Maquillaje negromarrónoscuro

Mi querido colega y ex condiscípulo teatrálico me invitó a la quinta función de su presentación “El campeón de la muerte” adaptación de la importante obra indigenista de Don Enrique López Albújar. Él, excelentísimo buen actor, caracterizaba a Hilario Crispín, un indio mostrenco; tal como lo describe el autor de la obra. Como llegué temprano entré a vestuarios y encontré a mi amigo maquillándose con un color oscuro, cobrizo oscurote; lo miré sorprendido y le pregunté por curiosidad, como quien no quiere la cosa:

- ¿Por qué ese color de maquillaje tan oscuro?
- Mi personaje es el malo, el maldito de la obra, un indio de la sierra.
- ¿Y qué tiene que ver el color con un malo, maldito e indio de la sierra? ¿No entiendo?
- ¡Es un indio serrano maldito, pues!
- Oe, güevón, tú eres de Pomabamba. ¡Y te estás maquillando para interpretar a un serrano! ¡Estás mal compadrito! O sea teatralmente el serrano tira para negromarrónoscuro. Te deseo ... ¡Mucha mierda!! (Mierda; en cristiano actólico: actor-católico; significa Suerte).
- Lo que tú estas haciendo en este momento es joder, no me dejas concentrarme en mi personaje!
- Oe, para no ofender ¡Yo! !El burro por delante! Soy descendiente de serranos de la sierra norte, de Celendín y Chota, “y al chotano ni la mano”; somos tan serranos como nuestros queridos amigos: Malco Oliveros que es de Conchucos; Lucho Ramirez, de Yungay; Edmundo Torres, de Lampa; Víctor Prada, ancashino; Maura Serpa, de Izcuchaca; Juan Arcos, huancavelicano; Carlos Riboty, cajamarquez; Hugo Bonet, Cuscomanta; Delfina Paredes, cusqueña; Don Luis Álvarez fue serrano arequipeño; … Raúl García Zárate, Manuelcha Prado, ayacuchanos; Aurora Colina, de todas las sangres, Cajamarca, Cusco, Surquillo … tú los conoces muy bien ... de dónde maquillaje color marrón oscuro, tú crees que estás en las covoyadas del viejo oeste, donde los buenos eran siempre los blanquitos, bonitos, ojos azules. ¡Idiotón! … ¡pero te deseo mucha mierda!
-
¡Dile al Director, pues!
- ¡José María Arguedas, Ciro Alegría, César Vallejo, fueron serranos y no tenían el color de tu maquillaje! ¿Ustedes tienen prejuicios raciales? … no lo creo … sólo les falta información.

Me contaron que en las sucesivas funciones el protagonista salía sin maquillaje; bueno, sólo con lo necesario teatralmente hablando. Me alegré, bien por él, bien por mi, bien por todos. Bien por el teatro. Aprendimos mancomunadamente una gran lección .

No hay comentarios: