Perdido en la Ciudad de Dios

Con cariño de Mí.
Para Yola, Meche, Luchi.
Para la Familia Morales León.

Como buenos peregrinos culturales realizábamos una gira teatral por los pueblitos de la sierra sur de los Andes peruanos; recorriendo los sacrosantos lugares teatrales y mundanos; plazas, rotondas, mercados, entradas de iglesias, capillas y las calles; para los libros de la historia del teatro peruano, también actuamos en un coso taurino. Aprovechando todo lo que se nos presentaba, las festividades y fiestas patronales, procesiones, ferias y desfiles y mercadillos. No nos podíamos quejar, la pesca estaba buena, en abundancia, pero el ambiente entre nosotros estaba tenso, caldeado por pleitos, asperezas y problemas amorosos. Cansados, aburridos y fatigados. Hasta que en un momento, dije:

- ¡Basta! ¡Renuncio, esto no va más! ¡Hablemos, por favor!

Nos pusimos de acuerdo y decidimos regresar por motivos de fuerza mayor y menor. Yo regresaba a lo Robinson Crusoe, hasta las caiguas; cansado y con medio sobre, muy distante a lo planeado. El viaje de retorno una desgracia, el bus interprovincial se malogró en plena carretera pasando el distrito de Puquio de la provincia de Lucanas cerca a las Pampas Galeras, no había nada en plena puna, sólo la triste compañía de una feroz lluvia y un frio terrible con fuertes vientos. Esperamos horas para hacer transbordo, apretados como sardinas, agarré mi alforja chupaquina, con parches, gastada y desteñida; nos pusimos de acuerdo con los choferes que los bultos que viajaban en la tolba llegaran a la agencia de Lima, ahí recogería mi vestuario, herramientas, utilería, cables y accesorios, y otras pertenencias que estaban en una mochila que a gritos pedía jubilación.

Entrando a Lima miré el horizonte urbano y no tuve mejor idea que bajarme en el paradero del Puente Atocongo, y dirigirme a la Ciudad del Señor Nuestro Salvador; a la Ciudad del Niño Jesús; al Edén del Distrito de San Juan de Miraflores, a la “Ciudad de Dios”. Caminé por la gran avenida Atocongo, ésta lucía otro formato, más grande, otro estilo y otro nombre; caminé hasta el Cine Susy, llegué al Mercado Cooperativo, al frente había una gran ciudad, había desaparecido el desierto, doblé a la izquierda y ... me perdí ... como había cambiado todo, era otra ciudad.

El arenal donde jugábamos de niños no existía, estaba transformado en un inmenso parque con caminitos adornados de piedras pintadas de blanco, asientos de concreto para que no se los lleven, un óvalo en el centro con una gran asta para izar la bandera, nada de árboles, el parque no tenía grass ni césped, pero era más o menos lo que habían tratado de hacer “Un Parque”, para que la familia se pasee y los chicos jueguen en los caminitos con sus triciclitos, patines 4online, bicicletitas, o en carritos de plástico. Pero nada de poner un arbolito, una plantita, era un Parque por el diseño pero sin vegetación. Alucinante, bacán y chévere, muy raro, al costadito del óvalo había un muro de concreto mal realizado, al guerrazo, con una plaquita de bronce, una lámina de bronce que señalaba que no hacía mucho tiempo lo habían inaugurado por el alcalde de turno; según los periódicos, el alcalde, de profesión profesor de secundaria, hasta ese momento sólo se había levantado media municipalidad por falta de tiempo y apoyo de sus compinches.

Como actor, desde los primeros preparativos y ensayos, me dejé crecer los bigotes, barba y los cabellos; para caracterizar al personaje, después con los meses de trabajo, giras por los pueblitos de la sierra sur parecía un espantapájaros de películas de terror; que terrible era verme en el espejito, pero en el escenario se me veía muy bonito, impresionante, cumpliendo a cabalidad las exigencias del señor director.

Caminando perdido en la “Ciudad”. Sólo tenía lo que llevaba puesto encima que estaba una desgracia con barro, arrugado y viejo, era mi ropa de viaje y de diario, además una alforja y un sombrero. En la gira me cambiaba de ropita desgraciadamente casi nunca atinaba una, siempre estaba con el pie cambiado, fuera de estación, si hacia frio tenía ropero de verano y si hacía calor estaba metido en una chompa para cruzar el polo norte. ¡Qué clima, Dios Mío!

Como siempre he sido cuatro ojos, llevaba puestos mis lentes Photogray en versión moderna photocromática con tratamiento antirreflejante/policarbonato con filtro UV incluido (no sé qué michi significaba todo ese palabreo pero suena bien).

A tientas encontré la antigua referencia, el punto de orientación al jirón y a la calle, todo cambiadísimo, me habían trastocado el plano; encontré la casa en plena luz de medio día, todo estaba tan diferente a como lo había visto la última vez; por donde miraba encontraba grandes y modernos cambios en la urbanización; las pistas asfaltadas, las modestas casas desaparecidas, todas tenían dos o tres pisos encima y una tienda de yapa. Sorprendente.

Me acerqué al chalet, con sus relucientes nuevas paredes, con pasos seguros y firmes. Con una amplia sonrisa de oreja a oreja, por fin una carita familiar me divisó alegremente, esperándome en la puerta meneando la cabeza, me acerqué a la fachada del inmueble, a una distancia aproximada de tres metros y antes que yo pudiera decir ésta boca es mia y saludar a la bella criatura de Dios, sacó la guaracha, quitó cuerpo, dejándome con la boca abierta sin poder decir ¡Hola!. Rapidito se metió a la casa y con las mismas salió con un pan, un plátano y una adorable sonrisa de samaritana, mirándome de pies a cabeza con una mirada de piedad y compasión, me dirigió unas palabras:

- “!Tenga, buen hombre!” “!Que Dios lo bendiga!” “!Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados!”.

Inmediatamente giró sobre sus tacones y se metió de nuevo a la casa cerrando la puerta, echando pestillo por precaución.

Con la facha que me manejaba no me reconocía ni mi madre. Sin afeitar, salpicado de barro hasta las coronillas, los botines gastados por donde se les mire, blue jean color indefinido, casaca negra con manchas oscuras y tormentosas.

Me reí porque un pequeño error lo puede tener cualquiera. Toqué la puerta con mi clásico estilo, tres golpecitos, el primero fuerte y los dos restantes suavecitos. Preguntaron primero, antes que yo contestara abrieron la ventanita tímidamente; contento, con una sonrisa de gozo; con pose de galán y gesto minuciosamente estudiado sostuve el brazo derecho de las gafas con los dedos, índice y pulgar, poniendo suspenso en el movimiento, lentamente, retiré los lentes de mi artística faz dejando sin protección mis brillantes ojitos pardos oscuros; como oveja descarriada de vuelta al redil cual hijo pródigo, pronuncié:

- ¡Gracias por el pan nuestro de cada día y el plátano de medio día. Saludos para mis tíos y para mis queridos primos. Aqui estoy porque he venido, porque he venido aqui estoy, si no le gusta mi canto, como he venido, me voy!.

Después de unos segundos de sorpresa y de reconocimiento al forastero, la bella dama pronunció una admiración.

- ¡Niky!
- ¡Hola! ¡Tardes buenas! ¡Querida familia!
- ¡Primo mayor! ¡Pasa, primito! ¿No me digas que te estás escondiendo de la policia?¡Con esa pinta que traes no te he reconocido! ¿De qué te has disfrazado ahora? ¡Mamá, mira quién a venido! ¡Niky!

Abrazos, besos, cariños, preguntas y respuestas. En todas las oportunidades que visité a mi familia del histórico y heroico Distrito de San Juan de Miraflores, siempre fue con mucho cariño; y extraordinariamente lindo visitar, sobre todo, la Ciudad de Dios.

Mirando desde la cabaña... Fiestas Patrias! I-II

Mirando desde la cabaña... Fiestas Patrias! I-II

Queridos y queridas, por siempre:

Ayer Domingo asistí a Misa en el horario de siempre, una de la tarde, para rezar por mi familia, por mis amigos y por mi Perú. Misa oficiada en español por el Párroco R.P. Fernández en la Iglesia Católica de San Bonifacio en el distrito de Weststadt. Fue la despedida del padrecito; el día domingo veintiseis de julio fue su última misa en la ciudad de Karlsruhe, después de muchos años regresa a su país, a la Madre Patria, por acá le dijeron "anda a casa a descansar, anda ver a Lucía" y él se ha marcha'o a Andalucía con sus 75 años a cuesta, jubilado. Un gran amigo. Cosa rara encontrar hoy día. La colonia latinoamericana le obsequió regalitos y souvenir de nuestros países.

Por mi parte le regalé una carpeta con todos los cuentos de mi página blog, fólder esmeradamente encuadernado, etiquetado y con mi rúbrica. Con unas líneas dedicado al amigo, esperando sus críticas y sugerencias.

Saliendo del salón parroquial el curita me alcanzó y me regaló una edición de "El Libro De Mi Comunidad” de la Misión Católica Española. Pforzheim/ Karlsruhe/ Alemania. Libro que nos acompaña los domingos en el Santo Sacrificio de la Misa. Me recomendó leerlo con la bendición del Señor.

- Bendito Señor! Qué maldición le ha caído a mi Perú? Tiene los peores gobernantes en lo político, en lo militar y en lo religioso. En lo deportivo y en lo comercial. Qué presidente, qué general, qué cardenal, Dios mío! Nos conducen al abismo económico, moral y ético. Amén.

Hojeando el libro encontré un momento de reflexión en Oraciones Diversas:

Oración por la Patria

Dios, Padre Nuestro que, con admirable providencia, gobiernas el mundo, atiende nuestro ruegos por la patria.

Derrama sabiduría y lealtad a nuestras autoridades, entrégales tu Amor, moral, principios y buenas costumbres.

Brindales honestidad, honradez y sangre en la cara.

Enséñales a pescar, a trabajar, no mentir, no ser ociosos, no robar ni a coimear.

Guíalos para que vean tu Luz de tolerancia y respeten los derechos humanos.

Líbranos de todos los males sociales y lacras de autoridades.

Cuída tu Iglesia del sátanas de turno.

Protégenos de Caballo Loco y de sus cuchocientos ladrones, compinches y estafadores.

Iluminanos Señor para saber elegir correctamente en las próximas elecciones nacionales y municipales.

Padre Nuestro ayuda a tu pueblo, al pueblo de los pobres, marginados, excluidos y manipulados.

Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Levantando mi copa de Pisco Quebranta "Don Amador" Producido por Bodega y Viñedo "Viña Cruz de Fierro" Catapalla-Lunahuana, digo:

“¡Salud! ... Por el Perú!”

Mirando desde la cabaña.

La ventana estaba abierta,
Como siempre de par en par.
Me acerqué a ella, a la ventana.
Miré el verde y florido paisaje.
Ví pajaritos que volaban y cantaban.

Vi niños con hondas, huaracas y palos
Lanzando piedras que matan.
Pensé, niños de miércoles y de jueves!
Niños de todos los grises días.
Por qué tanta vista gorda? Dios Mío!

Qué culpa tienen las pobres criaturitas.
Los niños recogen a los muertos,
A los débiles y moribundos.
Con fuego y humo cocinan a los vencidos,
Y se los comen, matando el hambre.

Pobres, pobres hijos de Dios.
Deambulan con su hambre.
Buscando comida, con caza o pesca.
Como en los tiempos de tribus,
Criaturas de Dios, Sálvese quien pueda!

A lo lejos humo, plomo y fuego,
Fuego que mata a los inocentes,
Fuego que mata a niños y ancianos,
Fuego que mata a hombres y mujeres,
Fuego que mata a jovenes y adultos.

¡A la autoridad se le respeta! Carajo!
Gritan los gorilas de la jungla de cemento.
Hombres con galones, armas y rango
Y estúpidas órdenes ¡Matan!
Matan a sus hermanos! Como Caín!

¡Criaturas de Dios!
¡Sálvese quien pueda!

Niky León.
BW/Juni/09.

Mirando desde la cabaña ... Fiestas Patrias! II Parte.

Un antiguo discípulo de mi ‘non sancta’ doctrina gestual, me pasó el talán (léase chismoseó), que un allegado mio de mi persona propia de mi, habló sandeces de mis cuentos y de leonadas.blog.S.A; en el inmaculado recinto laboral de trabajo a la hora del café; mientras camuflaban varias coloradas cajas de cervezas heladas, abriendo el apetito con sorbos de rones y pepitas de limón, con tortas de chifón y requesón; celebrando con cánticos y ensalzamiento otro día más del feliz no cumpleaños. En tal caso ...

- ¡Feliz, feliz no cumpleaños! ¿A mí? ¡A tú! ¡Feliz, feliz no cumpleaños! ¿Para mí? ¡Para tú! ¡Qué los pases muy felices! ¡Y ahora! ¡Sóplale a la luz! ¡Feliz, feliz no cumpleaños! ¡Feliz, feliz no cumpleaños a tú!

- ¿Han leído los cuentos retorcidos de Niky de su página blog? ¡Para escribiendo cojudeces! ¿Para qué escribe todo eso? ¡De chamán a poeta escritor! ¿Cuándo a jugado pelota? ¿Qué sabe de política? ¡Escribe sus experiencias teatrales ... mintiendo! El cuento del Pijama estuvo gracioso pero exagera. En el cuento sobre el falso billete, jode a sus patas. ¡Ciao fratello! Está alterado pero se deja leer. Él no sabe nada de política y sus hijos estudiaron en el High School College Parroquial con curas y rezos, ahora de qué se queja? ¡Está perdido!

No sé que decir, sólo sé que nada sé ¿Qué puedo decir? No me puedo dejar llevar por calumnias ni chismes de dos por medio; qué diría Carlitos Gardel en esta situación, me imagino que lo tomaría como una simple ligereza sin importancia:

- ¡Vos, che! ¡Andá a la put ... que te parió! ¡Pelotudo!

Elogio la sinceridad del improvisado crítico, está al tanto de lo que escribo, sin querer queriendo es uno de mis asiduos lectores y cómo pierde el tiempo leyendo cojudeces! Estamos empatamos. Iguales, cero a cero, yo escribo y él lee. ¡Para qué más! ¡Habla barrio!

Agradezco a todos mis familiares, amigos, colegas y conocidos que por las buenas o como castigo estan hojeando los cuentos. Estoy contento que la mayoria de los escritos hayan gustado como me lo han hecho saber por diferentes medios, audiovisuales, de palabra y obra. Mi mancha del barrunto y mis patas del colegio por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa se han convertido en lectores de mi página blog abandonando por momentitos los periodicuchos deportivos.

Ultimamente, terceras personas me han felicitado con prosperidades y alabanzas, otros, unos cuantos, me han enviado piropos acordándose de mis familiares más cercanos. Por favor sólo piropear al escribidor Niky.

Mi amigo Diego Armando me escribió diciendo que llenar los datos en Comentarios, lo cansaba. Por tal motivo me mandó sus apreciaciones a mi correo electrónico; un delicado racimo de verbos floridos con faltas de ortografías y fonética; adjetivos de antología irrepetibles con sabor al barrio de La Boca.

Vuelvo a repetir por enésima vez que las sugerencias, críticas, loas y enojos enviarlas a la casilla de Comentarios, leonadas.blogspot.com

Mientras escribía obsesionadamente, borraba, corregía, tachaba, pensaba, inventaba, tecleaba, releía y craneaba, me llegó por E-Mail la siguiente preguntita:

- ¿Me gustaría saber por qué opinas que en el Perú, en lo religioso hay de "lo peor"? Un abrazo … .

- ¿Y ahora qué hago? Leer los pensamientos de San Francisco de Asís o los principios metafísicos de Immanuel Kant; rezar, golpearme el pechito, mirar al cielo, filosofar; buscar la respuesta en La Biblia en el último libro Apocalipsis de Juan del Nuevo Testamento ... ¿O no contesto? ... Puedo pecar de malcriado si no contesto. Una vez más voy a dejarme llevar por la buena educación impartida por mamita. Responderé a la pregunta, sin pecado concebida. (Ojito, ojito, como se habrán dado cuenta mantengo en el anonimato los datos, nombre, apellido, edad, estado civil de la persona que con un signo docto de interrogación pregunta para la histeria).

No quiero contestar a la pregunta antes formulada con mis opiniones; ni pretendo enfrascarme en un diálogo de nunca acabar. No voy hablar mal de nadie ni lo volveré hacer, menos hablar de un cura. A manera de anécdota tengo en el recuerdo varias mentiras de sacerdotes, los mismos que me enseñaron el 8° Mandamiento:

“No levantar falso testimonio ni mentir”.

Cursaba primaria cuando escuché por primera vez, a un cura, mentir. Fue traumático pero lo asimilé. Después en secundaria presencié una gran mentira del reverendo padre del curso de religión, mintió delante de los sesenta alumnos del salón, no cuento lo sucedido por ética profesional. Una más, el párroco promotor del colegio parroquial y guía espiritual de la urbanización residencial de mi barrio, resultó una lagartija; robaba, mentía, llevaba sobre sus hombros pecados de todo tipo hasta que por fin, gracias a la fe en el Dios bíblico, que es a la vez Caridad y Verdad, Amor y Palabra; su congregación y la Santa Madre Iglesia le dieron forata por abusivo, mentiroso, cobarde y ladrón.

Por respeto al montononón de lectores y a la decencia humana no repito las palabras de Juan Luis, el cardenal, cuando pronunció que los derechos humanos son una cojudez; olvidando que la “Justicia es la primera vía de la caridad”, como dijo Pablo VI. Prefiero hablar del gracioso video sobre la apología a las inocentes e inofensivas y pequeñas mentiras; con el apoyo de una buena imagen es mucho mejor, definitivamente, que mil palabras. ¡Para ejemplo basta un botón! *

¡Qué quede claro que no tengo nada personal contra nadie! Sólo describo la realidad que me ha tocado vivir. Si hay excepciones a buena hora. ¡Ver para creer! (Santo Tomás).

¡Leer para creer! (Santero Niklas):
- “La salud no puede estar sometida a la huelga de esta manera. Es muy sensible la salud de niños, ancianos, de gente fundamentalmente pobre”, dijo Cipriani en un discurso “conmovedor” en su programa de RPP. Qué lástima que cuando él era Obispo de Ayacucho y la gente desaparecía, no haya tenido tal elocuencia. Juan Luis Cipriani Thorne el Cardenal Arzobispo de Lima y relevante miembro de la Iglesia Católica del Perú y miembro del Opus Dei. La Primera. Lima, Domingo 28 setiembre 2008.

Como buen aliancista y ugartino, antiguo monaguillo y sacristán. Yo soy católico, apostólico y romano. Tengo en mi haber todos los sacramentos y pecadillos. He visitado lugares sagrados y, también, la Ciudad del Vaticano y la Santa Sede, la Capilla Sixtina, sus museos y sus jardines. Muy bello, grandioso y maravilloso. - ¡No me van a creer! - Me encontraba paseando por la Basílica de San Pedro, haciendo mi recorrido turístico con mis ojitos asombrados por la magna arquitectura y maravillosas obras de arte, en medio del Altar de la Confesión, obra maestra de Bernini, siento una voz clara, sonora y celestial que me palmea el hombro y me dice:

- ¿Tú por acá? ¡Y con esa facha! ¡Péinate! ¡Díme! ¡Andiamo, responde presto!
“Vientos de intolerancia y de conservadorismo soplan en la iglesia católica por culpa de la Obra”.
- Signor! Io non lo so, Signor! Io faccio un piccolo giro nell'Italia dopo per tutti Europa. Ciao! Dio mio! Come stai? Molto bello la reconciliacione con voi. Grazie. Molte grazie Signor. Andiamo a mangiare insieme stasera? C’e’ un posto qui vicino dove si puo mangiare qualcosa rapidamente e economico? Com vino bianco o rosso? Molto piacere di parlare con voi, Señor! Asta lla vista Signor. Arrivederci. Ciao. ¡Te esperamos en Lima! ¡En Ayacucho! ¡En todo el Perú! ¡Ya! ¡Pronto!

Y mientras esperamos, seguimos todos felices comiendo perdices como si no pasara nada, no viendo, no escuchando, no hablando. Mudos, ciegos y sordos.

Ciao, amore, ciao, no llores! Verás, yo volveré! Te lo prometo. Volveré! Te lo juro amor, volveré! Porque te amo! Te amo! Ciao! Ciao! Te amo! ¡Arrivederci! ¡Adios! ¡Au revoir!¡Good Bye! ¡Tschüs! ¡A bientôt! ¡Take care! ¡Auf Wiedersehen! ¡See you! ¡Hasta pronto!

- No hay ignorancia más refinada que la ignorancia de la propia ignorancia.
(San Agustín, Conf. 5,7).

* Hacer clic en Ajos, ...
Ajos, cebollas... Cipriani
www.youtube.com/watch?v=v0w4oEX5JU4

*Monseñor Bambaren critica a Cardenal Cipriani:
www.radioevangelizacion.org/spip.php?article2317

*Cipriani: Un cardenal rechazado por el pueblo
www.google.es/search?hl=es&q=
+Cipriani%3A+Un+cardenal+rechazado+por+el+pueblo+
&btnG=Buscar&meta=lr%3Dlang_es

¡Zorrillo le Puf!

¡Harold le Puf!

Este cuento no es un cuento, no es una biografía, ni mucho menos una anécdota. Es un perfil, un rasgo meticulosamente imparcial. En resumen, es una narración de los sufridos vecinos, yo sólo he transcrito el rezo lo mejor posible.

- “No todo es malo en el Parque Dasso o alrededores; aparte de la basura amontonada en las esquinas; cordeles en las ventanas con ropa multicolores; árboles oliendo a birrinche de jubilados borrachines; pistas con baches y buzones sin tapas; las veredas con peligrosísimos huecos; los desagües atorados; las correteaderas de los “pericotes” con sus robos en mano; los megáfonos chillones de los tricicleros vendiendo frutas o verduras; los gritos de los cachineros comprando “boteas” y “rooopa usada” y de yapa el altísimo volumen de las radios y televisores en cada casa. Sin contemplar que algunos vecinos están de medianoche en pleno medio día”.

En medio de todo este acostumbrado caos tenemos que soportar la química presencia de:

¡Harold le Puf! ¡Archienemigo de los perfumes, de las flores y de las Rosas y Limón!

- !Ay! ¡Yo me acuerdo cómo sí fuera ayer!

Exclamó, Doña Flor, la chilena:

- “Desde niño Haroldito fue muy original, todo un personaje, siempre rehuyó al buen trato con el agua y jabón. Huraño y muy oloroso. Su mamá batallaba todos los días en las mañanas, tardes y noches, para que se lave la cara y se saque las legañas y bigotes de moco pegados en las mejillas” “Verlo era una atracción de jardín zoo”.

Juancito Rocke, camionero huanca, contó su parte:

- “Yo sé ... porque a mí me invitaron a la ceremonia del Santo Sacramento del Bautismo ... Después de la Misa, llegó el momento, el curita se acercó diciendo: Esta es nuestra fe. Esta es la fe de la Iglesia, que nos gloriamos de profesar en Cristo Jesús, Señor nuestro. - Hubo un silencio profundo - El Bautismo es el sello de la vida eterna ... Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. El cura lo bendice y le rocía unas gotitas de agua bendita en la frente haciendo la señal de la cruz; ¡Puta, lo hubieran visto! Abrió los ojazos como sí lo estuvieran exorcizando, sacándole al diablo, ¡Dios mio! ¡Por mi madrecita que no miento! Después se quedó mudo de impresión, salimos de la Iglesia e hizo su cantaleta, lloró todo el Santo Día y pidió a sus papás y padrinos cambiar de religión”.

Los vecinos: Edú, cassadó.s.a.; Pachín, autoloterías; Erika, la franchute; Pilar, la abuelita; Gladys, la mamá; Pera, américojunior; Nena; Patty, la loca y Betty.com; recuerdan el día que le lavaron los pies.

- “Cuando Zorrilepufis llegó del colegio, a su casa, cojeando. Reclamó a sus papás que le habían comprado zapatos de una talla más chica, que le quedaban chicotes las tabernas. Los zapatos eran talla 40. Los papás se arreglaron y fueron con él a la zapatería del bazar de la PIP. Cuando el vendedor escuchó el reclamo, le pidió al muchacho que se descalce para probarle un par más grande. Fue difícil convencerlo que se quite los chuzos, pero el papá se enojó y con fuerza despegó los calzados de las medias”.

“El vendedor después de ponerse una máscara antigas contra desechos tóxicos se dió con la sorpresa que el piecito era talla 38. Y recomendó a los padres, podar esas indómitas y salvajes plantas silvestres y aniquilar a como de lugar las pronunciadas uñas, y punto, solucionado el problema. Final feliz”.

“En la tarde, en el ocaso del sol, en el vecindario se escucharon gritos, lamentos y aguas correr por doquier. Todo el escándalo venía de la casa de Zorrillo. Su papá con la ayuda de todos los miembros de la familia tenían inmovilizado, maniatado al pestífero en el tragaluz de la casa, para que la mamá con una manguera pueda regar esos pies y ablandar las uñas que se veían como garras de aves de rapiña. Las tijeras, corta uñas y alicates habían colapsado al usarlas sin regar, sin remojar ese tronco seco petrificado”.

El fresco queso cajamarquino N.N. Saavedra (a) káka; agregó:

- “En el parque, los niños, los jóvenes, los amiguitos y transeuntes se reían cuando lloraba a todo pulmon, gritaba desgarradoramente pidiendo misericordia. ¡Noooooooooooooo! ¡No! ¡No! ¡No! ¡Tres veces ¡No!, ¡¡Tiurr tiurrr tiurr!! ¡AgüitaAyayau ayayau ayayau! no! ¡Agüita no! ¡¡Mamá ta’fria!! ¡¡¡Agüita ta’fria, mamá!!! ¡¡¡Nooooo mamitaaaaaaaaaaaaaaa!!! ¡¡¡Nooooooooo!!!

Jesús, el chupaquino; María, la cheporteña y Don Elías, el pintor; recuerdan:

- “Después de la secundaria en el colegio parroquial particular, estudió Electricidad Industrial; pero al ñaño le pasó corriente alterna y continua, cuando le hablaron de trabajo, hizo birrinches y tierra (en los pies), y se autoelectrocutó”.

- “Zorrillo le Puf” como le dicen vulgarmente sus más cercanos estudiosos del Parque, han comprobado que es un tipo singular y único. Con su fuerte olor contamina la suciedad atmosférica. Es por excelencia: Antipático; por naturaleza: Metelapata; y por estudio: Tarantine de Profesión”.

- “Joven con hábitos nocturnos, en la noche se disfraza de taxista lechucero noctámbulo, jodiendo con ruidos extraños y onomatopéyicos e imitando al motor de su carro y así creer que está trabajando. Todo esta joda lo hace metiéndose a la camioneta que le compró su papito para que de una vez por toda se ponga hacer algo. Pero el grandísimo no sale del parque ni siquiera limpia el parabrisa del auto, eso lo cansa”. “Siempre lleva puesta su camiseta color mugre adherida al cuerpo con el slogan.”

- “El trabajo lo hizo Dios como castigo”.

“En la puerta de su casa, le Puf, demuestra histriónica valentía, imitando a los guapos al caminar. Gritando, poniendo cara de malo. Los adversarios le huyen ... por su fuerte signo Sobacal”.

Leonel Sylz, el mollendino; Pampo, pampini gabini, como testigo oficial; apoyados por Paquito y Rómulo, los gatos ronron; relatan la hazaña del microbio en media noche:

- “En una noche de verano, con luna llena, este pezuñento caminó tres cuadras de su casa hacia el Bulevar Palermo. Invitando cervezas con dinero de la caja chica, había cajoneado, no es músico pero es un experto cajoneador. Pasaron dos horas y se orinaba de miedo regresar solito a su guarida. Para su suerte retornaba del laburo el vecino Betteta, el siciliano; ni corto ni perezoso Zorrillo se le encolleró. !Vecino, ón venden?. Haciendo una estúpida conversación, recibiendo un si o un no, como respuesta, nada más. El vecino caminaba deprisa por los sobacos mortíferos e insoportables de Zorrillo. Faltando una cuadra para el destino de ambos, el famoso Parque Dasso, se cruzaron dos achorados que pidieron de buenas maneras un cigarrito. Zorrillo como estaba acompañado hizo una finta de malo y empujó a unos de los jóvenes con las alicias, inmediatamente el ofendido lo cuadró y Zorrillo corrió, emprendió la de Villadiego velozmente como una avestruz, desapareciendo del mapa ¡El muy maricón! El capo de la mafia se trompeó con los dos muchachos, recibió su chiquita pero se enfrentó y guapeó, demostrando quien era el padrino, eso fue lo importante; muy enojado buscó al cobarde de mierda hasta su casa. Preguntó por él; la mamá protegiendo a su hijito, nerviosamente contestó:”

“!Que no sabía nada de él, que había salido tempranito!”.

“Pero el putrefacto olor de los pies de Zorrillo le Puf, ese olor mefítico, insano, maloliente, pestilente, insalubre, fético, hediondo, delataron que sí estaba en su casa recontra escondido cobardemente”.

Sus sobrinos contaron que cuando correteaban a una señora rata (mamá de pericotito), ésta se refugió entre las zapatillas de su tío, el señor Le Puf, que estaban soleándose en el jardín exterior; la señora Rata no soportó los gases tóxicos y prefirio mil veces inmolarse que morir zorrillamente.

Richard, pajarito uno; Serginho, pajarito dos; y Nino, el trovador; narraron con puntos y comas, el día del violento descerraje:

- “¡El día que rompió los candados de los roperos de sus hermanos, fue una fecha inolvidable! Se puso ropa limpia encima de toda la mugre, se le veía bien cambiadito; pantalón de vestir, calzoncillo y casaca del hermano mayor y camisa, medias y bibiri del hermano menor; que bonito se le veía de lejos; pero cuando se acercaba el hedor descompuesto putrefacto de su delgado cuerpo levitaba. Con la luz del sol se notaba clarísimo que no se había lavado la cara, era medio día y tenía secas y pegadas las legañas y en el cuello su collar de Carca. ¡Horror! Ni gotitas de agua, ni trapito húmedo. Su anciana vecina horrorizada al verlo, gritó:”

- “¡Mírate al espejo! ¡Repugnante!”

Armando, el rudo; detalladamente escribe su versión con un estilo parte policial:

- “Cuando yo llegaba algo picadito después de jugar frontón en el Club de Regatas Lima con mi bruder. Le Puf SHarond salía de la bodega de su hermana, muy atento a ayudarme, pero la verdadera intención era meterme la mano a los bolsillos y hacerse su cría, llevarse el sencillo y de paso algún billete ...”

- “Un momentito, y qué tiene que ver eso con el tema central, estás fuera de foco con el chisme compadrito, tienes que poner atención, no has escuchado nada a los vecinos”.

- “Si, pero quiero que se anote también, hay algun problema?
- “!No! Pero tienes ganas de joder nada más.

El rudo, continuó:

- “Hasta los perros pasan por la acera del frente cuando está en la puerta de su casa. Sus vecinos se dan toda la vuelta a la manzana. Otros vecinos han optado por conseguir trabajo en provincia o emigrar al extranjero, mudarse o vender sus casas”.

Koki; Danilo; Mañuco; Chicho; Cococho; Danni; Peluchín; Calín; Chatín; Pool; Kike; Jolís; Jimmy; Joséf; Pierre; bajo la dirección de Rigo, improvisaron un sketch, con un ácido humor negro muy típico del barrio, se rieron a carcajadas de las equivocaciones con la letra pero la audiencia celebró de lo lindo a los jóvenes artístas. El argumento fue más o menos así:

- “Cuando su broder se accidentó con una moto Honda XL-100, los amigos y familiares se juntaron para ir al hospital. Su papá lo mandó a lavarse. El zorrillo a “legañadientes” se peinó y cuando toda la mancha esperaban el bus para dirigirse al Hospital se cruzó una ambulancia que traía al accidentado. Cuando estaban bajando en camilla al herido, Zorrillo al ver a su hermano, le dijo las siguientes palabras de consuelo:

- “ ¡Pucha! ¡Por las puras me he peinado! ¡Sí sabía que te traían no me cambiaba de camiseta hermanito! ¡Qué salao put’mare!

- “Este Pepe le Puf victoriano es un bueno para nada, encima de todo el hedor pestilente soporífero es malcriadito. En una época de escases de agua por los barrios de Lima. Su mamá lo mandó a bañarse y él inmediatamente como si tuviera un resorte en la lengua, contestó:

- ¿Para qué? ¡Después te estás quejando que no tienes agua para preparar la comida! ¡Aprovecha en juntar agua y no molestes por favor que estoy descansando!

- “Cuando se normalizó el flujo de agua en nuestra zona, en esta oportunidad también su mamá lo mandó a bañarse aprovechando que había bastante agua, y el engreído esta vez le contestó de buenas maneras:

- ¡ Mamá! ¿Por qué tu no aprovechas en regar las plantas que tanto tiempo han estado en sequía? ¡Qué mala que eres! ¡Por la puras tienes jardin!”.

Américo Iván, notario bueno; Sambrano, JC; Oscar Pisao, ventanita park. Dieron fe que lo escuchado, narrado, contado, escrito, teatralizado, adjuntado y archivado, es toda la verdad, sólo la verdad, y nada más que la verdad.

Dió por terminado la reunión uno de los vecinos fundadores del Parque.

- “Para despedirnos sólo me queda decir que …”, concluyó, Hernán Tockn, el de la luna de paita;

- “… cuando lo veo parado en el centro del parque, es un perfecto Monumento al Mojón”.

KA, Junio 2008
"Yo sé que todo es irreal pero no sé cómo probarlo". (Ricardo Balbín De la Cruz)

Todo vuelve en la vida

"Nada sucede por casualidad cuando actúas sin esperar nada a cambio”.

En los días anteriores y posteriores a los actuales he recibido y seguiré recibiendo unas lindas y enternecedoras cartas digitales en cadena, todas iguales en la despedida y listas para ser reenviadas a nuestros seres queridos, amigos y compadres espirituales; gracias al servicio electrónico tengo mi bandeja full, el recipiente al tope con cientos de cartas, tarjetas y postales virtuales:

“Bien dicen ... recordar es vivir porque la gratitud es la memoria del corazón ... para ti con cariño”. Erika de Edú.
“Que tengan un lindo día. Besos”. Gladys del Corbacho.
“El mensaje me emocionó tanto que hasta ahora sigo emocionada, que lo disfruten”. Gipsy Del Balcón.
“Algo increíble y hermoso está a punto de suceder a tí y a tus amigos”. Petronila Shi Wang.
“Como puede haber gente que viva tan lejos de Dios”. Rosa Albina.
“Léelo bajito, Dios me pidió que te dijera ... ¡Qué te Amo con Amor!”. Veachy.

Al final del mensaje viene la interrogante:

“Gracias Dios, porque tu amor se manifestó en las manos y en los corazones humanos” “Bien. Ahora tienes dos opciones: puedes enviar este mensaje y compartirlo con tus amigos ... o puedes ignorarlo y decir que nada tocó tu corazón. Pues sí ... este mensaje tocó mi corazón ¡y por eso lo estoy compartiendo contigo! “En la vida nada sucede porque sí”. Lo que haces hoy, mañana puede ser la diferencia en tu vida”.

La verdad que no me tocó el mensaje, en mi barrio es muy común darle la mano a un vecino, a un hermano, agua al sediento, pan al hambriento; en mi largo recorrido sobre la alfombra de decenas de almanaques que me ha tocado vivir, tengo varios ejemplos. Uno de los ejemplos está grabado en mi memoria y en mi corazón. Le sucedió a un tío muy lejano, para visitarlo gorreabamos el tranvia y ahorrábamos el pasaje, vivía en la periferia de un lejano distrito. De ascendencia escocesa mezclado con shilico. Cuando terminó primaria su padrino le regaló una Biblia de bolsillo, no sé sí la leía o hacía avioncitos con el fino papel cebolla; pero cargaba su Biblia pa’rriba y pa’bajo. Nació en el "Cielo azul del Edén", en el pueblo de Celendín, en Cajamarca, en los carnavales de febrero de 1900 yá, se crió desde los cinco añitos en Maravillas en los Barrios Altos del Cercado de Lima.

Mi tiíto en sus años mozos había sido boxeador en la antigua Bombonera de la Federación de Boxeo, posteriormente se convirtió en peleador callejero y luego se dedicó al oficio de la construcción para poder mantener a su familia decorosamente y enviar a sus hijos al colegio.

Un día, él regresaba a su casa con un pesado costalillo de herramientas sobre los hombros, decepcionado de la vida y de su federación; en los registros figuraba como socio activo de su institución, honradamente se ganaba sus cobres como maestro de obras; en su barrio se le respetaba por sus profundas convicciones religiosas. La marcha contra el gobierno efectuada por la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP) y el Sindicato de Trabajadores en Construcción Civil de Lima y Balnearios (STCCLB) había resultado un completo fracaso por culpa del secretario general de la FTCCP, José Luis Pisco Matute y de los otros secretarios generales, el gobierno seguía sin cumplir sus promesas electoreras. Triste historia.

Atravesando el Puente de Piedra sobre el río Rimac, un grupo de facinerosos y delincuentes estaban haciendo su trabajo, asaltando a un joven con armas pulso cortantes, mi tío corrió en su auxilio sin medir las consecuencias, sacó de su costal una comba (un martillo de dos libras de peso) y un cincel y se batió con los muchachos del mal haciéndolos correr, recibiendo amenazas al por mayor. Llevó al joven al Hospital 2 de Mayo de la avenida Grau, cuando llegó la familia en lujosos automóviles, agradecieron a mi tío y el jovencito, todo vendado, cojeando y con parches, le preguntó:

- “¿Cuánto le debo señor?” “No me debes nada”, contestó dignamente él. “Mi madre siempre nos ha enseñado a nunca aceptar pago por una caridad” “Haz el bien sin mirar a quién”. El joven le dijo: “Entonces, te lo agradezco de todo corazón”. Cuando Dorotheo K’Dnias se fue del hospital, no sólo se sintió más fuerte sino que también su fe en Dios y en los hombres era mayor. Él había estado listo para irse al otro mundo y dejar todo.

Pasaron los años, él sobrevivía a los multiples problemas familiares, laborales, económicos y auxiliares. Su digna esposa le sacaba la huaracha, se iba a tonear mientras el otro se rompía los lomos en los edificios de Orrantia y Miraflores. Había llegado el caos conyugal, no había manera de mejorar la situación, los ángeles de la guarda no podían controlar a la cumbiambera que desatendía a los hijos y a las obligaciones del hogar.

K’Dnias estaba herido del corazón, su vida había perdido sentido, confundido sobre su futuro en un dilema sobre qué dirección tomar, se sentó en la entrada del Cementerio General Presbítero Matías Maestro a mirar las carrozas fúnebres que desfilaban una detrás de otra, compitiendo en calidad y adornos; meditabundo, siguió pensando:

- Suicidarme no soluciona las cosas, comprar una pistola de dónde, con qué, además no tengo ni para comprar una bala menos una pistola; estoy recontramisionero; colgarme en la viga de mi aposento, a quién le pido prestado una soga que aguante? comprar una y sólo usarla una vez no sale a cuenta; comprar veneno?

Las ideas no le simpatizaban quería quitarse la vida pero quería salir bonito en las ediciones matutinas de los periódicos, el acto tenía que parecer un accidente. Respirando monóxidos de carbono con la mirada perdida, exclamó:

- ¡Ave María Purísima!
- ¡Sin pecado concebida!

Le contestaron inmediatamente; miró al cielo hacia las nubes; el dueño de la maravillosa voz de tenor estaba parado frente a él, apoyado ligeramente en su bastón de puño de plata quemada, vestido elegantemente con un traje de auténtico paño escocés de media estación, cordialmente le preguntó:

- Perdone, buenos días, dónde puedo ubicar a un albañil por acá? Quiero reparar el Mausoleo de mi familia y necesito un buen artesano.

Cuando oyó esa voz, Dorotheo la reconoció enseguida, una extraña luz llenó sus ojos. Era el mismo joven que había salvado de una muerte absurda. Inmediatamente se ofreció como maestro de obra para realizar el trabajo. Invitó a su oficina al joven para hacer el presupuesto de gastos y costos. En la oficina se encontraba la esposa de mi tío osea mi tía lejana. Los presentó y acompañados de unas tazas de café con chancay recien salidito del horno conversaron de la oferta y de la demanda.

En la obra, vestido con su uniforme de técnico en Edificaciones de SENCICO trabajó fuertemente durante todo un mes, en el tiempo que duró el trabajo pasaron muchas cosas, buenas y malas. Buenas para unos, malas para otros.

Terminada las labores, mi tío recibió su buena paga más gastos. En el camino se compró al paso un boletito del vale triple en un telehipodromo, después de mucho tiempo jugaba a los caballos sin probabilidades de ganar. Cuando llegó a su casa, se detuvo a leer los recibos de agua, luz, teléfono, etc; la encontró vacía, faltaba su televisor con su CD/DVD Lector/Grabadora y el equipo de música de alta fidelidad. En la mesa del comedor había un sobrecito, dudó, finalmente lo abrió y algo llamó su atención … en el borde de la postal leyó estas palabras:

“Me voy para siempre. He conocido el amor puro y sincero. Me voy con Sir Arthur Montenegro, el joven que te dió el trabajo para la restauración de su Mausoleo”. (Firmado) Tu esposa.

Sereno, salió a la vereda, caminó hasta la bodega más cercana, prendió un cigarrillo sabiendo que es muy nocivo para la salud, pidió una cerveza negra y con pequeños sorbos la bebió. Los momentos de dolor habían terminado, el milagro se había cumplido, el milagro había llegado inesperadamente. Su mujercita se había marchado. Era lo mejor de lo mejor. Era lo mejor que le había podido pasar. Adios a las peleas, a los pleitos y cuernos. Adios a las mentiras, a las blasfemias y otros. Tantos años rezando, cargando su cruz, renegando, mirando al cielo. En la noche se enteró que sus caballos ganaron y con todo el billetazo viajó a las europas a visitar a su sobrino querido, paseando por Hamburgo, Amsterdam, Paris, Karlsruhe, veraneando en Grecia y agradeciendo al Señor en la mismísima Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano. Solo, libre y feliz, el dinero le alcanzaba, ayudaba a sus nietos pagando los gastos de los estudios, se compró una mejor casita; podía ir y venir a la Cruz del Cerro San Cristobal cuando le daba la gana. Comer su calentao bien taypá. Ver los partidos de fútbol de la Bundesliga sin interrupciones. Hasta el momento de su muerte siempre vivió en paz y armonía con las personas y cosas que lo rodeaban. Ahora descansa en la diestra del Señor, rodeado de ángeles, arcángeles y querubines en el Cementerio General de El Ángel de Lima.

“Gracias Dios, porque tu amor se manifestó en las manos y en los corazones humanos”. “En la vida nada sucede porque sí”. “Lo que haces hoy, mañana puede ser la diferencia en tu vida”.

“ Dios puede dar Verdadero Amor” (God Can Give True Love).

Sin di ... Entes pero con Son ... risas.

Dedicado a la doctora en Ciencias Ocultas,
Beatita Teresa Quelopana Kolynos
(Triple frescura con flúr).

Según el Santoral Católico, 15 de agosto, Fiesta de la Asunción de la Bienaventurada Santísima Virgen María (Assumptio Beatæ Mariæ Virginis).

Tenía que ir un ratito a Misa. Por mis clásicos pecados tengo que seguir pidiendo perdones para que no me expulsen de la cancha del Edén con tarjeta roja por la cantidad de infracciones acumuladas fecha tras fecha.

Me arreglé y me dirigí al centro de la ciudad. Sentadito en el tranvía haciendo el recorrido de Grötzingen a Karlsruhe, muy bien peinadito, estrenando un exigente nuevo corte retro de pelo: Cuadriculado escolar de los años 60; con chachá nuevo, mica, lompa y chuzos veraniegos; con cara seria de pocos amigos; con una pinta de latin love de revistas frívolas de espectáculos chicha de barrios populares; repasando mentalmente mis partituras y textos teatrales; pensando, pensando por lo que más tu quieras hasta cuando, hasta cuando. Y así pasan los días y yo, desesperando y tu, tu contestando, quizás, quizás, quizás.

En el vagón del tranvía frente a frente de dos tías cincuentonas con c de siliconas, bien estiraditas, muy bien reencauchadas, sin arrugas; la de la derecha una morena con un tinte al pomo escandalosamente rubio platinado y la otra doña, blanquísima como la nieve con una cabellera negro azabache fosforecente; hablaban de todo un poco sin fundamentos científicos, muchos menos prácticos ni pedagógicos; con gran hipocresía paré la oreja para escuchar y entender lo mejor posible, me faltaba pocos paraderos para llegar a mi destino, la Parroquía de St. Stephan; lugar de encuentro con mis compinches latinoamericanos, misma cofradía. Por dos razones tenía que llegar a la hora en punto. Por la primera y por la segunda. Y para agarrar el mejor sitio en la Taberna/Cervecería El Huerto frente a la Parroquía con menús del mediterraneo muy cómodos al alcanzé de los bolsillos latinosbroders.

En el tranvía lo que alcanzé a escuchar fue muy poco, una le decía a la otra:

- Mi hermana tiene un novio que no lo quiere presentar porque tiene los dientes chuecos.
- Ay, mi hija conoció a su esposo en Marruecos, el morocho sólo tenía la mitad de sus dientes cuando llegó a Alemania. Ahora con los postisos se le ve muy bien.
- A proposito, tú te has hecho algo en los dientes?
- Si hija, aproveché irme a Brasil, el seguro no cubría los gastos, lo que me iba a gastar acá en arreglarme la dentadura me salió para los pasajes, en avión, paseos, chequeo y reparación, todo con odontología cosmética de primera y veranié en Río de Janeiro, me fui con mi amigo el artísta del Rhin. Tres semanas en el paraíso y regresé como nueva.
- Yo necesito un amigo que me acompañe, todos trabajan, son altos ejecutivos y nadie tiene tiempo.
- ¿Y tu esposo?
- ¡También trabaja! ¡Sino cómo vivimos!

Como buen hijo del nuevo sol peruano llegué a deshora a la reunión, en ésta oportunidad para variar once minutos veintinueve segundos antes de la hora, no había ningún conocido, esperar como todo un gilazo. La puntualidad, según don Napo Bonaparte: "Cinco minutos antes no es la hora. Cinco minutos después no es la hora. La hora es la hora". Llegó la tropa de marianos, oramos, alabamos, después del rezo a papalindo salimos en mancha al local reservado con anticipación, nos colocamos en nuestras posiciones en una gran mesa rectangular de pino macizo, yo comodamente acomodado en el centro del rústico tablero repartía la pizza con la diestra y el vino con la siniestra. Después del primer tanganazo, me detuve a pensar por fracciones de segundos en la insulsa conversación pirateada en el tranvía, se me vino a la memoria algo parecido que escuché en el segundo piso del edificio donde vive mamita, escuché con mis tísicos oídos de barrio perfectamente entrenados en las tablas de la vida.

- ¡Abuelito!
- ¡Antes de entrar, primero tienes que tocar la puerta! ¿Entendiste? ¡Tienes que aprender a tocar primero!
- ¿Qué cosa abuelito?
- ¡Tienes que tocar primero la puerta!
- ¡No! ¿Qué cosa tienes escondido en la mano?
- ¡Nada! ¡No tengo nada!
- ¡Enseñame pé! ¡Enseñame!
- ¡Te enseño, pero con una condición, no le dices a nadie!
- ¡Ya, qué cosa es?
- ¡No le digas a nadie! ¡Es un secreto! ¡Pssssssssss, silencio total!
- ¡MAMÁ! ¡¡Mi abuelito tiene dientes de juguete!!
- !Sálvame, Virgen María!

Concurso Nacional Inter-Escolar de Dibujo y Pintura

Después de Fiestas Patrias comenzé a escribir un ensayo sobre nuestra religión católica, tratando de explicar y explicarme, las tantas estupideces y egoísmos de nuestra parte. ¿Por qué nos entusiasmamos y apoyamos las contradicciones tan contradictorias que sólo sirven para contradecir? ¡Y fragmentar un Todo! Enfrentándonos hermanos contra hermanos, padres contra hijos, y después con hipocresías, rezos, llantos y mentiras; queremos componer, unir lo quebrado. Descuartizamos nuestra religión y la minimizamos; sembramos discordias, odios y violencias; y agradecemos a Dios por darnos fuerzas para seguir adelante. ¿Adelante de qué? ¿Qué? Que, que ... creo qué ni Cantinflas hubiera tenido la paciencia de describir mejor todo lo que me daba vueltas en la cabeza. Estaba en plena filosofía mental, el ambiente cerebral estaba nublado e impreciso. Cuando un timbrazo de sopetón me despertó sacándome de mi meditación concienzudamente meditada en la raíz cuadrada de la potencia al cubo mesopotámico con acadios incluyendo fenicios, israelitas y arameos.

¡Sonó el teléfono! ¡Insistentemente! ¡Carajo!

- Hallo! Guten Abend! Familie León!
- ¡Hola! ¡Hermanito! ¡¡Niky!! ¿Cómo estás?
- ¡Oe huevón! Ya estoy empijamado para meterme al sobre. Acá son más de las once de la noche, mañana tengo que salir tempranito antes de las seis de la mañana a Nürnberg a trabajar, bom!
- ¿Cómo dijiste?
- ¡A trabajar!
- ¡No! ¿A dónde?
- ¡Núremberg!
- ¡Puta! ¡No te da miedo!
- ¡Pregunté por ti! ¿Qué tal? ¡A pesar que es tarde me da gusto escucharte! Más temprano hablé con mamita. Me contó que pasaron unas Fiestas Patrias muy bonitas, en reunión familiar, hasta mis nietos estuvieron en la jarana, se portaron bien Piero Angelo y María José?
- ¡Si! ¡Están lindos! ¡Ahorita estoy en mi oficina con mis compañeros de promoción!
- ¿Promoción? ¿De qué? ¿De dónde?
- ¡Del colegio! Han venido de sorpresa. ¡Cómo yo no fui al colegio a celebrar el Día de la Bandera han venido a joder!
- ¡7 de Junio! ¡Día del Colegio Alfonso Ugarte! ¡Cuna de Campeones! ¡Y no fuíste! ¡Carajo, no sabía! ¡Ya, hermanito! ¡Hablamos otro día! ¡Chao!
- ¡Niky! ¡No cuelgues! ¡Te he llamado para que les cuentes a mis patas cuando me eligieron como el mejor dibujante del colegio y me mandaron al Concurso de Dibujo!
- ¡Para eso llamas! ¡Cuéntale tu!
- ¡A mi no me creen! ¡Creen que los estoy paleando!
- ¡Cómo jodeís! Eso es una parte de la historia familiar, escolar también ... voy a prender la computadora y hablamos por Skype ... todos oidos, bien ...

- Esto fue en el año 74 ¡Si! Fue cuando Yuri estaba en segundo año de secundaria, ustedes se acuerdan, no? ... bueno ... no importa ... me acuerdo que mi papá estaba orgulloso de su hijito Yurito ... justo por ésta época ... por Fiestas Patrias en el colegio se realizó un concurso interno cuyo tema central era “El 28 de Julio”. Yuri como siempre no había hecho nada, se acordó del dibujo a las diez de la noche del domingo; yo no estaba muerto, estaba de parranda en un viaje interdistrital por Ciudad de Dios, Pamplona, El Arenal, con unas amigas, un fin de semana con chelas, guitarras, cajón, cebiches y choncholíes. Llegué el lunes a casita a las seis de la mañana con mis zapatitos en la mano para no hacer bulla y meterme solapa a la cama. Ni bien me tapé con la frazada, con la colcha y el cubrecama para camuflarme y evitar el contacto con los rayos solares como el anémico Conde Drácula y hacer tuto ... Yuri me tocó la puerta y muy bajito comienzó a llamarme:

- ¡Niky! ¡Niky! ¡Abre pé! ¡Niky! ¡Hazme un dibujito! ¡Si no llevo el dibujo me van a jalar! ¡Si me jalan es por tu culpa! ¡Y le digo a mi papá que has llegado a las seis de la mañana borracho! ¡Niky, abre pe!
- ¡No jodas!
- ¡Ahorita mi papá se levanta y me va a ver acá en tu puerta y le voy a decir que recién has llegado!
- ¡Pasa! ¿Qué quieres?
- ¡ Hazme un dibujo, toma la cartulina y los lápices, dibuja la figurita de José de San Martín, hazlo feo para que crean que yo lo he hecho y apúrate! Mi papá nos va a llevar en la camioneta.

Al cuarto de hora, Yuri regresó y preguntó:

- ¿Ya?
- ¡Ya! ¡Toma y no jodas!
- ¡Puta! ¡Lo has hecho muy bonito! ¡Nadie va a creer que yo lo he hecho!
¡Parece que estuviera hablando! ¡Ya la cagaste! ¡Te dije que lo hagas feo!
- ¡Anda al cole y no jodas! ¡Quiero dormir! ¡Chao! ¡Vete de mi cuarto!
- Chao ... oe ... gracias, ah!

Despúes de las Fiestas, se normalizaron las clases, a mediados de agosto Yuri fue llamado a la Dirección. Entró temblando, no sabía que pasaba, el Director y los Directivos de la APAFA lo esperaban para darle una sorpresa. El Vice-Presidente de la Asociación de Padres de Familia era papá, y papito junto con el Director fueron los encargados de felicitarlo y darle la grata noticia. Yuri era el único representante ugartino que participaría en el Concurso Nacional Inter-Escolar de Dibujo y Pintura. Su dibujo de José de San Martín, en el balcón, proclamando la Independencia del Perú con todas las autoridades tenía como Nota un sobresaliente, un hermoso 20. Yuri entró en pánico, mudo, lleno de sorpresa, no sabía que decir, sólo balbuceó una pregunta:

- ¿Cuándo es el Concurso?
- ¡La próxima semana, el día miércoles 19, a las doce en punto tienes que hacerte presente en la Oficina de la Gerencia de Educación, Cultura y Deporte de la Municipalidad Metropolitana de Lima. No te preocupes que nosotros te llevamos con el ómnibus del colegio! Dijeron en coro los señores directivos.
- ¡Indudablemente! ¡Es el mejor! ¡Es mi hijo! Repetía muy orgulloso Don Nico, nuestro papá, sacando pecho.

De un día para otro Yuri aprendió a esfumarse, a levitar, aparecer o desaparecer, adivinar el pensamiento, detectar los pasos perdidos, etc. Se leyó en tiempo record tratados, tomos y chistes de ilusionistas, prestidigitadores y magos. Una llamada para la Regencia, en medio del Auxiliar y dos Brigadieres, ¡Zas! ¡Desaparecío!; sí la llamada era para la Dirección con mayor razón. Los papás de la APAFA se acercaron a su salón con materiales de dibujo y pintura, ni bien tocaron la puerta el famoso Yurini se evaporó en medio de la audiencia. Trepaba muro como felino, agilito y rápido; papá recibía las quejas, lo regañaba y lo amenazaba, pero todos esperaban el Concurso para ver la precocidad del genio.

Cuando llegó el día miércoles 19, papá se levantó a las seis de la mañana y despertó al Miguelanyelo Leonarotti victoriano, salieron juntos de la casa a las siete y media con dirección al colegio, en la entrada principal el señor Auxiliar esperaba al artísta y lo depositó en el salon de clases; haciendo guardia para que el talentoso no huya del compromiso. En la Dirección, el personal administrativo, el señor Director, profesores de artes y los papás de la APAFA esperaban impacientes la hora exacta para dirigirse en caravana al Centro de Lima con el ómnibus escolar a la cabeza, la carroza ugartina tenía su sitio reservado en la Plaza de Armas, escenario del concurso. Las voladas decían que la entrega de los premios a los tres primeros puestos estaba programada como fin de fiesta con la presencia del Presidente de facto de entonces, General Juan Velasco Alvarado; con el Cardenal de los blanquitos, ricos y platudos, el otro Juan, Landázuri Ricketts y para el tercer puesto el Alcalde de Lima, José Lizardo Arturo Alzamora Porras, ilustre desconocido, nombrado Alcalde a dedo por Velasco.

Llegó la hora del recreo, diez de la mañana, sonó la campana y el timbre del patio central. El Auxiliar entró al salón, con voz marcial llamó al alumno León Cadenillas Yuri; pidiendo aplausos para darle valor y exigiendo que traiga el trofeo, todos los alumnos dirigieron sus miradas a Yuri ... y Yuri que no está, nadie sabe donde está, ni su compañero de carpeta puede explicar lo sucedido, como un cojudazo sólo mira el asiento vacio. El señor Auxiliar amenazando al salón obliga a los alumnos ir de cacería por el colegio, por los baños, por las instalaciones deportivas, por las canchas de fútbol, gimnasio, piscina, estadio, por el parque El Olivar, por todo San Isidro, Lince y alrededores.

-¡Encuentren a León como sea! ¡Y me lo traen vivo! ¡Muerto no lo necesito!

En la Dirección igual malestar, se preguntaban, dónde se ha metido? Papá agarró la camioneta y regresó a casa, dió vueltas por todos los rincones del barrio buscando al fujitivo, le tenía unas ganas de chancarlo ... los minutos pasaban uno detrás de otro inescrupulosamente; el tiempo equivalía oro puro. A Yuri se lo había tragado la tierra.

¿Cómo había desaparecido del salón? Preguntaban los incrédulos. A los días me enteré como Yuri había emulado al gran Harry Houdini, pues, muy sencillo, Yuri no había salido del salón, había hecho lo inimaginable, a simple vista inverosímil, se había colocado detrás de la puerta del salón de clases y en medio de la desesperación y desconcierto nadie atinó a buscar ahí; Yurito inmóvil, aguantando la respiración, los gases, el olor de sus zapatillas, no dejaba salir ni sus ideas, petrificado, quietecito como momia posando para la eternidad; esperó las doce del medio dia, trepó muro y desapareció.

Yurry Leodini llegó a casa, no me acuerdo con que mentira. Me miró y me hecho la culpa que todo lo que le había pasado era simplemente por culpa mia.

- ¡Si hubieras dibujado feo no hubiera sucedido nada! ¡Yo te lo dije!

Papá nos quedó mirando, había entendido como buen entendedor con pocas palabras. Papito me miraba con un par de hogueras ardientes en los ojos.

La verdad que yo no me acuerdo si dibujé feo o bonito. En ese momento lo único que yo quería era dormir!

¡Cómo ahorita que me estoy cayendo de cara por culpa de ustedes! ¡Bis bald! ¡Hasta pronto! ¡Saludos a los Ugartinos Valientes! Abrazos. ¡Otro día llamen más temprano! ¡Chao! ¡Chao Yuri! ¡Cuando tenga tiempo voy a escribir un cuento sobre tu participación en el Concurso Nacional Inter-Escolar de Dibujo y Pintura para tus hijos y nietos! Chao. Cuelgo, chao. ¡Saludos a mamita!