De jugadora a pecadora.

En el frontis de la fachada principal de la Iglesia, me encontraba hablando con el nuevo vecino del barrio, me presentaba dándole mi trayectoria como feligrés, mi curriculum de parroquiano fundador de esta parte del vecindario, diciendo repetidas veces que desde niño había colaborado con la Parroquía y que mis hijos habían estudiado en el Colegio Parroquial. Y para terminar, que cuente conmigo para cualquier servicio. El nuevo vecino me agradeció por el apoyo desinteresado y con un apretón de manos nos pusimos de acuerdo para seguir la charla el próximo domingo.

Súbitamente entró en la escena una de las jugadoras más renombradas del barrunto, de fama interdistrital, profesional cien por ciento, con medallas de oro, plata y bronce en su haber y cartas de recomendación.

Toda coqueta y disforzada, achoradamente, me dice:

- ¡Oe! ¡Preséntame a tu pata!
- Le presento a una de las jovenes más populares del barrio, “le dicen la pecadora”.
- “Jajajajajaja ¿Bien pendejo eres no, huevón? ¡Hola! No le hagas caso a este huevón que solo para jodiendo. Soy Roxi Bella, pero me dicen La Chuchi, eres nuevo por acá, no?
- Si tengo tres meses viviendo en la Comunidad.
- ¡Qué bonita voz tienes! ¿Cantas? Con esa pinta seguro que eres cantante? ¿O eres artísta? Este loco hace teatro, sabes, no? ¡Ten cuidado que es bien mentiroso! ¡Mentirosillo el huevón!
- Bueno ... también canto.
- ¡Qué loco! ¿Y que haces? ¿A qué te dedicas? El sábado en la noche hay una pollada ... hasta las últimas consecuencias ... sale con todo ...quieres ir? ¿Vamos? ¡Vas conmigo! ¿Qué tienes que hacer?
- Bueno, no voy a poder ir ... el domingo a las 6 de la mañana tengo que oficializar una Misa, soy en nuevo Párroco de la Comunidad y por lo que veo hace bastante tiempo que no vas a Misa. Te invito a la Misa de 12 del día domingo y conversamos sobre la pollada. Quedamos así mi querida Chuchi. A sido un gusto conocerte.
- Estaba bromeando Padre ... ¡Hay! Me están llamando a mi celular, nos vemos ...

Y despacito, solo para mis oidos me murmuró:

- ¡Te pasaste huevón cualquiera avisa! ¡Loco de mierda! ¡Vas a ver! ¡Hijo de p...! ¡Me las vas a pagar, huevón! ... Chao, adios ...

Me despedí del nuevo Párroco prometiendo volver a verlo y asistir a Misa.

Amén.

No hay comentarios: