La profeCional

Dedico estas líneas a los fundadores de La Oficina. A mis viejitos lindos que me enseñaron el doble sentido, palabrotas y malas lisurotas.

"Primero te ignoran, luego se ríen de ti, después te atacan, entonces ganas." Mahatma Gandhi.

La profeCional
Leyendo a Nikolái - cuentero de La Oficina - 
El barrio de BalconCity, se jaraneaba. 
El Distrito de La Victoria, se divertía; le decian: 
- Eres el desgüeve, te pasas cualquiera la cantidad cuñao.
- Los cuentitos están bravos. Está bacán loquito. 

Y el escribidor, sonreía y reía. 
Compartía todas las alegrías.
Los cuasi profesionales que no lo leían, ellos decían:
- Sólo escribe huevadas todos los días.

Una vez, en la esquina con Cuchín, el famoso. 
- Me siento muy vacio, solo y alicaído – dijo el escribidor.
- Causín, pero a tí no se te nota ná – le respondió Cuchín.
- Ya no tengo chispa, ni creación. Ni el chisme me importa. 
Menos que se maten con traición o por la maleta.
Me estoy enfermando de una crónica normalidad. 
Yo quiero ser feliz. No un desliz.
- ¡Viaja pé cuñao! - ¡Tú sabes que he viajado como michi!
- ¿Ya no lees? - ¡Sigo leyendo, ón!
- ¿En cuestión de amores? - ¡Soy amado!
- ¿Vas a ver a tu papito? – Siempre lo visito.
- Ya no sé que decir cuñao, estoy perplejo.
¿Entonces no vas a la pollada bailable?
- No.

- ¡Ya sé, levántate a la ProfeCional! ¡Vacílate con ella!
- ¿A la profesional? ¿Quién es? ¿La conozco?
- La ProfeCional pé. ProfeCional con cé. 
Esa Chiquita es una licuadora Osterizer 12 velocidades,
Motor reversible trifásico. Es genial.
¡Qué muchachita, te va a descerebrar el coco!
- Tanto así.
- Dice que para eso ha estudiao en la ligas superiores. 
Es toda una profeCional. Te doy palabra que sí.

- ProfeCional con cé. No entiendo. 
Puede ser una cé de culantro de las cuatro letras.
¿O una cé donde no te entra el sol?
- Puede ser una cé de criminal. 
¡Porque ella con la cé de poto, mata!
- ¿Y si es una cé de cochina o de cochinita? 
Cambiame de parejita, Causita.
A esa profeCional la dejamos para el capítulo final.

Chieming, Junio 2012.

Nicolás D. León Cadenillas

Teatrólogo

No hay comentarios: