Canción para un hombre triste



Canción para un hombre triste
"Vivimos infelices porque no hemos sabido entender que, en la vida, todo es prestado". Pla Ventura.

En este cuento se han incorporado los cortes que la censura hizo en el Arzobispado de La Victoria. Los personajes son seres de ficción con pseudónimos. Los hechos parecen tomados de la realidad, pero son imaginarios. Cualquier semejanza entre la canción y el cuento es accidental. El vate.

Con el pucho de la vida apretado entre los labios y sorbos de sangría; la mirada turbia y fría; doblé la esquina y llegué a la cantina donde aprendí todo lo malo y aprendí todo lo bueno. Mi alma herida está por pensar en Mija adorada. Entre trago y trago releo la Biblia. Pídole al Señor fuerzas para corregir al imberbe que ha faltado los preceptos de Moisés.

Querida, sangre de mi sangre, te quiero, por ese motivo pienso y medito, "serán tal vez los potros de bárbaros atilas; o los heraldos negros que nos manda la Muerte".

Cariño mío, no trates de evitar la conversación, no protejas al idiotón, ni intentes inventar explicación. Te quiere mucho, no me cortes la ilación, yo soy tu poeta, tu custodio remendón.

Mija, alma de mi vida, eres una chica inteligente, y por experiencia sé que el amor es ciego; y tú estas bastante cieguita de los dos crisoles rojimios por el llanto, por qué lloras por culpa de un babozón.

El problema de abril del pasado otoño, no lo he superado, me siento sumamente humillado; la falta cometida por ese mequetrefe cerebral no le encuentro explicación. Le dí mi confianza y la mano de amigo, y ahora me jode ser un espectador de cazuela, mudo y asombrado. Hiervo con la rabia de mi alma. Imagínate, que yo en un arrebato de cólera, explote y estúpidamente rompa la puerta del Reino de los Cielos a patadones, agarre a  trompadas a San Pedro; destroce el portón de los Infierno a chancacones; y con ayuda de mis hermanitos me tire abajo Los Naranjos del Monte de los Obreros. Creo que Diosito me pediría una explicación.

"Es increible lo malagradecidos, pesimistas y negativos que somos … nunca estamos satisfechos … la pregunta es ... ¿Por qué? ...  ¿Es difícil ser feliz? … ¡Nosotros lo hacemos difícil!"

Será que este homúnculo que funge de matón, ignore el significado de respeto, rompa puertas y lo más sagrado, rompe la tranquilidad y respeto hacia los mayores.

Respetar, significa: Honrar, considerar, cuidar, vigilar, ayudar, culturizar e instruir, velar por el prójimo.

Pedacito de mi vida; estoy pensando, en mi madre, con el pensamiento pensativo de pensador pensante positivo. Ella fiel a sus principios siempre dijo la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Sorprendió a mis futuros suegros cuando en un ataque de veracidad manifestó con detalles el comportamiento de su engreído, o sea de yo:

- "Señores, quiero dejar bien en claro que mi hijito es un fiestero, jaranista, comediante, chupacaña, juerguero, pichaguero, flojo, artista y maromero; no le gusta el trabajo, allá ustedes que lo aceptan, consienten y aguantan".

En cambio la mamita del susodicho machote mintió, diciendonos que el fruto de sus entrañas era un ejemplo, que era una joya de quilates; que no nos arrepentiríamos con nuestra decisión ... joya de pacotilla. ¡Qué buen ejemplo Dios Mio!

Bueno, alma de mi alma, te deseo lo mejor, suerte, éxitos, cumple con tus obligaciones, espero que ese joven con el tiempo, piense y esos aires de matoncillo los deseche por el bien familiar. Que aprenda a ser buen ejemplo y no lo que es ante mis ojos y pensamiento. Yo estoy herido porque lo apoyé y el imbécil me defraudó. Espero un pronto cambio positivo de su parte.

"Sólo los idiotas no cambian" "Señor tú que todo lo puedes, civilízalo. Te lo pedímos Señor” Amén.

Tenía que escribirte lo que pienso, porque si no me puedo morir de rabia y pena, y terminar en los infiernos por cojinova. Tantas Misas en estos últimos años y no llegar al cielo, eso es inaudito e impensable. Bueno, ya dije lo que pienso, espero que Dios y la Patria nos coja confesados.

Mi dulce niña de mis ojos. Dios nunca te abandona, ni te abandonará; Él te Ama. Dice la Biblia: ¿Podría una madre olvidarse de la hija de sus entrañas? Pues yo nunca me podré olvidar. Is. 49,15. Pues Dios con amor de Padre y de Madre jamás se olvidará de ti. Simplemente colaborara con Él y no se la pongas difícil.

Tu padre.

Samael Jolis Espino Zapata.

* Los Heraldos Negros de César Vallejo.

Lima, Mayo, 2011

No hay comentarios: