana.
Por tu manera de croar.
No sabes hablar.
No sabes saludar.
Eres malcriada.
Testaruda.
Mentirosa.
Cerebro de alcornoque.
Cuerpote de kión.

¿Te crees linda?
¿Bonita, elegante?
Porque siempre llevas,
para cada ocasión,
una fina cartera.
o un diabólico carterón.

Carterón
lleno de guita,
joyas de fantasía.
billetes verdes bonitos,
fajos de Nuevos Soles,
tarros de café
repletos de monedas
bicolor de acero y latón.

Te gusta coleccionar
libretas, libretitas,
agendas de difuntos,
de muertos y heridos.
Adornar tu domicilio
con obras de arte 
que no son de tu propiedad.

Miras con odio contenido
para que no te digan nada,
para pasar piola
de tus terribles
elucubraciones mentales,
quehaceres malignos,
insanas cochinadas,
maquiavélicas perradas.

Usas la cartera como cofre,
como arma, como escudo
como máscara, como ropero.
Para el hurto, 
la cartera es tu aliada,
tu compinche.
Para el sueño es tu almohada.
Para el viaje es tu mochila.
Y para dar la estocada final,
tu fiel cartera
es tu arma letal.

Nicolás D. León Cadenillas
Lima, Nov. 2014.

Réquiem para Chulapa. NDLeón.

Réquiem para Chulapa. NDLeón.

Oscar Miguel Ruiz Beltran (a) "Chulapa, R.I.P.

Nicolás León "Niky" y Miguel Ruiz "Chulapa".

Miguelito:
Cuando te conocí, yo tendría como 10 años de edad, y cuando tuve más o menos 12 nos fuimos a las manos por una entrada gratis a la canchita de la Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe donde jugaban fulbito, vóley, básquet los Jóvenes Católicos del barrio y público en general. En ese entonces eras de mi tamaño pero con cuatro años más encima, ya estudiabas para revejido. Yo desaparecí del barrio después que acabé secundaria, viajé por el territorio nacional, extranjero y en una pausa forzada caí nuevamente a Balconcillo, a la casita de mi mamita. Nos presentaron, te dije que ya nos conocíamos de los años '60, que teníamos amigos comunes: los Brandaríz, los Peñafiel, Soto, Napoléon, Chale Lazón, los Gamarra, Manuel Mejía y cientos de amigos más. Te enseñé fotos. No lo podías creer, nos tomamos un trago para refrescar la memoria. Y entre anécdotas, chismes, historias, yo fui cuajando temas que más tarde me sirvieron para escribir mis cuentos de barrio basados en la buena muchachada de Balconcillo y alrededores. Siempre te estimé, respeté, te escuché hasta las huevadas sin sentido y me jaraneé de lo lindo con tus singulares ocurrencias. Un beso grande mi querido Miguelito, mi Chulapita, gracias por todo. Nos vemos. Nk

Oscar Miguel Ruiz Beltrán, DEP.

Nicolás D. León Cadenillas.
Lima, 2014.

Ética y moral del Samurái. NDLeón.

Ética y moral del Samurái. NDLeón.
Cuento de barrio dedicado a una linda generación de amigos y hermanos dassianos, casitas blancas, palermitanos. Nk

"El amor es lo único que crece cuando se reparte." Antoine de Saint-Exupery.

El Ermitaño Agrónomo llegó a su antiguo barrunto justo en el momento que el astro rey hacía su aparición, se hizo presente en la esquina del güachimán Cachetón, antiguo colega de filosofía de calle y distracción. El Ermitaño llevaba una bolsa anudada en un resentido bastón, zapatos prestados de color marrón y empuñaba un celular chancho que marcaba otro día, otra hora y diferente estación. -Sólo lo necesito pa’recibir llamadas- en síntesis, fue la breve explicación que dio a su carnal Cachete Cachetón. Observó detenidamente los carros estacionados, preguntó al recio güachimán dónde podía hacer una breve siesta, Cachete señaló sin titubear el auto negro crespón de Luchín Caprino; el marchito peregrino marchó sobre la marcha y se metió en la carroza fúnebre a dormitar, a tirar jato dentro del ataúd adornado de azahar, camufló su celular en su seco pectoral, abrió la ventanilla y asmáticamente, gritó: -A las diez de la noche me despiertas, quiero llamar a mi maestro, al monje maromero- y sobre el pucho, roncó.

Con el claro de luna en el firmamento y con sus ojitos abiertos, el Cachete amigablemente lo interrogó. -¿Pa'qué chucha has venido?- el agrónomo respondió en prima -El samurái Arturo está en camino y mañana, sábado, a medio día lo reciben con sushi, sashimi, seviche de pesca'o, chelas, jaleas y parihuelas. Mi hermano de sangre me ha datea'o. Y de paso quiero instrucciones de ética y moral de mi maestro incondicional, el inmortal Monje Maromero.

Después de veinte años, Arturo Sensei, descendiente directo del clan Uyeyama, retornaba a su templo dassiano; sus colaboradores, secretarios y amigos organizaron una sorpresa. Un almuerzo de bienvenida, reencuentro y camaradería. La sorpresa fue vox pópuli, un par de vecinos se acomodaron en la limitada lista y otro sin invitación quiso poner condición.

- Rolhos, dile al misio de mierda del Ermitaño Agrónomo que no lo quiero ver ni en pintura. Si lo encuentro en la reunión de Arturo lo saco a patadas. Tampoco quiero ver al muerto de hambre del Monje Maromero. Estoy advirtiendo, los veo y los destruyo, después no se quejen, guerra avisa no mata gente- amenazó el feroz Convidado de Piedra. 

El Monje Templario Maromero en una época de negras y grises nebulosas espirituosas fue consejero del viejo agrónomo ermitaño, vecino de Arturo San, compinche del güachimán Cachete y paisano lejano del troyano Rolhos Marayanos. 

El Monje, viajero empedernido que, para no perder la costumbre camina a pata y otras veces a pie por todo el litoral peruano. Visitó varias veces en su largo recorrido el Faro del Callao, el mausoleo de Sarita, la ermita de la Melchorita, el huerto huaralino del Ermitaño, la tumba de Sarita Ellen, el museo del Tribunal de la Santa Inquisición y el gracioso Circo del Congreso de Lima Town.

A medio día del caluroso sábado el Ermitaño se pasó una toalla húmeda por la cara, cuello, brazos y manos. Limpió sus ojitos y los vidrios de sus gafas. Estaba irreconocible, limpio, peinado y con ropa de marca de Triciclo-Perú. Llegó al almuerzo diez minutos más tarde de la hora indicada, pidió disculpas a todos los presentes. Arturo Sensei lo disculpó, le señaló su lugar y le sonrió. -Prueba primero los choritos a la chalaca que está cañon- le advirtió. Arturo Sensei ceremoniosamente se dirigió al mozo –Llega Don Rolhos y empezamos la comelona con guitarra y cajón-. Rolhos llegó corriendo todo despeinado, otro que se disculpó -He venido en taxi, mi carro me falló- y agregó -¡Ermitaño, el Convidado te ha amenazado! Dice que si te encuentra en esta reunión te da una pateadura de la conchasúmare, no sólo a ti; a ti y a tu protector, el güevonazo vago y zarrapastroso del monje maricón.

El Ermitaño dudó, pensó, se puso de pie, y en voz alta se justificó: -Perdón, yo no quiero joder la Magna Reunión Arturiana, me retiro en el acto. Soy pobre pero honrado, predico la paz y el amor y estoy limpio de corazón. No me gustan los problemas ajenos, ni los míos propios. Adiós-.

-¡Quédate!- Ordenó Arturo Sensei, mirando piadosamente a los caballeros de la mesa rectangular. Todos los presentes a rajatabla se unieron, respaldaron al Ermitaño para que se quede en la fraterna ceremonia ritual. El Ermitaño, emocionado; abrazó al Sensei. Arturo, el samurái, le pidió que se siente a su siniestra, acomodó el tenedor principal a manera de leal katana. -Quédate, amigo mío, tú eres de los nuestros. Al Convidado nadie lo conoce, es más no está oficialmente invitado.

"En plena degustación y comelona, empezaron los recuerdos y
anécdotas de los señores presentes cuando eran jóvenes adolescentes."

El Ermitaño lleno de confianza, se aplanó, bebió y se atragantó de los exquisitos frutti di mare con yuquitas fritas y ajíes de variados sabores. Después de tres chelas heladas se acordó de su protector, el monje maromero; sacó de sus zurcidos calcetines su celular Made in Las Malvinas, le retiró la liga, marcó y no funcionó. Pidió prestado otro celular, le alcanzaron un smartphone Sony Xperia Z1, sonrió idiotizado, miró al dueño, le pidió ayudita: -Causita, tu marca los numeritos, yo te dicto- sonó el timbre, habló: -Maestro, tenga cuida’o, el feroz Convida’o me ha amenaza’o y a usté también. Si nos ve nos va a sacar la reconchasumare. Cuida'o mi estimado profesor- por el altavoz del carísimo móvil de respuesta se escuchó una risotada templaria y una voz estruendosa: -Mi Dios y mi fe, es mi escudo contra los cojudos- el Ermitaño seguro, con entereza y con valor, respondió: -Quiero que venga el huevo duro y me dé un cachetadón, lo denuncio por intento de asesinato a este pavo celestón- y carcajeó junto con sus amigos oyentes. El monje, retrucó y se despidió: -Por principio y sentido común, no voy. Provecho. Pasénla bonito.


"El grupo paseó por los emblemáticos rincones del barrunto, por el parque,
por sus callecitas y pasajes. Por tiendas, licorerías y huariques."

En plena degustación y comelona, empezaron los recuerdos y anécdotas de los señores presentes cuando eran jóvenes adolescentes. El Ermitaño por momento sólo escuchaba, tenía grandes lagunas, mares y vacíos. Explicó que de tiempo en tiempo él viajaba por Tocache y se desligaba del barrunto y perdía la ilación. El grupo agarró confianza, recordaron momentos bonitos y pasajes importantes, como cuando al señor Mauad le gorreaban carro, comida y los pasajes de regreso. Recordaron el palo de golf imaginario y el espectacular Jeep todoterreno del papá de Arturo San. En una breve pausa el gato atigrado ronroneó, maulló y pidió su ración. Para retomar el tema el Ermitaño preguntó si recordaban los álgidos momentos en el parque, nadie le respondió, habló de los buenos tiempos cuando escuchaban a los Rolling Stone, Santana, Jimi Hendrix, oliendo la yerba mala, comiendo las flores, las interminables licoreadas, las agradables roneadas, las mechaderas, trompeaderas y todo el desbarajuste del vacilón. Nadie respondió. El grupo se quedó mudo, se miraron sorprendidos, sonrieron y explotaron de risa al unísono soltando una gran carcajada de amistad, amor y complicidad.

En armonía y con sus chelitas frías, el Ciego Miguelito recibió una llamada del Convidado amenazador bronqueador, el Cieguito lo saludó solemnemente y de taquito le pasó el celular al digno homenajeado: -E’mi compadrito pero’tá güevón-. Danny Daniel, piadosamente tartamudeó: -No queremos invitados de mantequilla-. Arturo Sensei educado con el código ético de lealtad y honor hasta la muerte. Fue amable pero cortante como filuda katana, fiel espada del guerrero samurái.

-Hi. Los presentes estamos reunidos en perfecta comunión y hermandad. No hay espacio para discusión. Buenas tardes, otra vez será. Chao. Sayounara.


"Cuento de barrio dedicado a una linda generación de amigos y
 hermanos dassianos, casitas blancas, palermitanos. Nk."

Un par de horas más tarde el grupo paseó por los emblemáticos rincones del barrunto, por el parque, por sus callecitas y pasajes. Por tiendas, licorerías y huariques. Tomaron varias veces el último trago, la del estribo, en bares de amigos. Se prometieron un nuevo encuentro para fiestas, para Navidad, para el Año Nuevo, carnavales y para las infaltables polladas bailables. Tomaron nota y apuntes. Con la lección aprendida de ética, honestidad, respeto, honor, moral y lealtad, se dijeron: -¡Hasta la próxima oportunidad!

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Nicolás D. León Cadenillas.
Lima, 2014.