Virus, cangrejos y scorpiones Online

"Alegoría a la intransigencia y ceguera espiritual".

Carta/Cuento de Ciencia Asunción dedicado a Oscar Adolfo Palma Balbuena De La Gladys Agripina Mateo de Palma; a los Superhéroes de la Liga de la Justicia y a mi UV-AntivirU RiNeSA.

Los nombres mencionados han sido exhaustivamente trucados para no herir susceptibilidades. Amén.

"El saber y la razón hablan; la ignorancia y el error gritan". Arturo Graf.

* Excelentísimo Maestro Señor Don Alan Alí Adolfo Avá Andaí:
Mi caro, estimado y recordado profesor, Alí Adolfo, reciba mi cariño y parabienes desde tierras lejanas del extremo oriente del Este, y haga extensivos los mismos a vuestra linda y numerosa familia. Nuevamente, vivitos y coleando, después de librarnos de la terrible resaca por festejar otro Nuevo Año Gregoriano; ahora debemos de cranear detenidamente nuestros futuros planes para que todo marche sobre ruedas. Atrás quedó el Nacimiento de Nuestro Salvador pero conforme pase la borrachera y pasen los días no debemos olvidar sus piadosas enseñanzas.

Le cuento que Doña Claudia Agripina, su abnegada esposa, me escribió unas líneas y con mucha alegría le respondí, le conté de mis planes y le comenté que me gustaría volver a visitar las Cataratas de Iguazú y pasear por la bella ciudad de Curitiva del Paraná, también le expliqué alguito sobre el uso del ordenador, pues a ella le parece complicado pero es muy simple y no tiene porque abrir y revisar todos los correos que le envían, la señito puede elegir solamente los que le interesan y eliminar el resto; para chatear tiene que hacer el mismo procedimiento, elegir con quien conversar. Todo muy sencillo.

Pero lo más gracioso, curioso y sorprendente fue que después de mi inocente e inofensiva respuesta; automática e inmediatamente comenzé a tener noticias y correos remitidos por usted. Uno tras otro y en portugués. Pero hasta el momento no entiendo por qué vuestros correos electrónicos están sumamentes cargados de tantísimos VIRUS. ¿Lo hace por joder? Yo entiendo algo de portugués, y sus VIRUS INFORMATICOS vienen en portugués por coincidencia. "Maior vírus do mundo". ¿Qué raro, no? Hasta el momento sólo me he dado cuenta de varios links super cargadísimos de VIRUS, será porque acostumbro a Eliminar un choclón de emails pero sé que me ha mandado más, muchos más; sería mal hablado si digo un número porque cada día aumenta la cuenta. Según mi compadre del alma, el ángel Exterminator Antivirus RINESA, vuestros email son camionadas de VIRUS, gusanos y cucarachas, ¡Peligrosísimos!, tenemos que estar alerta y tener muchísimo cuidado con el cargamento.

¿Por qué? ¿Qué le pasa maestro? No sé si lo hace porque se le chispoteó, adrede, de pica, de rabia o pena; de vejez o de casualidad; no sé. Cualquiera que sea la respuesta hágamelo saber por favor; por curiosidad quiero saber; la curiosidad me mata y por curioso llené de VIRUS mortales la computadora de mi suegro con su primera cartita que abrí.

Ña Claudia Agripina, su lindita esposa, me escribió que ustedes llegan cansados, agotadísimos del trabajo, pero ... caray, me doy con la sorpresa y veo con admiración que usted tiene todo el tiempo del mundo para enviar montononones de VIRUS, le sobra el tiempo para hacer MICHI con los VIRUS provocando una VIROSIS a todos mis contactos. Me manda VIRUS, CANGREJOS, SCORPIONES ONLINE como sí fuera una persecución y caza de brujas.

Sacando mis conclusiones, creo, pienso, carburo que usted le dio la orden a su monísima, fiel, mosca muerta y obediente esposita para que me envíe saludos fingidos como lágrimas de cocodrilo, y cuando respondí de buen corazón sobre el pucho usted tomó puntería para descargar a mansalva sus perdigonazos de VIRUS INFORMATICOS portugueses. ¡Sí, así fue y creo no equivocarme!.

Bueno, lo tomo con calma, "que no cunda el pánico", hay "HERRORES" en la vida, hay fracasos y hay aciertos, yo lo sé; cualquiera se equivoca o comete una locura es normal hoy en día.

"Tenga presente que Dios es Amor y las bajezas son acciones del diablo".

- "Padre, perdónalo porque no sabe lo que hace" (NLC. 10.51).

Con la ayuda de la Virgen De La Macarena yo pienso que todo este envío de VIRUS es producto de las casualidades y del mal funcionamiento de las redes cibernéticas. Le voy adelantando que cualquiera sea su respuesta, a usted, a ustedes, los seguiré queriendo como siempre, igualito no más. Total somos libres de tener opiniones diferentes, de tener diferentes credos, equipos de fútbol, elegir nuestro partido político, etc.

¿Su Excelencia no quiere que su servidor llegue por Paraguái? o ¿No quiere que lo visite? Correcto, no hay problema, no lo visito. Sigo de fresa hasta Misiones donde tengo amigos peruanos que anclaron hace muchos años por esos lares y todavía mantenemos contacto. Y también le están llegando vuestros VIRUS.

¿O son mis escritos los que le molestan? Yo sé que mis cuentitos no están a la altura de su Best Seller "Cuentazo, mecida y resbaloza" que usted escribió, protagonizó y autobiografió; sólo pido al Todopoderoso una orientación suya de usted, es lo minimo y suficiente, que me bastará para que algún día yo pueda llegar a la cúspide y cima de la po-pu-la-ridad.

Según la cultura porteña del Llaoca, el peor enemigo de un Cuentista es otro Narrador de Cuentos, un colega por ejemplo, que por celos, envidía, estupidez, bajeza; habla mal, calumnia, mete el cuchillo por la maleta. Pero yo nunca he levantado falsos testimonios, ni he mentido contra usted; entonces por qué su comportamiento impersecuto, iracundo y enfermizo contra mis redes cibernéticas, emails, contra mis contáctos y joda a mi Internet? ¡Sólo Dios y su peinador lo saben!

Necesito una respuesta, una respuesta de amigo, de amigos y cómplices que fuímos alguna vez en el derrotero de la vida.

Yo siempre he alabado con agrado sus triunfos, travesuras, picardías y pendejadas, y trafas. ¿Ya se olvidó? Usted para mí es un bizarro ejemplo de ejemplos. Y también me alegro por los éxitos de su familia. Y en compensación recibo de vuelto un mojón de VIRUS!! ¿Quién lo entiende a usted? Mi querido señor. Los dos tenemos rabo de paja, entonces, dónde está la huevadita? ¡Mi ilustrísimo imbécil! Siento dolor, indignación, rabia y tristeza por esta insulsa situación.

Siempre he dado por asentado que usted es campechano, mundano, pecador - como yo creo que soy - y no creo que usted haya cambiado o ahora es usted un viejo huevón, idiotizado, adoctrinado, aculturado y amargado. No creo. Por mi parte después de tantos y tantos almanaques ya no le pongo mala cara a la vida ¡Intríngulis-Chíngulis!

Antes que me olvide saludos para Nando Armindo Lugo, para sus señoras e hijitos. Saludos para José Luis Chilavert, un señor, un caballero, ídolo de ídolos; y reciba los saludos de un mazamorrero, Coco Palomino Aguarico, del Barrio de Chamaya, Pastaza - Breña - lo conocí en la Peña Latina.

Esperando una respuesta madura o de locura, pero respuesta en fin, ipso pucho. Me despido.

Que Dios y Nuestra Señora Santa María de la Asunción le cuide, ilumine, guie y proteja. A usted y a toda su familia. Se despide su Atento y Seguro Servidor.

Nicasio del Sagrado Corazón de Lima Trece.

"Nico" para vos.

¡Pá Nikilás, no seas duro, pé!

¡Pá Nikilás, no seas duro, pé!
Habían pasado los primeros quince días de diciembre y me encontraba plácidamente tranquilo, acompañado de mi tacita de café y de una barra de chocolate con sabor a ron jamaiquino; desde mi ventana miraba como se acumulaba la nieve y pensaba en mi fría obligación de madrugada, despejar la vereda porque sino nos cae multa de parte de la autoridad. Y como mi bolsillo tiene hueco, mi monedero está escuálido y la billetera solo me sirve para llevar tarjetas, boletos y fotitos, mejor cumplo con la señora ley.

Viendo la Fußball-Bundesliga alemana y uno que otro partido del Barcelona F.C pienso nostálgicamente en mi hijo, y a lo lejos me pregunto.

- ¿Por qué no fue futbolista mi hijito?, me respondo en silencio comprometedor. "Porque el oráculo marcó su destino ... caminar junto a los dioses y mortales de las artes ..." ¡Oráculo de miéer … coles! ¿Por qué jodió a mi'jito? Farfán, Pizarro, Guerrero, salieron del Alianza Lima de La Victoria, mi hijo también es Aliancista y ... ¿Qué pasó? Soñaba despierto mejor que dormido, mi nieto es la voz; pensé alegremente; él es la cristalización del sueño, ese muchachito será el futuro goleador de la familia; mi hija o sea su mamá, del Alianza; su papá del Alianza ¡Los abuelos del Alianza Lima Corazón! ¡No hay pierde!

Un correo electrónico de parte de mi hijita que durante todo el año en curso había brillado por su ausencia como buena hija pródiga me sacó de mi sueño y me volvió a la cruda realidad.

- ¿Qué habrá pasado? ¿Espero que no sea nada malo? Pensé inquieto con el corazón en la mano.

- Alejandra@: Hola papi ¿Cómo estás? ya t imaginaras para q t escribo no? Jejeje ... Se acerca la navidad y m imagino q habrás juntado pal regalito d tus nietos, no? Pierito ya está más grande y Es Muy Inteligente y Bonito como TÚ. m ha pedido una guitarra xq kiere aprender a tocar ... ya pé papá, no seas duro, es pa' tu nieto, no puedes kedar mal! Bueno espero tu pronta respuesta, ¿Ok? T mando muchos besos, t kiero mucho, Ale.

¡Es muy inteligente y bonito como tú! ¡Qué bueena! Me quieren agarrar de Papanoelero ... jojojojojojo … Yo ya cumplí con mis hijos, ¿por qué yo? ¡A qué palo se arriman! Decidí tomar el toro por las astas y respondí la solicitud seriamente como un padre y abuelo responsable que los años han enseñado a bregar por la correcta Vía Láctea.

- Niky@: ¡Ale! ¡No desespereís! ¡Dios proveerá, hija mía! Te cuento que la semana pasada Paco de Lucía me ofreció una guitarra profesional super barata. No acepté. Le dije que yo quiero un futbolista en la familia para que nos saque de pobres. Mi hijito, artista; tu mamá, artista; tu, artista y yo, un señor actor. Nuestra única esperanza para salvarnos de las inclemencias económicas es Piero Angelo ¿Y le vas a comprar una guitarra? ¡¡NO!! Cómprale una pelota de fútbol, chimpunes, mételo a los calichines del Alianza Lima. Con el "bueno para nada" de su padre no puedes contar para nada. Yo soy hincha de Feliciano, de Santana. Pero prefiero un jugador de fútbol como Claudio Pizarro, Jefferson Farfán, Paolo Guerrero, por favor, te lo suplico, con un futbolista mi vejez está asegurada, no quiero terminar mis días en un asilo de barrio popular, hazlo por tu papito adorado. ¡El Fútbol es la Voz! Tschüss! Tu papito querido.

Con la salomónica aclaración, dí por solucionado todo pedido y todo préstamo. Hasta nuevo aviso. Pero no contaba con la pluma ciber que me tocó el corazón marchito. El telegrama virtual de mi nietito Piero Angelo.

- Peyo@: hola abuelito niqui que cosa me vas a regalar por navidad quiero que me compres una guitarra porque mi mama no tiene plata. tu tienes plata en una lata vieja de café. te mando un beso y un abrazo. posdata feliz navidad.

De niño escribíamos nuestras cartitas sin borrones, explicando que nos habíamos portado bien y que habíamos pasado de año escolar. Pero ahora el pedido es a delivery, de frente y directo.

Ablandado y tocado del corazón envié dos emails, uno para nieto lindo y el otro para su mamita.

- Niky@: Pierito, mi querido nieto. Yo no tengo plata pero te quiero mucho, bastante, ¡Un pocotón! Tu abuelito Niky. "posdata feliz navidad".


- Niky@: Alejandra, Querida mamá que no tiene plata. Te envíamos los datos para que recojas la guitarra. Esperamos que no sea un trofeo colgado en la sala; con tu ayuda y orientación que Pierito aprenda a tocar nuestras canciones de la costa, sierra y selva; como lo hace el Maestro Dr. Raúl García Zárate. "El fútbol peruano pierde un goleador pero los ángeles y los mortales ganan un ruiseñor". Saludos y Feliz Navidad, D&N.

Contentos de haber actuado como Papanoeles … contentos con los corazones contentos, llenos de alegria; nuevamente mi loquilla me escribió unas líneas jaraneándose y explicando la iniciativa de mi inteligentísimo y bonito nieto.

- Alejandra@: JAJAJAJAJA ... Papá, el correo q mandó Piero fue escrito palabra por palabra por él mismo ... yo no le sugerí nada ni le puse nada ... fue tan solo su imaginación, jajaja, lindo mi hijo!!!! Ahorita mismo salgo a recoger la guitarra. Mil gracias a ustedes por el regalo ... y estoy segura q Piero sabrá aprovecharlo. Besitos. Tu hija linda q no tiene plata ... Alej

Y para terminar los ajetreos y esperar el nacimiento de Nuestro Salvador en Paz, el tío-padrino me dio la estocada final. Adiós sueños. Fue duro aceptar la realidad pero fue lo mejor. Ahora tenemos que esperar el primer concierto para seguir soñando de verdad.

- Rodrigo@: Jajaja, pá no es para desilucionarte pero Piero no sabe parar una bola y menos patearla, tiene dos pies izquierdos. Igualito al fulero de su papá; así que tá bien que ustedes le hayan regalado una guitarra!!!! ¡Bravo! Rigo.

- Alejandra@: Pá, Rigo tiene razón px, resignación no más!! Jejeje

¡Feliz Navidad a todos! ¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2011!

Esquí alpino y supervivencia en los Alpes

La verdad no sé por qué se me ocurrió meterme a un nuevo curso de esquí y todavía a esquí alpino. Fue una decisión equivocada de mi gusanillo sadomasoquismo que habita en mi subconciente de mi maltratado y cansado cerebro o que sé yo. No estoy aburrido de la vida y me meto hacer cojudeces a la vejez. ¿Por qué me matriculé? Nuevamente no tengo respuestas. El año pasado en el curso de esquí para principiantes ya había demostrado condiciones negativas para practicar este bello deporte de invierno. Fue sumamente díficil, en el primer intento de sostenerme de pie con los esquís puestos, cataplúm, me saqué la chochoca patas arriba. Después del golpazo traté de desatarme, los esquís se me habían cruzado con las piernas, se me había hecho un nudo. Apunte de repeticiones aprendí a pararme deportivamente. Durante todo el tiempo que duró el curso fue lo que más practiqué. En el último día de clase subímos una cuesta ligerita hasta la cafetería del club para hacer un brindis de despedida; llegué con los dedos de los pies acalambrados pero llegué, brindé y bajé con mis esquís sobre el hombro, casi derrotado pero un casi en el argot peruano es como haber ganado.

- ¡A la segunda va la vencida!

Diciembre del 2010. Ahora llegó el momento de descobrarmela, pensé que todo esto sería más fácil, ya había pagado piso, por lo tanto todo sería más facilito, más papayita. Sonó el reloj despertador, como buen creyente me persigné al toque, abrí las persianas y todo estaba completamente oscuro de oscuridad solar. Miré el reloj y éste no se había equivocado: Siete de la mañana, y afuera parecía media noche. Miré el termómetro: Diez grados bajo cero (-10° C). ¡¡Mamá!! En el noticiero metereológico habían pronosticado, un buen día. Hasta el momento no entiendo, ni entendí que quisieron decir con buen día. Las clases empezaban a las ocho de la mañana en punto. Salímos con tiempo de la casa, afuera una menuda y persistente nevada nos esperaba, subímos al automóvil, me llevaron directamente al cadalso. Llegamos al lugar de los hechos, bajé del auto y recibí un cachetadón de viento frío que me rajó la cara, los esquís parecían dos raspadillas heladísimas, me acomodé los guantes de lana y encima los guantes de cuero, me pusé las botas reglamentarias super rígidas especiales, fue como ponerme dos botas de yeso que parecían cascos. Suerte que tenía debajo de mi ropa de esquiar mis calzoncillos largos y dos pares de medias de lana, dos camisetas térmicas de manga larga, encima del traje una chompa de alpaca de Puno, y un casacón de cuero blanco de oso polar, mi gorrito de lana con orejeras y encima mi gorro modelo Chavo del 8, pero el frío me calaba los huesos. Mis acompañantes me quisieron acompañar, se miraron y se arrepentieron, cuando giraron para regresar con dirección al auto, el primero se sacó el ancho, él con sus bastones y experiencia volaron por los aires, mientras que el segundo se caía en cámara lenta sacándose la mugre, y yo mirando todo el espectáculo, tiritando y muriéndome de frío. Me faltaba cincuenta metritos para llegar a la caseta del club donde me esperaban los demás kamikazes suicidas. Caminé por el caminito lleno de nieve que parecía enjabonado, casi arrastrando los pies, lentamente,
con paso de pingüino a lo Carlitos Chaplín, rezando para mis adentros llegué sanito. Gracias a Dios. Me preguntaron mi nombre y respondí moviendo los ojos, tenía toda la cara congelada y no podía mover los músculos faciales. La hipotermia me había afectado y comenzé a amodorrarme. Un grito militar me puso en alerta.

- Guten Morgen!! ¡¡Buenos días!! ¡Mi nombre es Otto Wismarck! Yo soy el instructor del curso de esquí alpino. Como todos ustedes son adultos me pueden llamar: "¡Señor proffesor Otto Wismarck!". Bueno, acabó el recreo, los esquís en sus sitios ¡Pónganselos! ¡Rápido! ¡Ya hemos perdido mucho tiempo! ¡Síganme, nos dirigimos a la otra loma!

No había banquita ni nada que se parezca. Pusimos los esquís bien acomodaditos en el suelo sobre la nieve, acoplamos el primer botín por la punta y talón. Al intentar colocar el segundo botin en su respectivo esquí, empezaron los problemas, todo se movía, los esquís, la nieve, y suavemente nos empotrábamos en el hielo como grandes papanatas. Por fín cumplí el objetivo, apoyado de los bastones me di una ayudadita para arrancar y zuácate, gran volada de costado, sacándome la ñoña de padre y señor mío. Me levanté ligerito por experiencia conocía el truco para estar de pie. Llegó el momento que nos deslizabamos como profesionales, uno detrás de otros, en fila india, sincronizados armoniosamente, muy bonito y artístico, nos llegó una curva amplia y con toda elegancia seguí de frente, no pude voltear, volé de palomita como en los dibujos animados, después del aterrizaje forzoso me levanté con nieve hasta en los calzoncillos. La clase seguía, los gritos del instructor también, saludaba y felicitaba a algunos y seguía de frente con otros, mejor dicho, de mi. Gracias a Dios que en plena clase no me dio ganas de hacer pichi porque sino hubiera sido un espectáculo mayor aparte, con tanta ropa y encima sin ningún arbolito a la redonda, hubiera sido una tragedia china. Faltando pocos minutos para que finalice la clase del primer día, los últimos minutos de las seis horas interrumpidas, nos tocó una bajadita, teníamos que inclinarnos doblando las rodillas, buscando nuestro punto de equilibrio, los palos sujetarlos firmemente entre los brazos y el cuerpo, tomamos más viada en esa posición, todo chévere hasta que los esquís flaquearon, no pudieron mantenerse paralelamente estables
y se abrieron como tijeras de danzantes ayacuchanos y en el último segundo del primer dia de clase me saqué la jijunagranpepa. Antes que yo pida chepa, el instructor dio por finalizado la clase.

- ¡Mañana nos encontramos en el mismo lugar! ¡Por favor ocho en punto!

Me saqué los esquíes y la siguiente pendiente la bajé con los esquíes sobre el hombro. Los demás se sonrieron a mis espaldas. Un instructor de los infantes me dio ánimo.

- ¡Suerte que hemos tenido un bonito día!
- ¡Quéee!
- ¡No ha hecho tanto frío!
- ¡Diez grados bajo cero te parece un bonito día! ¿Quién es el loco Dios mío? ¿Tu o yo?

Y así fueron pasando los días, y todos los días, y todos días con las mismas letanías
, con altibajos, caídas, bajaditas, subiditas, frío, más frío, golpes, dolores, moretones, vendajes, frotaciones, miedos, pesadillas, temblores, entumecimientos, agarrotamientos, primeros auxilios, etecé, etcétera, etcétera. Hasta que se acabaron las clases del curso de los interrumpidos diez días.

- ¿Pero ... una preguntita? ¿Aprendiste o no aprendiste esquí alpino?
- ¡Eso qué interesa! ¡Lo más importante es que sigo vivo! ¿Entiendes? ¡Estoy vivo! ¡
Qué pregunta! ¡Esa pregunta ni se pregunta! ¡Dios Mío!

Infracciones muy grave

Felicitaciones para el blog '2050comentarios', y esperamos que nos siga sorprendiendo con tan buenos temas como los dos primeros artículos. (Chieming, Dezember, 2010).

En Lima llegó la novedad de las multas peatonales. Mi hijo Rodrigo escribió sus apreciaciones en un par de ensayos sobre la nueva ley. Estos me llegaron vía correo electrónico. El describió objetivamente la mala y exabrupta aplicación de esta nueva ley, la falta de criterio de las autoridades, que sin enseñar Educación Vial, ni ensayos, implantaron el reglamento sorprendiendo a los ciudadanos, originando nuevas animaladas y aumentando el caos.


- Como se ve que las autoridades no caminan por las calles de Lima.


Hablando de imprudencias me acuerdo como si fuera ayer de las infracciones que cometí en la ciudad de Berlín. Después de visitar un taller, galeria, pinacoteca; hojeamos el plano para guiarnos una vez más y regresar a nuestro telho, nos dimos cuenta que directamente en línea recta transversal diagonal para abajo quedaba el huarique, contamos los cuadritos y calculamos como veinte cuadras más algunas áreas verdes, ósea matemáticamente hablando teníamos que caminar treinta minutos aproximadamente más o menos; nos preguntamos y nos respondimos sin pensar.


- ¿Sí o sí? ¿Lo hacemos?
- ¡Sí, cómo quien conoce!
- ¡Entonces, paso de vencedores!

Entre conversa y conversa, avanzamos con tranquilidad, cruzando los parques sin usar los caminitos, pasándonos la luz roja, atravezando las pistas por cualquier lugar sin pensar en las esquinas ni en las señales correspondientes; y en lo mejor que estábamos, a lo lejos se divisaba el edificio del hotel, se nos cruzó una baranda, grande fue nuestra sorpresa: No había pase. Habia letreros de desviacion, por los dibujitos y por las palabritas escritas entendimos claramente un rotundo no. Atención y prohibición.

- „Achtung! „Achtung Zug!” „Achtung Zug kommt!” „Zug fährt durch!” „Zug fährt ein!”. (¡Atención! ¡Atención tren! ¡Atención tren se acerca! ¡Tren pasa! ¡Tren llega!).

- „Verboten” . (Está Prohibido).

Miramos a la derecha y a la izquierda, y los puentes más cercanos estaban lejitos entre quinientos y ochocientos metros de distancia, pensamos que era un vueltón. Como buenos peruanos y limeños para remate, flojonazos pa'caminar, optamos por lo más fácil, cruzar a la qué chú, ósea, como sea, y como jugando saltamos despreocupadamente la baranda, la pasamos sin precaucion e hicimos lingo con los rieles de los ferrocarriles, la otra baranda nos esperaba a unos treinta metros; unos saltitos más y solucionado el problema; un pasito por aquí, otro pa'llá, otro par'acullá; antes de llegar a la mitad del cruce escuchamos unos ladridos de unos perritos, volteamos a observar, nos paralizamos, reaccionamos relentos, muy tarde nos percatamos que los perritos venían en nuestra dirección con cara de pocos amigos; el par de Dobermanns nos hizo aligerar el paso, nos faltaron patitas, tropezabamos con los rieles, los cánidos nos alcanzaron; suerte que teníamos nuestras mochilas que nos sirvieron de escudos evitando las feroces mordidas; con terror y pánico les gritamos palabras y palabrotas en todos los idiomas para que se vayan a joder a otro sitio.

- Eztoop! Scharaff!

- Jallt! ... ¡Mamáaaa!
- ¡Juira Merda! ¡Ajo!! ¡Pútt!
- ¡Retrocede hasta la baranda, güevonazo!
- ¡Y qué crees lo que'stoy haciendo, cojudazo!
- ¡Láaargo! ¡Atráaasss!!
- ¡JeschúMáiyJosshhéee! ¡Uuuuuusha!

En el peor momento de angustia y rezos escuchámos una voz áspera, firme y disciplinada en perfecto español, nos quedamos mudos de asombro:


- ¡Alto! ¡A casa!


Los engreídos al toque como mansas palomitas se fueron por donde habían venido. Nuevamente la voz encimada por una larga sombra de su dueño, gruñó.


- "Es scheint, daß Sie sind Ausländer!" "Nicht respektieren!" "Jetzt kommen die schnelle Zügen!" "Folgen ihm in den Weg!" ("¡Por lo visto ustedes son extranjeros!" "¡No respetan!" "¡Ahora vienen los trenes rápidos!" "¡Sigan su camino!").


Siguió refunfuñando. Lo mejor era quedarse callado.
Atiné a preguntar.


- Eggprejen espánisch?

- ¡No!

Me arrochó y nos dejo con la palabra en la boca. Transpirando pasamos la baranda, en ese mismísimo instante pasó un tren a toda viada como un soplo extremadamente tétrico, frío, fantasmal‏; zarandeando bruscamente el aire, el polvo, la tierra y las almas en penas;
nos miramos sorprendidos. Nos dio escalofríos. Habíamos cometido todas las infracciones de prohibición en un cinco; en un santiamén como decía mi tía María. En las pocas cuadras que nos faltaban nos dio pesadillas, se me bajó la presión; ni más, ni más hago este tipo de estupidez; me dije para mis adentros. Luego, reafirmé:

- En Lima todo es tan diferente. Sí respeto las señales de transito es segurísimo que me atropella una combi asesina.
¡Lo juro por mi madrecita!