Primer Coloquio Interprovincial de Artistas e Intérpretes de la Región Sierra Central

En Grecia, parado en el centro de un escenario que fue, el cielo y algunas piedras como testigos de su gloria; leí los datos y miré detenidamente el plano-guía, imaginé como había sido el teatro en este antiquísimo pueblito perdido entre los cerros del Peloponeso. Calculé, mentalmente, una capacidad de cien personas. Actualmente, si no fuera por los pocos turistas que llegan, seguiría siendo un paraje bien desolado; tampoco hay pueblitos cercanos o sea no había invitación a los vecinos de las comarcas aledañas, eran funciones privadas.

Hablando de invitaciones, todo este paraje me trajo a la memoria la invitación que me hizo el grupo de Teatro Vivencial de Lima Cuadrada para participar en el Primer Coloquio Interprovincial de Artistas e Intérpretes de la Región Sierra Central, evento que se realizó en un pueblecito desolado escondido en las quebradas incontrastables de los Andes. Hasta ahora me pregunto por qué tuvieron que organizarlo tan lejos, algunos dijeron que era para llevar cultura a los pueblos olvidados y alejados de las grandes ciudades; otros repetían como loritos: "Para promover la descentralización cultural", y otros no sabían qué responder. Pero en ese pueblecito vivían poquísimas personas, los jóvenes hacía tiempo que se las habían picado a las ciudades más cercanas y los más temerarios no pararon hasta llegar a Lima. En el lugar corría un viento frío todo el día, y de noche era una congeladora. Toda una semana torturándonos climáticamente, a los que se la dieron de valientes les dio un soroche de los mil diablos; pero la programación estaba hecha y dale que te dale se hicieron los cursos de capacitación y entrenamiento actoral en el espacio escénico y vacío. Algunos profesores floreaban con argumentos de que estaban impulsando el teatro mortal en el escenario desnudo. Para mí el patio donde daban los talleres era un escenario calato, triste y requetepobre. Al sexto día, a las seis de la tarde en punto, se bajó el telón de los talleres e inmediatamente desfilamos hacia la Plaza de Armas. Como encargado de la parte técnica y escenográfica aproveché el atrio de la Iglesia para improvisar un gran escenario; para eso me habían llevado, para que prepare el escenario del acto teatral, aproveché también, la escasa luz de un par de postes mal parados. El cura se puso como un pichín porque estábamos invadiendo su territorio; el público le replicó que la Iglesia le pertenece al pueblo y a las viñas del Señor; el curita amenazó con excomulgarlos, lo pifiaron y dejó de joder. Las autoridades, los cuatro campesinos que conformaban el público y los participantes del coloquio ya se habían acomodado a como diera lugar en los sardineles, banquitas, piedras, ladrillos o se habían colgado de los escuálidos arbolitos. Cada taller tenía disponible un tiempo limitado para demostrar sus conclusiones de lo que se había aprendido. Habló el Director General del Encuentro durante un par de minutos y - traduciendo el trabalenguas - dijo más o menos esto:

- “El coloquio sólo desea fortalecer, unificar y potenciar el teatro de grupo en el país a través del intercambio permanente para encontrar una línea de búsqueda de carácter exploratorio, que lleve al teatro de grupo al profesionalismo teatral”.

- "Doy por clausurado este Primer Coloquio Interprovincial de Artistas e Intérpretes de la Región Sierra Central y agradezco vuestro apoyo cuantitativo con una aseveración tajante, incontestable y empíricamente demostrable: Insisto en que seguiremos trabajando unidos por la cultura de nuestro país, muchas gracias compatriotas y conciudadanos, hermanos de otros países, gracias".

Tímidos aplausos y se dio comienzo a la maratónica función. Los autodidactas nos sorprendieron con ejercicios llenos de talento e imaginación, apreciamos silenciosamente Mimo I y II; Zancos y Malabares; Danzas, Imágenes Conceptuales y Escuelaidoras, Títeres y Muñecones. Al final, final, nosotros, como fin de fiesta, presentamos la clase maestra, una síntesis abreviaba de nuestra adaptación, en estilo barroco-rococó andino, basado en la versión cinematográfica de Peter Brook “Persecución y asesinato de Jean Paul Marat representado por los pacientes del Hospital de Charenton bajo la dirección del Marqués de Sade”, más conocida como “Marat-Sade”. Obra original del alemán Peter Weiss. Usamos todos los elementos preconcebidos, sabidos y copiados de otros grupos foráneos; giros corporales, vocales e instrumentales; actorales y sensoriales; declamando en diálogos cortos y rápidos o en monólogos, con o sin textos; con gestos mascaroides y expresiones con movimientos Arcósnicos corporales no verbales . Un espectáculo vibrante y brillante que duró treinta minutos exactamente. El público aplaudió de pie todas la virtudes y errores garrafales de los personajes y de los actores.

Al día siguiente, listos para embarcarnos en el bus interprovincial, los Directores Asociados, el señor Director General, el personal artístico (directores, asistentes, actores y actrices); dramaturgos, profesores e intelectuales convocados; todititos peroraban con erudición pasmosa sobre el próximo Coloquio en otra ciudad ... abandonada cuando fueron interrumpidos por un anciano de la localidad.

- Señores Maestros, por qué ningún cuento que ustedes presentaron ha mencionado a nuestros desaparecidos, desaparecidos por el ejército, en complicidad ... el cura del pueblo ... desaparecidos ... el silencio de la iglesia ... nuestras autoridades ... nada ...

- Háganos llegar sus propuestas a nuestras oficinas en Lima o las envía a nuestro correo electrónico; finiquitó el Director.

- Acá no tenemos computadores, ni colegio; sólo la Iglesia, el Municipio y la Comisaria ... el colegio está diez kilometros abajo …

- Nuestro trabajo es antropológico didáctico humanístico, no se preocupe que haremos una denuncia ante las autoridades correspondientes cuando las condiciones se presenten en su momento oportuno de manifestación creadora; pierda cuidado y tenga confianza que trabajaremos en ello, para eso estamos aquí, para apoyar y apoyaremos ni bien lleguemos a nuestras oficinas en la Ciudad Capital.

El anciano se retiró volteando los ojos al cielo como hacen los ciegos, los ilustrados lo habían escuchado como sordos. Peor que en una tragedia griega. ¿Fin?

GLOSARIO (del latín glossarĭum):
Escuelaidoras: Escuelas-hueveadoras (Huevo, del latín ovo, deriva en huevear, hueveando, mintiendo).
Mascaroides: Máscaras con tiroides (del griego thyreoeides o escudo).
Arcósnicos: Arcos- Nicos (Nicos del griego Nike, victorioso. Movimientos victoriosos de Arcos).


No hay comentarios: