Más agüita al caldo. N.D.León

Más agüita al caldo.
"Si tienes mucho, da tus bienes a tu Iglesia; si tienes poco, lo poco que tienes para tu Iglesia". E. M.

La Semana Santa se avecinaba, por iniciativa propia de mí, sin que nadie me mandara me zambullí en la azotea de mamita, me propuse arreglarla; ordené bancas, mesas, limpié los utensilios de barbacoa, dejé listo el antiguo brasero de hierro fundido para carbón, mantenía aún impregnado las huellas del año pasado. La parrilla y la plancha de acero inoxidable estaban irreconocibles. Desde mi atalaya tiré una luqueada a las demás azoteas adornadas con botellas regadas de ron, de racumín y de cajas de chelas vacías. En la vista panorámica sobresale piadosamente la Santísima Cruz de Nuestra Señora Virgen de Guadalupe de BalconCity. Contrastando con los curitas que hoy tenemos en nuestra Iglesia Guadalupana, son los mismos comerciantes salteadores que Jesús desalojó del Templo. Que vida y pasión. Saqué de mi bolsillo mi libretita y anoté una cita que se me vino a la memoria:

- “Estoy rodeado de sacerdotes que repiten incesantemente que su reino no es de este mundo, y sin embargo echan mano de cualquier cosa que puedan obtener.” Napoleón Bonaparte.

Y de sopetón, me pregunté. - ¿Cristo Jesús comía pescadito en Semana Santa? - repasé la Biblia de un tirón. - La multiplicación de los panes y peces, vino rojo en las bodas, pan sin levadura, vinagre, miel, aceitunas, uva, cordero asado. - Ajá, eso es, comía su corderito al palo - fue una conclusión con duda. Con tantos palos y leña de su viejito carpintero el menú no podía ser de otra manera.

Con la familia teníamos planificado comer ricas truchas del Centro Piscícola El Ingenio - Junín. Qué lindo es llegar a viejo y planificar que comer en Semana Santa; de niños comíamos lo que mamá preparaba, si no nos gustaba mala suerte, chitón boca teníamos que empujarnos la ración y entregar el plato limpiecito. Como niños nos acostumbraron que todo acontecimiento se celebraba. Matrimonio o divorcio; trabajo o despido; triunfos o derrrotas o empates; mudanza por desahucio o abandono de hogar; hija con título o hijita esperando bebe; compra de muebles, cocina, o radiola nueva. - ¿Cómo se celebraba? - Con comida y jarana. Con pollo a la brasa o en el restaurante de la "Reina de la Cocina Criolla" "Rosita Ríos" - en la urbanización Ciudad y Campo del Rímac - de exquisito sabor universal; seviches, carapulcra, anticuchos, cau-cau, patita de chancho, olluquitos con charqui serrano, arroz con pato, seco de cabrito norteño; todo era rico como para chuparse los dedos.

Ahora que soy bastante mayor me encuentro con la novedad que en una reunión, cualquiera que sea, el menú es preparado en dos formas iguales pero bastante diferente. No es sorpresa que nuestro plato símbolo, el seviche, unos prefieran: seviche con pescado y otros seviche sin pescado y sin mariscos ni nada que se les parezca. Otro ejemplo: Arroz con pollo: arroz con pollo y arroz con pollo sin pollo. La lista sigue: Cau cau sin mondongo; ají de gallina sin gallina; lomo saltado sin lomo; riñon al vino sin riñon y sin vino; chorito a la chalaca sin choro; escabeche a lo Llanero Solitario, es decir solo, ni de pollo ni de pescado; etc.

En mis viajes interprovinciales aprendí a cocinar con la sazón nativa de nuestros pueblos peruanos ahora tengo que volver a revisar mis anotaciones para preparar un rico adobo arequipeño sin chancho, causa rellena sin relleno; un espesado de pavo sin pavo o un cabrito a la norteña sin cabro.

En la actualidad para mí es una complicación al cubo a mis altos estudios primarios donde siempre me dijeron que las carnes; rojas y blancas; los derivados de la vaquita y de la gallina eran alimentos equilibrados, completos y altamente ricos en vitaminas, minerales, calcios. proteinas, hierros; etc. En el colegio me enseñaron la Pirámide de Alimentos Básicos. En segundo orden: los vegetales. Ahora resulta que la crianza de vacunos, aves, porcinos, es nociva para la salud, y para el ecosistema, la capa de ozono y otras maldades más. Tengo que documentarme, la ciencia y la tecnología avanzan a pasos agigantados para el bien y para el mal. En muchos casos destruyen bosques, fauna y flora, las minas contaminan, muertes y enfermedades por doquier y muchos así como yo estamos bastantes desinformados.


En la parrillada de truchas por la Semana Santa, todos los presentes se chupaban los deditos y algunos repetían sin consideración. Yo repetí varias veces y varias copas de vino rojo me ayudaron a tal empresa. En plena gula se hizo presente mi primita mayor, Angelines Magdalena, de la familia de Theo; los más jóvenes atendieron a la tía, le acomodaron un espacio en la mesota improvisada. Mi antigua primita del alma, degustadora y primera chef de mi secta gastronómica, después de varias lunas de ausencia por prescripción médica me vino con novedades culinarias, le pregunté, que me quería decir cuando dijo que ya no come 'seco normal ni anormalidades'.

- Un momentito, agüanta el carro pimita mayó ¿qué significa para tí seco normal?
- ¡Con carne, pé! El seco normal es para las personas normáles... los seres humanos del futuro no comen ni comerán carne... son los van asegurar la existencia de la raza humana... así como nosotros alimentamos nuestro cuerpo tambem tenemos que alimentar nuestro espíritu con espiritualidades del alma. Estoy abiertinha al cosmos. No predico ni hago misiones.  Yo no soy perfectinha pero toy procuramdo. En el pasado pretérito me dejé arrastar ancestralmente.

Mi primita Angelines recitó su verso de paporreta con los ojos fijos y entreabiertos. A mis neuronas se le pararon los pelos de punta. Me quedé allí mirando mi cielito blanquiazul, la capa de ozono, los rayos ultravioletas, la Vía Láctea, la esfera celeste, la constelación de Sagitario; y escuchando al demonio malo en mi pecho, balbuceé algunas palabras.

- Entonces tenemos una deformación culinaria, todos nuestros platos criollos llevan carne, vísceras, lengua, cola, de la vaca sólo dejamos los huesitos recontra recocinados.

Angelines Magdalena, mi primita la de mirada de lince, sin permiso de la audiencia empezó una disertación de religión, moral, chollywood y arte culinario; con ejemplos divinamente sobrenaturales. Hablaba de las bondades de su nuevo Dios, de su cambio y que gracias a él, ella es otra, siente en la nuca el respirar de su fornido ángel de la guarda. En su plática citó a varios personajes históricos y bíblicos: al Gordo Cassaretto, Judas Iscariote, Delírium Satán, y terminó con Gastón Acurio; a este último lo califico de pecador mortal. Mis hijos, mis nietos, mi madrecita y los demás comensales me miraron interrogativamente. -  ¡Soy su primo pero no sé nada! - fue lo único que se me ocurrió decir.

- Tú, que no sabes nadinha, ¿qué se celebra en Semana Santa?
- En la Semana Santa recordamos la Pasión de Nuestro Señor: su aprehensión, los interrogatorios de Herodes y Pilato; la flagelación, la coronación de espinas y la crucifixión.
- Quando o espírito não pensa, o corpo e a alma colhem os frutos do inferno. Nosotros tenemos que dar y olvidarnos de los placeres terrenales de la tierra y ahuyentar los pecados capitales de la gula y de la fornicação. El pecado es como un brasero que quema mais y mais, apaguemos el brasero de los satánicos pensamientos mundanos del pandemónium . No le demus gusto al Diablinho. No a la pinga, no a la brasa, no a las parrilladas. Hay que extirpar de raíces los malos hombres de la viña del Señor. Levantamos la espada flameante del santo padre. Tenemos que decir basta de una vez a las polladas bailables de Sodoma y Gamarra, Santa Beatriz y Lobatón, hasta las últimas consecuencias.

- ¡Salú tía! ¡Agarra la jarra! ¡Bebe la rica sangre del señor!
- ¡No, gracias, no bebo!
- ¿De cuándo acá eres abstemia tía?
- ¡Desde que conocí la palabra del Santo do Branco!
- ¡A comerrrrr entonces! Nos han traído un contenedor repleto de truchas.
- ¡Sólo sírveme ensalada!
- ¿Cómo, tía, no vas a comer truchita?
- No, ahora no, después... tampoco. Estoy en un proceso de nascemiento espíritual. Yo sé que es más fácil no querer ver ni cambiar, yo también lo hacía hasta que desperté. Gandhi decía y vivía su verdad. Yo me pongo en el lugar de una vaca lechera tolón tolón... veo que todos los días se llevan a una vaca tan salada... y un día me tocará a mí, tolón, tolón... es desagradable lo sé, pero es la verdad. "Aunque la verdad sólo la vea una sola persona, la verdad es y se queda verdad". Por eso Gandhi no comía carne...
- Los indios de la India, los hinduístas son vegetarianos, no comen carne, la vaca es sagrada.
- Creo que el calentaó de seviche le ha hecho mal a mi tiíta linda-. El sobrino encargado de la parrilla dio su ácida opinión,

Traté de ordenar una conversación agradable y esta se nos escapó entre los dedos. Nuestros diálogos parecieron copias fieles sacadas de los sketches del programa cómico "Estrafalario" que dirigió el gran Felipe Sanguinetti.

- Mi querida primita Angelines. Es bueno saber todas las opiniones sobre que comer y que no comer, que hace daño y que es saludable. Nosotros tenemos suerte de tener nuestra sopita caliente y nuestro arrocito graneado todos los días. Muchos no tienen que llevar a sus mesas, un pan es un don divino, más agüita al caldo es una bendición. Ese tema de qué comer acá en nuestro país es irónico. Nos preocupamos de los animalitos, de las grasas, de los sufrimientos de las aves y de los maltratos a la vaquita, y miles de niños sufren de desnutrición o se mueren de hambre. A un joven que no ha visto jama todo el día le vas a decir que comer un pan con chorizo es negativo para su salud, que una porción de papas fritas lo va a matar de colesterol, si ese gallo no come se muere con o sin colesterol.
- Salomão deixou-se levar pela vaidade do coração e buscou uma princesa. A filha de Faraó. Formosa por fora, podre por dentro.
- Abuelito, mi tía abuela habla como jugadora.
- ¡Si, habla como Kaká, Xuxa Zu Mãe!
- Quem é nascido do Espírito é Espírito e vive do Espírito, e por isso não satisfaz os desejos da carne. A Jesús lo flagelarum en carne viva sangrante.
- Cuando comemos vegetales en muchos casos pescamos una diarrea de padre y señor mío, la mayoría de los sembríos los riegan con aguas servidas de desagües, no tenemos escapatorias. Comemos carnes soleadas, guardadas, con toxinas, bacterias, virus o comemos vegetales con mierda. ¿Dónde está la diferencia? En otro país debe de existir el paraíso terrenal pero acá, lo dudo. Campiñas y lagos contaminados; ríos y playas contaminadas; mi hijita por poco se queda ciega después del domingo playero; estamos hablando de comida... y la canasta familiar en un chancay de dos por medio no sirve para ni mmm... nada.
- Tú tendrás palabras pero no tienes la voz del Verbo.
- ¿Tío padrino, ya se acabó el pescado me puedo calentar una pechuga de pollo? Las truchas me han quedado chicote.
- ¡Oye, hijo de cura, respeta, pejesapo de... acequia!

La gente aprovecho la breve pausa para sonreir y beber el vino rojo, el helado vino blanco y la refrescante y afrutada sangría .

- Oye verborrea, en nuestro distrito tenemos niños que no ven un pan con té; alumnos que se caen de cara a las diez de la mañana por falta de papeo, tenemos focos infecciosos de TBC, por un cuarto de pollo mocosas aceptan propuestas indecentes, por un plato de lentejas te venden al enemigo; la Iglesia condena el uso de preservativos para frenar el SIDA y otras enfermedades venéreas, y bautiza a los hijos de las madres-niñas; primero está nuestra salud física y cerebral; los sabelotodos y jerarcas del Vaticano están desligados del pueblo, viven en otro mundo, nosotros con fe debemos elegir lo que es bueno para nosotros, que no nos orienten como borregos descarriados. Con tus falsos pastores y obispos; curas, sacristanes y mefistofélicos cardenales, fariseos e hijos de la güayaba seguimos avanzando como cangrejos, para atrás, en lo político, religioso, social y moral.

Hice un breve silencio y grafiqué mentalmente un dibujo de Langer que me hizo reflexionar nuevamente.


- Você já ouviu falar em bruxas do Reino de Deus? Sepa mais... Yo estoy con una nueva energía... no como carne, no tomo alcohol, no me gusta la comida criolla ni la papa a la huancaína... Ustedes se identifican con cosas externas que limitan la mente humana. Ese es el lado oscuro do nossa educação peruana seguir una tradição que para mí personalmente es una limitação. Paren de sufrir. Ordem e Progresso. Tenemos que fazer um jogo bonito ante Deus con dádivas y diezmos celestiales. Les deseo una buena truchada muy iluminada con los placeres de la carne guisada. E por isso não satisfaz os desejos da carne. Me retiro. Hasta pronto.
- Yo no te reprocho nada primita linda. Sigue así que vas a ganar el cielo. Vete tranquila  y en adelante no peques más.

Nicolás D. León Cadenillas.
Alemania, 2012.


* Viñeta del maestro Sergio Langer: Una oración por Herr Ratzinger. Larga vida a Benedictus y su rictus.

BAL VIC teatro

BAL VIC teatro.
"Im Schatten chatte ich mit Dr.Hettich". S. Pauleit.

¡Jaque mate!- exclamó Anastasia.

Miré el tablero de ajedrez como si fuera la primera vez que lo veía. No lo podía creer, ¿me faltó concentración? me pregunté. Estoy más viejo de lo que aparento. Mis neuronas no funcionan. Me llegó el Alzheimer de sopetón. Me quedé sumamente perdido. -¡Jaque mate pastor!- murmuré despacito en mi letargo. Anastasia con suma delicadeza movió su Dama y con un golpecito simbólico mató a mi Rey. Mató también mi autoestima, mi autosuficiencia, mi autoconfianza, mató a mi yo, a mi super ego. Mató mi sombra y a mi Ángel Custodio que no se me desprendía ni de noche ni de día.

- Sólo quiero decirte una cosa.- Hicimos un fúnebre minuto de silencio.
- ¿Qué?... eeh... yo... pienso que...- traté de hilvanar alguna idea.
- Una cosita nada más. Me quedo en casa con el Canto Coral... y con el Ditirambo-. Anastasia puntualizó cada palabra usando un tono grave contralto dramático.
- Yo pensé viajar con...
- Que te acompañe Leonadas. En Lima tiene su hinchada. "Grupo de Teatro de las Victorias de Lima Cuadrada: Leonadas".
- ¿Leonadas, Teatro de las Victorias?... Es más directo.
- Suena bien. Me gusta.

En el discurrir de los largos y tediosos días de espera para embarcarme no dejé de pensar sobre Leonadas Teatro. Para mi gusto le faltaba un sello, un logo, algo que identificara al grupo de teatro con la esencia misma de mi página blog leonadas, es decir con la fuente de las inspiraciones, con mi barrunto.

Poco a poco seleccioné mis trastos. Mentalmente tenía casi todo preparado. El boleto de avión en mi cartera. Los veinte kilos de equipaje en la maletota Made in Polvos Azules, las documentaciones en un esplendente archivo de mano, el pasaporte en el bolsillo siniestro de mi chaleco de pescador y mil ideas flotando en el aire.

Llegué con tres horas  de anticipación al Aeropuerto Internacional de Fráncfort del Meno, ingresé sin alegría, sin tristeza, aturdido y abrumado; vacio y lleno de confusión me dirigí a recepción y me perdí en el interminable corredor que terminó después de muchas vueltas en la puerta de entrada del Boeing 777. Fue un viajecito con escalas. Frankfurt/Main - Santo Domingo - Panamá - Lima. Veintitantas horas de vuelo con sus respectivas pausas para llegar nuevamente al Maravilloso País de Utilería del Nuevo Mundo.

El aterrizaje en el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez fue perfecto. El avión pisó tierra y nosotros, los pasajeros, levantamos los brazos en señal de gloria. Salir del aeropuerto no fue tan perfecto, siempre es caótico, pero esta vez fue en orden. Atravesé la veintena de taxistas que se ofrecían a precios módicos. Entre la espesa neblina y la incesante fina y fría garúa, me abrí paso trabajosamente entre la muchedumbre, caminé por los límites de la Provincia Constitucional del Callao y Lima Metropolitana, cuando cayó la gran capa negro oscuro en la azulada noche, caminé de largo, y me perdí por los alrededores del perturbador oasis de tradición de los Barrios Altos, la plazuela Santo Cristo con la famosa Huerta Perdida, punto turístico de bohemios noctámbulos empedernidos de agitada vida subterránea.

Antiguos húespedes, ánimas residentes del Purgatorio, me dieron cobijo y abrigo en el romántico Cementerio Museo General "Presbítero Matías Maestro". Haciendo uso y abuso de confianza tomé por asalto la Cripta de los Héroes e instalé mi centro de operación y cuartel general de prensa y comunicación, sólo por siete días con sus noches, tiempo límite para obrar con libertad de expresión y libre imprenta.

A la vejez aprendí a leer para calmar mis nervios. Leyendo una historia de los avatares de un esclavo negro; de sus sueños de un mundo mejor; sin maldad ni opresión, ni desigualdad en las extrañas tierras bañadas por el río Misisipi. Pensé en mi familia. Seguí hoja por hoja el hilo de la trama, esta me llevó a leer sobre Martín Luther King, leí en voz alta su discurso que brindó el 28 de agosto de 1963 en los escalones del monumento a Lincoln en Washington D.C: "Yo tengo un sueño". Cerré el libro, volví a pensar en mis familiares, luego de una intensa concentración mental filosófica aristotélica me quedé dormido sobre la fría lápida de mármol de Carrara.

Por lo general no tengo pesadillas ni sueños pero esa noche soñé que jugaba con mis queridos nietos, con mis hijos y sobrinos. En el desayuno seguí soñando despierto. Pensé en Leonadas, en mi mamita, en la Rica Vicky. Pensé en mi Alma Mater, el teatro La Cabañala ENAD. Tecleando busqué la forma de decir lo que no podía expresar con palabras, escribí las primeras líneas de mi sueño inspiradas en las palabras de amor del pastor Luther King.

@ - Familia y familiares con sus subsecuentes ramas y sub-ramitas:
León. Leones, Pumas y Gatos. Cadenillas. Cadena i Eslabones.
Ramírez, De la Puente, Herrera, Velarde i Barinotto. Palma, Álvarez i Espinoza.
¡Ayer tuve un sueño! "BAL VIC teatro". Rodrigo, Alejandra, hijos míos; sobrinos queridos y queridas sobrinas, hoy les digo a ustedes que a pesar de las dificultades del momento, yo tengo un sueño. Es un sueño profundamente arraigado al sueño victoriano. Sueño que un día nuestra familia se levantará del sillón de la Mamá Elena, dejará de ver esas terribles telenovelas, talk shows, reality shows, al fondo hay sitio, polladas bailables, kimbara... y vivirá el verdadero significado de gozar con la madre de las Artes, el tinglado de la antigua farsa, el Teatro. Sueño que un día, en el hermoso Parque Miguel Dasso, los hijos de los hijos de la antigua matriarca, podrán apagar la caja boba, el televisor, la radio, el PC, y leer un libro, un libreto o uno de mis concienzudos e inteligentísimos cuentos o crónicas para llevarlo al escenario familiar o amical. Sueño que un día, nuestro barrio, se convertirá en un oasis de conocimiento y cultura como le hubiera gustado a Papá Niko. Sueño que mis nietos, por el momento sólo dos, vivirán un día en un Distrito modelo en deporte, cultura, solidaridad y Paz Celestial. Sueño que un día, la Urbanización Residencial Balconcillo, se convierta en un sitio donde los niños y niñas, puedan unir sus manos con las de los niños y niñas de otros barrios y empezar a cantar, declamar, danzar, cajonear con cajón, recitar y actuar como primos hermanos. Esta es mi esperanza. Esta es la fe con la cual regreso al bello país occidental e intertropical de América del Sur.  Y si La Victoria ha de ser grande, esto tendrá que hacerse realidad.
DT. Niky León K'Dnias.

En menos que canta un gallo recibí respuesta. Me alegró, también me preocupó. Se acabó el tiempo de escribir cartitas, era el momento de la acción, de levantar como armas letales, la pluma y el blanco papel. Como veterano experto en mil batallas respondí con la seguridad de un gurú para no levantar aureolas de indecisiones ni dudas. Al grano y a rajatabla expuse mis sentimientos dionisianos.

@ - Papay, fue muy bonito leer estas líneas, traen un mensaje muy inspirador. Rodrigo Immanuel
@ - Hijo, tenemos que sumar puntos para campeonar.

@ - Pá, leí tu carta, está muy bonita... pero, dime... ¿es sólo fantasía o d q se trata? ¿Vas a venir a Perú?... chao, toy en la calle, no puedo sacar la tablet xq m la arranchan, stamos hablando. Besos pá, te quiero. Alejandra Del Socorroco.
@ - No os turbéis. En el cumpleaños de Mamá Elena estaré en cuerpo presente. Tanto mientras la paz esté contigo.

@ - Tío, tu carta nos hace reflexionar... ya pes, yo me apunto, yapss. Vicenta Micaela.
@ - Que cada quien aporte una gracia de sus habilidades artísticas es más que suficiente.

@ - Bueno, desde el punto de vista qualitatīvus y quantĭtas, se puede organizar algo. DAN.LEH
@ - Yago Leh, tu poema "... " es un retrato de nuestra realidad, muy bueno e interesante. Tiene calidad, ironia, se nota que eres mi sobrino. Te felicito. Nk.

@ - ¿Tío, nos vas a dirigir por Skype? Virginia Daniela.
@ - Nos comunicaremos mediante skype, inbox, facebook, e-mail, videochat, smartphones... y otros medios audiovisuales auditivos: Celular, teléfono, radio, campana y cajón. Fotos, dibujos, rostros y manos. Escritura arábiga y alfabeto morse. Reflector en el cielo.

@ - ¿Tío, qué significa Bal Vic? ¿Algo así como Vini Ball?
@ - BAL-concillo - La VIC-toria.
@ - Ya decía yo. Estaba cerquita. Angelina Mariana.

@ - ¿Por cuánto tiempo? Gabriela Juanita.
@ - ¡Sólo Dios lo sabe! Un segundo es infinito. El resto es un agujero en la Vía Láctea.

@ - Tío, tu propuesta cultural y "unidos como hermanos", calza con mis sueños. Tengo escrito un libreto basado en John Howard Lawson, teoría y técnica de la dramaturgia. Estoy leyendo autores bravísimos. Brecht, Shakespeare, Kafka, Dostojewski, Joyce, Tolstoi, Mo Yan. Abrazos, Santiago Pietrolás.
@ - Pietrito, en tus manos encomiendo la asistencia de dirección. Nk.

@ - Cuenta conmigo para cristalizar este sueño. Me comprometo a ser tu apuntador oficial. Pedro Caifás.
@ - Hermano León: "En verdad os digo, todos mis movimientos están fríamente calculados".

@ - Es una tarea muy ardua, difícil pero no imposible. Te ofrezco mis manos para tan loable labor. Guadalupe Helena.
@ - Y yo también te digo, sobre este Parque edificaré nuestro teatro victoriano.

@ - Es nuestra obligación hacer ese sueño realidad. Besos y abrazos. Pablo Benjamín.
@ - ¡Que así sea!

@ - Mi querido Niky, sigue trabajando para el Amor, que para comer Dios no te dejará de Dar. Ricardo Fuerman.

@ - Familia, bajo la manga tenemos tres grandes artistas intérpretes ejecutantes, Piero Angelo, María José y Kolia Nicolás, mis nietos y sobrino. Majo canta, baila, recita y le gusta estar frente al público. Piero hace sus pininos con el cajón peruano, pronto lo escucharemos en un solo de cajón con su repeticua. Kolia cajoneando en la caja chica o pasando el sombrero. Cuando llegue a la casa maternal de Mamá Elena podremos hacer una pichanga escénica, calentar motores, después veremos más adelante lo que nos depara el destino. Nk.

                           BAL VIC teatro.
BAL VIC Teatro et Leonadas.                                  Bosquejo: Leòn K'Dnias.

Y al decimotercero día, martes 13 de agosto de 2013 del Anno Domini del siglo XXI del Tercer Milenio. En nuestra querida Urbanización Residencial Balconcillo del popular Distrito de La Victoria - Código Postal: Lima 13. Niños, jóvenes, viejos, tíos y señorones miembros de la antigua familia afroiberoandina crearon: "BAL VIC Teatro". Institución cultural sin fines de lucro, dedicada a realizar y promover el quehacer artístico en las diferentes áreas del teatro. ¡Larga vida a Bal Vic Teatro et Leonadas!

Nicolás D. León Cadenillas.
Lima, 2013.

¡Taxi a la vista! De Nicolás León

¡Taxi a la vista! De Nicolás León.
Para María Luisa Del Socorro, madre y abuela de mis engreídos.

En Olimpia, en el mismo sitio, en el mismísimo lugar donde encienden la llama olímpica de los Juegos Olímpicos, se me vino a la cabeza una experiencia de una antigua y veloz carrera... la de un taxista.

Cargando a nuestros hijitos que pesaban duro por lo bien papeados que estaban. Mary haciendo upa a Ale, bebita aún, y yo sosteniendo con el brazo derecho a Rigo que estaba medio dormidito. Con el brazo izquierdo sujetaba el maletín lleno de pañales, ropitas, leche en tarros, jarabes, juguetes y dos pollos trozados para jugar a la comidita en la casa de mi querido suegro Don Guillermo. Me olvidaba, llevaba también una botella de Vodka Luksusowa Luxury, legítimo de Polonia, regalo de una colega de la ciudad de Wrocław que conocí cuando era solterito sin preocupaciones de biberones, ni de chupones, ni de pañales.

Felices y bonitos con ropero dominguero, nos dirigíamos al bello Distrito de La Perla, a pasar un fin de semana fuera de Lima, juntito al mar; salíamos de excursión a la Provincia Constitucional del Callao.

Nos cuadramos en la esquina del paradero pirata de nuestros taxistas de confianza, en su mayoria vecinos y conocidos del barrio. Como nunca brillaban por su ausencia. Necesitábamos una carrera con urgencia, sólo veíamos la calles vacías. Esperábamos un Taxi para viajar cómodos con nuestros queridos angelitos, realizar el viaje en micro no salía a cuenta, nos demoraríamos una eternidad, viajaríamos apretados como sardinas y con todo el equipaje que llevábamos era catastrófico; los ladrones y las combis asesinas no respetan al público; era una idea suicida pensar en viajar en microbio. ¡Ni locos que fueramos!

Se nos encolleró un músico folklórico.

Auto que pasaba, levantábamos la mano. En plena espera, se nos encolleró un músico folklórico con sus instrumentos; una hermosa arpa, una bolsa con quenas, zampoñas, sikus y silbatos; una guitarra, un charanguito; güiro, matracas, trutruca; en una bolsa finamente trabajada llevaba un equipito moderno, punto azul, Made in Japan, que daba la hora, Pioneer CD-Player con micro y control, que desentonaba con los parlantes de baja calidad típicos para hacer solamente bulla.

- ¡Taxi a la vista!- dijimos.

Mary me advirtió: -¡Ponte mosca!-. Ella levantó la mano, yo traté de hacer lo mismo; el taxista se paró en seco, nos miró y preguntó:

- ¿Onde?
- A La Macarena, Av. La Marina frente al Minis …

El musicante andino habló bastante fuerte para que todos lo escuchen, especialmente el taxista:

- ¡Pago precio!!

El taxista sin pedir permiso, sin hacer una señal, avanzó, si no me quito a tiempo me arrancaba la cabeza con lentes y todo. El pendejerete palabreó, toma que te doy, dijo un precio y el taxista aceptó. El folklórico mete las cosas en el asiento posterior, amarran los parlantes y el arpa viajera en la parrilla, bien seguro con un pañuelito rojo de bandera de peligro.

Mientras tanto nosotros seguimos levantando los brazos a todo auto que pasaba. Arrancó el vehiculo, nos arrojó humo de aceite quemado y se marchó. El andino nos miró y se sonrió de su pendejada, de su criollismo barato. Nosotros devolvimos la mirada muy fastidiamos. No avanzaron ni cien metros, el taxi volkswagen amarillo se detuvo, bajó el chofer a empujar, pidió auxilio, bajó el músico y pidió ayuda a un jovencito; empujaron la máquina, el taxista dobló en U para aprovechar la bajadita de la pista; cuando tuvo suficiente velocidad se subió a la volada, enganchó, hizo contacto, cascabeleó el auto, y arrancó la carrandanga, más humo negro, el chofer aceleró con fuerza y… a la fuga se dio. Muy alegre el taxista pasó por la pista del frente, me saludó risueño como dándome las gracias. El folklórico detrás corriendo pesadamente, se detiene, ahogándose por falta de aire, se quedó contemplando como se perdía el VolksWagen color patito en el horizonte vehícular.

Con el nuevo músico deambulante nos quedamos mirando otra vez; traté de no demostrar mis sentimientos, no pregunté la estupidez de siempre:

- ¿Qué pasó? ¿Te robaron?

Sin dar importancia a los hechos, seguímos esperando a los sorprendentes ases del volante, a los temerarios hijos de... víboras… a los endemoniados taxistas. Seguímos esperando con incertidumbre en el paradero de la esquina de nuestros honestos taxistas piratas del rico barrio de Balconcillo City.

Nicolás D. León Cadenillas.
Olimpia, 2009.

Kempes, in memóriam. De Nicolás León

Kempes, in memóriam. De Nicolás León.
En recuerdo de Carlos Manuel Donayre Torres.
Memorias -versión libre- de Niky León.

Christophorus Condori Pumasupa, más conocido por su sobrenombre artístico Kempes Matute Block, fue el gran amigo que cualquier barrio que se respeta desea tener.

El popular Kempes, de pausado caminar, rostro adolescente, trato decente, conducta cortés, estampa atlética, de rara fuerza interior y dominio de bárbaro jugador callejero de la calle, que en su momento más álgido tintineó como la estrella más representativa de la cofradía del barrio. Era indudablemente el antagónico de la cuadra, el muchacho bueno del buen hablar, buscaba la palabra exacta para explicar a sus allegados y amigos amados el significado de convivir en paz en el paraiso terrenal.

Generalmente llegaba al barrunto trayendo su enigmática aureola de misterio después de hacer su siesta obligatoria de dos horas reloj. Su modesto almuerzo -frejoles a lo pobre- lo amodorraba olímpicamente. Cuatro o cinco de la tarde bien limpiecito marcaba tarjeta en el umbral de la puerta de la casa de su bien sabrosa, guapachosa, amada amante y se cuadraba como un pétreo ángel guardián con espada a la espera de su bien amada. Su chica bonita siempre llegaba puntual, en taxi amarillo, después de cumplir sus exigentes horas de trabajo laboral.

Pétreo ángel guardián con espada

Christophorus Condori Pumasupa, el jovencito de los ojitos tristes, hundidos un poquito, ojos de color verde palta madura; nariz larga, tez trigueña, cejas negras; de mirada sincera, noble y honesta. Joven fuerte de elevada estatura, desgarbado, espigado de piernas larguísimas; 1.84 metros de altura.

En el círculo central de la cancha dominaba el panorama como una férrea estatua, luciendo orgulloso su cuidada larga melena levemente ondulada color negro carbón que caía en grandes bucles sobre sus hombros. Manejaba una envidiable zurda potente, tenía una eximia destreza y gran facilidad para definir; reflejos, velocidad y coraje; su capacidad de reacción era super increible que lo hacía un delantero impecable. También era poseedor de un cabezazo letal.

La única razón por la cual no se podía contar con él, era simplemente una pequeñez, nuestro querido Kempes cargaba una pesada aureola cuarteada que ensombrecía todas sus aptitudes de hombre matador. ¡Kempes, no jugaba fútbol! Ni fulbito, ni pichangas. Su deporte favorito consistía en rendir pleitesías -como gran sacerdotiso- al dios de los sueños, Morfeo. En sus brazos, él era el fiel escudero, lo acompañaba en las andanzas de las incalculables e inimaginables aventuras con escudos y lanzas. Mañana, tarde y noche calentaba las blancas sábanas; los muebles, colchones y petatitos; rodeado de sus amiguitos: musas, ovejitas, duendes y musarañas.

En su esquina desentrañaba lo sagrado del mundo que a través de los sueños filosofaba de sus vivencias adquiridas en la hamaca del jardín interior con vista al Cinema Drive-In Super Hall.

Siempre se tenía presente su profunda mirada que respiraba sabiduría, paciencia y bondad. El gran Kempes, filósofo de esquina y de cantina. Traductor de títulares prensa chicha. En una de sus acostumbradas clases de callejón explicó a sus alumnos que, la noche se ha hecho para dormir y el día para descansar, contemplar a la madre naturaleza y gozar de los pláceres que nos brinda gratuitamente el Todopoderoso en el paraíso mundano. Concluyó la lección del día y seguidamente se fugó para refugiarse en su engreída cómplice perezosa colchoneta regalo de su vecina "la señora Ruperta".

Christophorus "Kempes", no era trafero como "el Zorro Carlos". No ponía un real pero tampoco pedía. No era traicionero como "el Pelao Gallina" de la esquina. No era tacaño como "Memo", el artesano de espejuelos. Dadivoso como Yurito un poquito. No era celeste aguachento como "el Marqués Le'Pera" ni como su corte celestosa de media mampara, empezando por "el Cholo Manolo", "el Chato Rena", "Jessy Iscariote", "Joan Mané", "Thiago Armando" y otros desteñidos más. Kempes era un muchacho decente a carta cabal con sublime pasión y sentimiento íntimo "Blanquiazul hasta la muerte". Como los héroes históricos del Alejandro Villanueva de La Victoria: "El Nene", "El Julius", "El Cholo", "El Mago", "El Perico", "El Bombardero", "El Señor Actor", "El Depredador", "El Maestro"; et cetĕra.

Y como fin de fiesta repetía el lema del "Comando Sur-Orlando" gritando a todo pulmón como "Frank Rey Kings" para que escuchen los soplones de las gallinas reculetas:

- "¡El día en que me muera, yo quiero mi cajón pintado de azul y blanco como mi victoriano corazón blanquiazul blanco!"

En la esquina del "Jardín del Edén", de izq. a derecha: "Pool Planta", "el Chato Ricky", "el Willman, 
"el Gordo Omar", "el Pato Sardón", "el Licenciado", "el Chef Pezú Uña" y "el Re Chato Osito".
Foto de "el Ciego Aldo".

Por mi parte nunca me enteré de la edad exacta de Kempes, yo creía que era contemporáneo con el "Gordo Oso" o más o menos con el "Ciego Carlos"; "el Ciego Aldo" dijo en una oportunidad que jugó bolitas y voló cometas con Kempes y con Ricardo "El Bat Ray Chard". Dijeron también que jugó canga con el "Chueco Gino" y que fue su amigo, pura mentira, amigo no fueron. De quinceañero caminaba por los Campos Vizcardinos con el hercúleo trio "los Trillizos", conformado por los catadores de racumín y vinagrillo, los candorosos "Vitín, Nandín y Calín". De adultos parecían una temible cuadrilla, se licoreaban timbeando en el Bar de don Lucho "Si Don Luis".

Conforme pasó el tiempo, Kempes se estancó cronológicamente, no envejecía mismo "Retrato de Dorian Gray", bien macerado en pipas de pisco acholado pisqueño. Los almanaques pasaban pero a él se le veía igual o mejor, siempre gallardo, con una figura de fina estampa caballero. Caballero de fina estampa. Un lucero que sonriera bajo un sombrero, no sonriera más hermoso ni más luciera, caballero.

En el crudo invierno -Christophorus- se cobijaba del frío y probaba el agradable chicharrón -chicha de jora con ron- que brindaba a los sedientos el Samaritano Chef Al Berto. En noches que Al Bért tenía tiempo adoctrinaba a los asiduos concurrentes como buen anfitrión pastor, portando en la diestra mensajes subliminales y en la mano siniestra cargaba el Pequeño Libro "Le Petit Livre Rouge" de Máh Chée Tóng. Como paganos e infieles leían libros excomulgados por la pérfida Inquisición del ratón Kenya Fuchi Nipón. Lecturas prohibidas como el best-seller "Cóctel mólotov: Racumín, yonque y chicharón" de Niccolò Leone"; "El Planeta de los Misios" de Henry Zuazo; "Tácticas y Estrategías de Maradona, la Mano de Dios". Al final de cada clase Al Bért repartía separatas de un veloz cursillo acelerado de mnemotecnia para una rápida paporreteada a las citas y versículos de la KGB, Stasi y todo lo concerniente a los temas sobresalientes de los ingeniosos líderes del eje del Telón del Averno.

Kempes en un encuentro amical aprovechando el asueto en el día de una huelga general, tomando el néctar de los dioses andinos -chicha de jora- picando camote frito con pan tostado. Sorprendió a la afición, habló de los santos, ángeles, curas y demonios. Preguntóle al inocente:

- ¿Señor Escribidor, usté que se la dá de sabihondo, cree usté que ese Huerto del Edén realmente existió?
- Existió y existe. Una biblioteca es un Paraíso. No lo digo yo, lo dijo Jorge Luis Borge: "Siempre imaginé que el Paraíso sería como una especie de Biblioteca".

No aceptó la explicación, se paró en medio de la pista, abrió los brazos, miró al cielo y con un áspero grito aguardentoso retó al Creador.

- ¡Diooósss, ser supremo omnipotente, sí tú existes, manda un rayo de tu lumbre, fulmíname! ¡Haber, pues, aquí estoy quiero ver el rayo!

Sus pupilos se miraron atónitos sin decir palabra alguna. Sorpresivamente Che Carlitos con sus cuatrocientos kilos de peso saltó como un tigre de bengala y al vuelo le propinó un seco cachetadón peor que un rayo, el imponente azote de Dios lo fulminó, lo incrustó y pulverizó en la pista previo arrastrón. El irreverente Kempes escupiendo tierra, completamente grogui se levantó como pollo empapado. Che Carlitos enarbolando la santa ira de Dios Padre fue a su encuentro para propinarle su justificada repetición. Kempes por inercia corrió al mejor estilo de "Forrest Gump"  con muletas. Hasta el momento que desapareció.

Al día siguiente el aguerrido jugador matador no regresó a su córner; uno, dos, tres días, nada; semanas, meses. Se le extrañaba.

Luego de una larga ausencia apareció por el barrio justo en una de las acostumbradas tardes roneras. Todos se alegraron, lo saludaron con cariño. Él sonrió, señaló las nubes con sus tres largos dedos; anular, medio e índice; miró al grupo y utilizando citas del Verbo, atacó frontalmente el desparpajo de la miseria moral.

- ¡Agóra sóyotro, em nome de mi Senor, muitas graciaz Senior por amarme tanto!

En el palabreo se le notó un incipiente fraseo portoñol. Vestía zapatos de charol negro brillante, camisa blanca almidonada, corbata negra y pantalón de vestir azul marino.

- ¿Qué te pasa loco? ¿Tá brava el moño de Matute? ¿Dónde es el tono?
- Nada de tonos. Me voy al Templo hoyess mi día... pra tener una buona noite con los pastores. Escuchar la santera palabriña. Basta de pecados, hermanos ¡Deus te espera! ¡Avénnida Iquitos cuatra cuatro. ¡Sana y Salva! ¡Brasil, Brasil o mayor do mundo! ¡Aleluyá, aleluyá, llama yá, ahura Dios te espera! ¡Paga por adelantadiño tu resurrección! ¡Para beber veneno racumín abres la mano! ¡Brinda el dinero para tu Salú Espiritualiño! ¡Gracias a Joan, a Kaká, soyótro! ¡Ya no me junto con el Satán Ray Chard! ¡Fuera tentazaón del coco! ¡Fora diablo petrocheli! ¡Ese Ray Chardiño esél Satán sinestro trabayador del fuego cerebral y déla fragua pra bajarla!
- Ya pé Kempes no te pases, nada de indirectas, no te metas con el maestro Murciélago, él no hace nada, cuando no está volando, está colgáo, nada más.
- Emtonces támos hablamdu del mismo cerrajero de las puertas del São Paulo.

Y así como llegó se marchó... a pasos muy acelerados.

De tanto rezo profano hincha pelotas de un momento a otro, la chica bonita le dijo adiós. No le abrió la puerta, no lo esperó, le negó el acostumbrado lonchecito, sin explicaciones lo despedió.

- Jugador, se corre la bolada por ahí que andas en malas migas con la morocha ¿qué tan cierto es, ah?
- Jijijjiji ¡Chismositos de miércoles!...  tú sabes... en una relación no falta la vía crisis, altibajos... eso es todo, latán haciendo grande...
- Jajaja... ah ya, que güeno, me alegra saber eso. Támos un poco preocupadinchis...

Poco tiempo después nos enteramos de la verdad, la morena de sus amores lo choteó. Kempes se deprimió, se aburrió se dar vueltas en los mismos jardines de su barrunto Matute Block. Y para colmo las malas lenguas chicharreras cantaban la misma canción sin contemplación cada vez que lo veían aireándose en calzoncillos en el balconcillo.

 "Dicen que por las noches no más se le iba en puro llorar; dicen que no comía, no más se le iba en puro tomar. Juran que el mismo cielo se estremecía al oír su llanto, cómo sufrió por ella, y hasta en su muerte la fue llamando: cucurrucucu... paloma, cucurrucucu...no llores, las piedras jamas... paloma, que van a saber... de amores".

De tanta joda, decidió hacerse el harakiri victoriano, lo pensó bien y mejor se hizo algo más práctico y simple, una deportación voluntaria a la chacrita de sus abuelos. Viajó con el pretexto de vacacionar -eso dijo- y se fue a descansar de la terrible soledad que lo aquejaba.

En la chacrita encontró un disco 45 r.p.m. que describe las ansias y el cariño de un corazón enamorado. Un valsecito criollo del compositor Luis Dean Echevarria. Lo repitió hasta el cansancio, que terminó rayando el antiguo sencillo. Pero ahí no terminó el concierto, continuó cantando, se había aprendido la letra de cabo a rabo, verso por verso, siguió cantando hasta el hartazgo.

- "Ay Zenobia yo te quiero y no te puedo olvidar, quiero tenerte entre mis brazos para poderte acariciar, porque eres tan bonita y tan buena para mí, Ay Zenobia te quiero solo a tí. Si te olvidaras mujer querida mujer del alma de este corazon que te ama tanto. Te mataría con el puñal de mi desprecio y tu alegría se comvirtiera en llanto".

Un día equis llegó una sombría noticia, nos quedamos fríos, incrédulos. Fue el cuchicheo mayor del barrio. Su compadre el Hombre Murciélago fue el traedor del tremendo notición. Nos dio la triste noticia que al gran jugador callejero lo mandaron a un chambón.

- Piña mi compadrito. Su tío se prestó a la güevadita y lo contrató a destajo y le dio trabajo.

Veinticuatro horas más tarde todo el mundo seguía compungido por el doloroso castigo que le habían dado como martirio al atlético bello durmiente, al joven príncipe de los bonitos ojitos y felices sueños.

En la madrugada, en la televisión algunos lechuceros vieron el noticiero que narraban un fatal accidente en la carretera del Callejón de Huaylas. Coalisión y muertes, ningún sobreviviente. Dieron nombres y sólo su carnal, su Batibroder,  reconoció los nombres del querido Kempes.

Después de un sofocante día laboral regresaban a casa sin pensar que en las penumbras, sombras y recovecos de la sierra nor-central los esperaba la despediada y sorprendente dama de la muerte. Nuestro gran goleador partió a la eternidad.

Buscaron culpables, ya era demasiado tarde.

- ¿Quién lo mandó a trabajar? –No preguntes mejor- zuzurró con lágrimas en los ojos Don Canuto Menestrón- hay gente mala, hay gente buena; gente inocente y maliciosa. Tenemos en la viña del señor, incrédulos anticristos y de los otros. "Ganarás el pan con el sudor de tu frente", "No por mucho madrugar encontrarás pan caliente más temprano", "el trabajo es una bendición", "el trabajo lo hizo dios como castigo" y para terminar os digo "Si el trabajo da salud, que trabajen los enfermos"- concluyó el vate Don Canuto.

- ¿Si naces con el oráculo a tu favor por qué tienes que cambiar tu designio divino de la profecía de tu destino?-. Repitió un discípulo de Kempes, se persignó, miró a su grupo, se abrazó al más antiguo y lloró a moco tendido contagiando a los demás sufridos peregrinos.

- Se nos adelantó por muchos cuerpos de ventaja. Era joven, dribliador y gran güeveador. Como todos nosotros, como los otros, como vosotros. ¿Por qué él? ¡Porque Dios lo dispuso así! ¡Riquiescat in Pace! May he rest with God!-. Rezó el hermano Pablo, hermano de los hermanos Villa Monte de Ventanilla: Ronald, Alaín, Ricardo y María.

¡Kempes, Riquiescat in Pace!

En nuestro memoria -a manera de epitafio- rezamos por nuestro querido Kempes los últimos versos de Veinte Años de María Teresa Vera.

 "Con qué tristeza miramos, un amor que se nos va, es un pedazo del alma, que se arranca sin piedad".

Nicolás D. León Cadenillas.
Bühl (Baden), 2013.